De Cómo Hablamos (Breve diccionario crítico de servicios sociales) y II...

Viene de aquí MANIPULADORA Es esta una palabra de fuerza contundente, indiscutible, con la que de un plumazo se distingue a una usuaria de nuestros servicios. La he escuchado en muchas reuniones y leído en no pocos informes. Pocas palabras ejercen tanto quórum cuando se las nombra. Pocas palabras nos hacen callar tan deprisa como esta. Primero decimos el nombre de la acusada (es más frecuente que sea el de una mujer, quizás es que tengamos el prejuicio, hombres y mujeres, de que ellas lo son más que ellos) y después recalcamos el MUY manipuladora (afinen el oído, en casi todas las conversaciones el adverbio muy casi siempre acompaña al sustantivo). Nadie pregunta -¡aguafiestas!- ¿Por qué manipuladora? ¿Qué manipuló? ¿Lo es siempre? ¿No descansa los domingos? De nuevo una palabra vacía que nos permite librarnos del farragoso trabajo de saber las razones de la persona (una con nombres y apellidos y no un mero adjetivo), sus equivocaciones, sus aciertos, sus posibilidades de cambio. Ante la tentación de palabras tan ejemplarizantes un ejercicio saludable: recordar que también nosotros podemos ser manipuladores, a veces. PADRE AUSENTE Estamos ante una expresión que está tomando, dadas las prisas del profesional en poner etiquetas en sus informes, otros derroteros para los que fue pensada. Si nos fijáramos más en la musicalidad de las palabras no deberíamos usar ausente, una palabra tan hermosa, cuando lo que de verdad queremos decir es que no existe el padre y que no vale la pena gastar ni un minuto de reunión en hablar de el. “Me gusta cuando callas porque estas como ausente”, decía Neruda. Padre ausente nos remite, pues, a un padre evocador, siempre pensando en las musarañas, mientras la familia se desmorona a sus espaldas. A pesar de eso, este Padre...

De Cómo Hablamos (Breve diccionario crítico de servicios sociales) I...

El otro día el amigo Quique dejó un comentario en la entrada El Jonathan, la Jeni y el Verbo Verbalizar en el cual, linkaba un enlace a través del cual se daba con una brillante disertación escrita por el compañero Sera titulada ‘De Cómo Hablamos (breve diccionario crítico de servicios sociales) Al acceder al mencionado escrito y, tras leerlo, pedí permiso a Sera para publicarlo en el Educablog ya que un texto así ha de ser compartido en todos los canales posibles. Sera, agradecido, accedió a dicha demanda y hoy aquí estamos presentándolo. Debido a la extensión del mismo, he decidido publicarlo en dos posts: uno hoy y el otro… pues ya se verá… No, en principio, si el tiempo y la autoridad lo permiten, mañana. Con todo, detrás del salto un grandioso artículo firmado, como ven más abajo, por Sera Sánchez. DE CÓMO HABLAMOS (Breve diccionario crítico de servicios sociales) Todas las disciplinas crean un discurso propio mediante el cual explican su objeto de estudio. Así, el trabajo social (incluyendo aquí a la educación social) se nutre de referencias científicas (ciencias conjeturales como la pedagogía social, la psicología, etc.), y se sustenta en modelos teóricos para crear un lenguaje reconocido por todos sus profesionales. En la traslación del modelo teórico al de la praxis profesional hay una transformación del discurso. En esa translación unos conceptos son usados con mayor o menor fortuna, otros se desvirtúan perdiendo su sentido primigenio al pasar al lenguaje profesional. Unas expresiones desaparecen, las sustituyen otras con mayor capacidad explicativa o, simplemente, porque algún profesional de prestigio las pone de moda. Con el tiempo algunos de estos conceptos con los que se crea un corpus propio son exportados a otras disciplinas para, finalmente, acabar formando parte del lenguaje común....