¿Cómo ser educadora/or social y no morir en el intento? #EdusoDay2018...

Cómo ser educadora o educador social y no morir en el intento, nos proponen las amigas y amigos del CEESC que organizar felizmente, un año más, el Carnaval de Blogs. Cómo serlo, nos preguntan, como si, en cierta forma, ese rasgo de supervivencia no fuese algo inherente o consustancial a la propia profesión en sí misma… bueno, quizá estemos pecando de un exceso de dramatismo o, quién sabe, para muchas y muchos igual hasta nos quedamos cortos. De hecho, aunque todo esto pretende tener un cierto toque humorístico, a veces la realidad de nuestro oficio nos plantea, literalmente, situaciones en las que nuestro pellejo se pone en peligro, tal y como, por ejemplo, atestiguamos en un post titulado “Mi educando me pega lo normal”. En cualquier caso, la invitación a describir cómo nos lo montamos para no sucumbir en nuestro día a día está más orientada a reflexionar o plasmar o, mejor dicho, a reconocer y reconocernos en esos fallos que, como humanos que somos (sí, lo somos), también cometemos en nuestro ámbito laboral. Errores, a veces, fruto de la inexperiencia, producto del momento, generados muchas veces por las monstruosas garras de las burocracias a las que habitualmente nos vemos sometidos a respetar, etcétera. Sea como fuere y tirando un poco de memoria, hemos recordado que en nuestro blog, www.educablog.es, ya nos hemos desnudado en alguna que otra ocasión mostrando nuestras vergüenzas profesionales con un afán, más allá de la exposición que busque la displicencia del lector, de buscar los comentarios de la audiencia para saber cómo ha podido resolver o cómo resolvería situaciones así. Por ello, si nos lo permitís, (re)expondremos aquí esos tres casos de forma resumida buscando lo mismo que perseguíamos cuando los publicamos en nuestro espacio. Por ejemplo, cuando hablamos...

Una mirada crítica a la profesión Educación Social. Mirada al pasado, presente y futuro....

Este artículo que presentamos a continuación es una transcripción literal de unas respuestas que las compañeras y compañeros de la comisión deontológica del CEESPV para tomar parte en una jornada al respecto celebrada el 22 de octubre de 2016. Tras releerlo y tras pedir permiso a la gente de dicha comisión, hemos considerado interesante compartirlo con la audiencia de EducaBlog. Esperemos que os guste. El 28 de diciembre de 2011 (y no a modo de inocentada) escribí un artículo en www.educablog.es titulado Ni clowns con malabares ni psicoanalistas de diván que, de alguna forma, podría dar algunas respuestas a las cuestiones que se nos piden para este encuentro del próximo día 22. Grosso modo, el post en cuestión viene a reflejar la sensación que yo tenía entonces (con 10 años de experiencia a mis espaldas) al respecto de la evolución que se había dado o se estaba dando (o se está dando) en nuestra profesión y que podría resumirse en un cierto proceso de burocratización, cuantificación, desconexión de la calle, etc… Otro gran titular que podría extraerse de este post que uso ahora de guía para contestar a estas preguntas que planteais, es el del hecho de que desde ahí trataba de acercar una especie de definición de lo que somos pero, curiosamente, haciendo hincapié en lo que no somos (ni animadores socioculturales ni psicoanalistas… Entonces, ¿qué somos?) Dicho lo cual e insisto, usando ese post como faro… – ¿Qué hemos aprendido? Respecto a los usuarios, hemos aprendido a desprendernos de herencias caritativas, asistenciales y paternalistas reconociéndolos como sujetos de pleno derecho que en unos momentos de su vida pueden necesitar del acompañamiento profesional de nuestra figura; asimismo, hemos aprendido a identificar ámbitos de actuación en los que poder desarrollar nuestra labor. Respecto a...

“Aporofobia, el rechazo al pobre”. Adela Cortina [BIBLIOTECA EDUSO]...

“Las realidades sociales necesitan nombres que nos permitan reconocerlas para saber su existencia (…) Si permanecen en la bruma del anonimato, pueden actuar con la fuerza de una ideología, entendida en un sentido de la palabra cercano al que Marx le dio: como una visión deformada y deformante de la realidad, que destilan la clase dominante o los grupos dominantes en ese tiempo y contexto para seguir manteniendo su dominación”. “Resulta urgente poner nombre al rechazo al pobre, al desamparado, porque esa actitud tiene una fuerza en la vida social que es aún mayor precisamente porque actúa desde el anonimato. Justamente porque su realidad incontestable no tiene una existencia reconocida, no se la puede desactivar”. Y Adela Cortina se empeñó en ello. Se afanó en desactivar dicha realidad o, al menos, sentar una base semántica a través de la cual identificar la existencia del odio al pobre. Y engendró el término Aporofobia, concepto que da título que a la obra hoy traemos a nuestra biblioteca Eduso y nombre que, finalmente, se incluyó en la RAE y que fue elegida palabra del año en 2017. Con todo, una aproximación a definir de forma sencilla y directa el término Aporofobia consistiría en lo que ya hemos mencionado, esto es, el rechazo al pobre. Una fobia que se distingue bien de otras primas hermanas, como por ejemplo la xenofobia, pese a que a menudo se les puede confundir. En ese sentido, Cortina distingue extranjeros aceptados con los brazos abiertos (turistas, deportistas de élite, magnates foráneos) y aquellos que no lo son (todos los migrantes que cruzan el estrecho, aquellos que se embarcan al Mediterráneo tratando de llegar a las costas occidentales en busca de un futuro mejor, etc…) Pero, más allá de entenderlo en contraposición a otros...

EducaBlog plantea un imaginario gráfico de la Educación Social a través de IMAGO...

“Acompañamos vidas mientras vivimos y en ese encuentro es imposible diferenciar quien sabe de quien no”. La cita, del Educador Social Asier Gallastegi, abre IMAGO, nuevo proyecto editorial de la plataforma EducaBlog (www.educablog.es) que verá la luz el próximo 31 de mayo y que, como en iniciativas anteriores, pretende acercar el mundo de la Educación Social a la ciudadanía. En esta ocasión el formato elegido para tal cometido es un fotolibro de 56 páginas que recoge una colección de instantáneas realizadas por el fotógrafo David de Haro (Barakaldo, 1976) en las que aparecen reflejados tanto profesionales de la intervención social, como las personas objeto de dicha práctica, así como momentos, lugares y escenas que cartografían esta actividad. Para el desarrollo de esta obra, se ha contado con la colaboración de un importante número de entidades que han abierto sus puertas al fotógrafo para indagar, a través de su cámara, las relaciones educativas entre ambas partes y para suscitar la reflexión y el debate en torno a la universalidad de esta práctica, proponiendo, además, un juego visual mediante el que el lector toma parte activa de cara a identificar(se) a los diferentes agentes implicados y a profundizar en las diferentes historias que las imágenes seleccionadas presentan. Así, la colección de fotografías que componen IMAGO plantea un recorrido poético y onírico, de gran emotividad, que invita al espectador a implicarse para tratar de extraer sus propias interpretaciones al respecto de las vidas de sus protagonistas (Educadores y Educandos), en los diferentes ámbitos en los que la profesión del Educador Social está presente. Las fotografías se complementan, en la parte final del libro, con ocho páginas en las que tanto los responsables de EducaBlog como el resto de profesionales participantes en IMAGO contextualizan la obra a partir...

Ya que me lo preguntas, querido… Conato de respuesta sobre la violencia protagonizada por menores...

Pues ya que me lo preguntas, querido pariente… ya que me lo preguntas, querida amiga… pues algo tendré que deciros, sí. Inquirís alarmadas por los últimos episodios violentos en los que han estado implicados menores de edad en nuestro entorno. Unos sucesos trágicos, impactantes. Y me preguntáis, por wathsapp, tomando un café, a ver qué está pasando, que a ver qué opino, si es normal esto, si se nos ha ido de las manos, que a ver qué hacemos con los angelitos (sic) a los que atendemos… etcétera. Y me lo preguntáis también, claro, ante los cientos de páginas, ante los numerosos artículos, frente a las numerosas conversaciones en la cafetería o en la pescadería… entiendo que lo hacéis buscando encontrar algo de claridad ante tanta maraña de opiniones… entendéis, supongo, que por el hecho de trabajar diariamente con chavales y chavalas, puedo aportar esa claridad que demandáis, que podré dar respuesta a la necesidad de explicar lo inexplicable… pero, ¿sabéis qué? Las respuestas no son fáciles, queridos. Siento informaros que, en estos casos (como en muchísimos otros), no hay varitas mágicas ni soluciones al alcance de la mano. Además, a pesar de ser expertos y expertas, también necesitamos digerir lo que está pasando. Leer, escuchar, hablar, tratar de entender. Pero bueno, ya que me lo preguntas, querida familiar, ya que me lo preguntas querido amigo… expondré una especie de vomitona que, con el paso de los días, he ido acumulando y que, espero, os pueda (y me pueda) servir… espero poder contestaros a algo de lo que nos planteáis en las siguientes líneas, aunque, como os decía, no os pueda dar grandes conclusiones o remedios y, además, quizá ni siquiera estéis de acuerdo con algunas de las cosas que leáis… Preguntáis, por ejemplo:...