Bienvenido a la Educación Social. Vengas de donde vengas....

Un colegio elitista. Muy elitista. De esas élites que ni siquiera se jactan de ello. Que incluso ni siquiera lo parecen. Uno de esos centros en los que la matrícula cuesta un ojo de la cara y parte del otro. Esos colegios con piscina cubierta y climatizada, con unas grandes instalaciones alejadas del mundanal y mundano ruido. Un colegio privado. No concertado. Privado. No hacen falta las prebendas de la administración. Un centro con su propio sistema o metodología o modelo. Todo validado por la institución, sí, pero al margen de ella. Un colegio con alumnado exclusivo de familias exclusivas con coches exclusivos y móviles exclusivos. Un colegio en el que se habla inglés muy bien. Un colegio en cuyo comedor se come muy bien y en el que se hace gimnasia muy bien porque tienen un centro de alto rendimiento. Un colegio, en todo caso, en el que también se harán pellas, se pondrán motes a los profesores, habrá bullying e incluso chicos y chicas que saquen malas notas. Un colegio que forma a la élite, claro. A futuros y futuras empresarias, doctores y doctoras, abogados y abogadas, a tiburones del parqué bursátil o a grandes CEOs de grandes marcas y a grandes ingenieros e ingenieras que diseñarán vaya usted a saber qué. Un colegio así. En un colegio así, aparece, sin embargo, un chico preguntando por libros para leer sobre Educación Social. Y uno, con toda la arbitrariedad del mundo, con todos sus prejuicios, se imagina a un profesor del elitista centro contestando: “¿libros sobre qué?” Y diciendo: “nadie en el colegio se plantea estudiar algo así”. E insistiendo: “¿Qué hace un chico como tú en una carrera como esa?, ¿lo saben tus padres? Pero, ¿tú ya sabes con qué gente trabajan esos profesionales? Eso no es para ti, hombre. Déjalo. Quítate esa idea de la cabeza. Si te gustan las ciencias humanas, haz Psicología, te especializas en recursos humanos y entras en el departamento correspondiente de alguna gran empresa”. Etcétera. Pero no, afortunadamente, no ha sido así. El chico quiere estudiar Educación Social y considera necesario ir nutriéndose de bibliografía ad hoc y, dicha elección, en un contexto como el mencionado, provoca que algunos miembros del cuerpo docente y no docente del centro se impliquen y le ayuden. Y, de esta forma, a este chico le llega a sus manos un ejemplar de nuestras EdusoHistorias y a nosotros, por ende, nos llega su historia. Y esta breve anécdota, nos sirve para escribir este humilde post con el que tratar de romper algunos prejuicios que, a veces, nosotros mismos tenemos y que dicen que, por ejemplo, chicos y chicas de un estrato social elevado no suelen trabajar en nuestro mundo profesional. Y quizá, estadísticamente, no sean mayoría, pero, como vemos, hay excepciones. Otra cosa que podemos dejar para analizar en futuros episodios, puede ser la de reflexionar cómo un determinado bagaje social, académico, vital, etc… puede determinar las actuaciones de un futuro profesional en intervención social. Pero por hoy es suficiente. Bienvenido seas a este mundo de la Educación Social, vengas de donde...

¡Participa en el cuestionario sobre Educablog!...

¡Si eres educador o educadora social, necesitamos tu ayuda! Educablog lleva acompañando a profesionales de la Educación Social desde 2006 y queremos saber tu opinión acerca de este espacio, tanto del blog como de sus redes sociales. Para ello, te invitamos a participar en este cuestionario para que nos des tu parecer. ¡Tu opinión es muy importante para el presente y el futuro de Educablog! La información que se recoja se utilizará para realizar el trabajo fin de máster (TFG) de uno de los componentes de Educablog con la finalidad de analizar la aportación del mismo al aprendizaje en línea de los/las profesionales de la Educación Social y recoger propuestas de mejora para que siga siendo un referente de este ámbito en la red. ¡Muchas gracias por tu participación! Para acceder al cuestionario entra en el siguiente enlace: Cuestionario sobre...

¿Cómo ser educadora/or social y no morir en el intento? #EdusoDay2018...

Cómo ser educadora o educador social y no morir en el intento, nos proponen las amigas y amigos del CEESC que organizar felizmente, un año más, el Carnaval de Blogs. Cómo serlo, nos preguntan, como si, en cierta forma, ese rasgo de supervivencia no fuese algo inherente o consustancial a la propia profesión en sí misma… bueno, quizá estemos pecando de un exceso de dramatismo o, quién sabe, para muchas y muchos igual hasta nos quedamos cortos. De hecho, aunque todo esto pretende tener un cierto toque humorístico, a veces la realidad de nuestro oficio nos plantea, literalmente, situaciones en las que nuestro pellejo se pone en peligro, tal y como, por ejemplo, atestiguamos en un post titulado “Mi educando me pega lo normal”. En cualquier caso, la invitación a describir cómo nos lo montamos para no sucumbir en nuestro día a día está más orientada a reflexionar o plasmar o, mejor dicho, a reconocer y reconocernos en esos fallos que, como humanos que somos (sí, lo somos), también cometemos en nuestro ámbito laboral. Errores, a veces, fruto de la inexperiencia, producto del momento, generados muchas veces por las monstruosas garras de las burocracias a las que habitualmente nos vemos sometidos a respetar, etcétera. Sea como fuere y tirando un poco de memoria, hemos recordado que en nuestro blog, www.educablog.es, ya nos hemos desnudado en alguna que otra ocasión mostrando nuestras vergüenzas profesionales con un afán, más allá de la exposición que busque la displicencia del lector, de buscar los comentarios de la audiencia para saber cómo ha podido resolver o cómo resolvería situaciones así. Por ello, si nos lo permitís, (re)expondremos aquí esos tres casos de forma resumida buscando lo mismo que perseguíamos cuando los publicamos en nuestro espacio. Por ejemplo, cuando hablamos...

Una mirada crítica a la profesión Educación Social. Mirada al pasado, presente y futuro....

Este artículo que presentamos a continuación es una transcripción literal de unas respuestas que las compañeras y compañeros de la comisión deontológica del CEESPV para tomar parte en una jornada al respecto celebrada el 22 de octubre de 2016. Tras releerlo y tras pedir permiso a la gente de dicha comisión, hemos considerado interesante compartirlo con la audiencia de EducaBlog. Esperemos que os guste. El 28 de diciembre de 2011 (y no a modo de inocentada) escribí un artículo en www.educablog.es titulado Ni clowns con malabares ni psicoanalistas de diván que, de alguna forma, podría dar algunas respuestas a las cuestiones que se nos piden para este encuentro del próximo día 22. Grosso modo, el post en cuestión viene a reflejar la sensación que yo tenía entonces (con 10 años de experiencia a mis espaldas) al respecto de la evolución que se había dado o se estaba dando (o se está dando) en nuestra profesión y que podría resumirse en un cierto proceso de burocratización, cuantificación, desconexión de la calle, etc… Otro gran titular que podría extraerse de este post que uso ahora de guía para contestar a estas preguntas que planteais, es el del hecho de que desde ahí trataba de acercar una especie de definición de lo que somos pero, curiosamente, haciendo hincapié en lo que no somos (ni animadores socioculturales ni psicoanalistas… Entonces, ¿qué somos?) Dicho lo cual e insisto, usando ese post como faro… – ¿Qué hemos aprendido? Respecto a los usuarios, hemos aprendido a desprendernos de herencias caritativas, asistenciales y paternalistas reconociéndolos como sujetos de pleno derecho que en unos momentos de su vida pueden necesitar del acompañamiento profesional de nuestra figura; asimismo, hemos aprendido a identificar ámbitos de actuación en los que poder desarrollar nuestra labor. Respecto a...

IMAGO: Una mirada apreciativa a la educación social...

Nuestro compañero y amigo, Iñigo Martinez de Mandojana (Asociación educativa Dando Vueltas – Biraka), tiene a bien ofrecernos unos pequeños párrafos de reflexión despues de la presentación del proyecto en Vitoria-Gasteiz el pasado Jueves 07 de Junio, lo que le ha sugerido y hecho sentir este viaje fotográfico que significa IMAGO a través de la educación social y los protagonistas que lo conforman. Pasen y vean…o mejor aún, dejense llevar por la Imago-nación. Son varixs lxs que me han preguntado por el libro “IMAGO” y su extrañeza como fotolibro en una profesión donde lo normal es contar y relatar con palabras, informes, documentos y demás. Y tengo que reconocer que se me hace harto complejo darles una valoración o trasladarles algo a nivel narrativo sobre qué es IMAGO. Hoy escribo algo diametralmente diferente a lo que hubiera escrito hace una semana antes de escuchar a David y a Asier, con lo que una vez más me aventuro a escribir sin tener ni la certidumbre ni la seguridad de que lo que estoy escribiendo sea algo que pretendían los autores. IMAGO para mí es una foto a nuestro mundo interior. Es un fotolibro que retrata nuestra historia de vida personal y profesional, donde en cada página se despiertan un montón de sensaciones, emociones, episodios que algunxs hemos vividos en primera persona del singular. No son lxs mismxs actores/actrices, ni los mismo escenarios, ni la misma época, pero huelen igual, saben igual, se sienten igual. IMAGO es un Delorian. Un objeto transaccional que nos lleva a nuestra experiencia más interna de cuando cuidamos, contuvimos, miramos, sufrimos, nos emocionamos, escuchamos, nos enrabietamos, y con la que conectamos a través de esa historia fotográfica. A veces a toda página, a veces a dos, enmarcada de blanco, a veces...

Esta vez sí o sí

Tuvieron que pasar veintisiete años para que se produjera el reencuentro. Para ser sinceros, cinco años atrás tuve la oportunidad de abordarlo en la calle Bidebarri, a la altura de una tapicería que se cerraba por jubilación. En aquel instante dudé por un momento, inseguro de sí lo conocía o no… bueno, si he de ser honesto, reuniendo el valor necesario para vivir un reencuentro imaginado con anterioridad, y que me producía temor y ansiedad, tal cual como me sucedía en el momento en el que subía el telón del teatro Gurea. Yo iba hacía mí casa acompañando a mi ama cuesta abajo y él pasó a mí lado con paso tembloroso y ligeramente encorvado por el peso de los años y de sus vivencias. La agitación que se despertó en aquel instante, me duró unos diez minutos. Mientras tanto, hablaba sin saber muy bien de qué. Mi mente se quedó anudada a ese momento, a esa oportunidad perdida. Me avergonzaba de no haberme atrevido a decirle cuán importante había sido para mí su persona. 31 de mayo de 2018, presentación de IMAGO…Después de compartir tarima y escenario en la puesta de largo del último proyecto de Educablog y David de Haro, después de soltar los nervios de enfrentarme una vez más al público… después de saludar y atender a amigos y conocidos… le vi. A tan sólo unos pasos de mí, allí estaba… tal y como lo recordaba cinco años atrás, canoso y huesudo, pero a la vez siendo el mismo profesor de teatro de treinta y tantos años que me ayudó a vencer la timidez. Da la casualidad de que en la presentación de IMAGO estuve hablando de mi reflexión personal sobre el acompañamiento en la educación social. “Quién acompaña puede necesitar...