LAS REGLAS DEL “JUEGO” HAN CAMBIADO EL JUEGO #1...

Decía un marinero de pesca, ahora jubilado, que la juventud de ahora no tenía nada que ver con la de su época. Y como dudaba de que su explicación ‎no pudiera ser bien entendida, mostró unas fotografías en la que se veía él y sus compañeros faenando en alta mar frente a las costas de Tarifa, precisamente no pescando con la caña, sino con las manos. Se trataba de la artesanía más primitiva con la que hasta hace poco se capturaban los atunes de forma tradicionalmente; hoy mejorada con la introducción de máquinas, cuya técnica se sigue denominando, la almadraba. Y bien es verdad, que en aquellas imágenes que el viejo pescador mostraba, y que ahora con su rostro de arrugas en su piel hablaban por sí mismas, se veía una cuadrilla de pescadores subidos en aquellas embarcaciones de madera. Eran verdaderos hombres musculosos que no se definían precisamente por ir al gimnasio a cultivar su cuerpo, sino por su “sacrificado” trabajo que los hacía corpulentamente fuertes; sin querer, y preparados para esa actividad que requería algo más que perseverancia. Seguidamente, decía este viejo marinero, que antes la vida estaba en la calle, que incluso la gente encontraba trabajo porque había más contacto humano y que el boca a boca funcionaba sin lugar a dudas. Incluso la gente estaba informada de todo lo que ocurría y no precisamente por la presencia de internet (que obviamente en aquella época nadie hablaba de eso), sino porque la gente hablaba en cualquier lugar: en pequeñas tiendas tradicionales, en las puertas de las casas mientras se tomaba el fresco, en los rellanos de los pisos, en el autobús, etc., cualquier lugar servía para hablar sobre algo. Lo que venía a decir, es que entre la calle y su...

Estudiar Educación Social en los tiempos actuales...

Sin duda, vivimos una actualidad convulsa. Y más, si cabe, en el campo de las políticas sociales. En las situaciones actuales de emergencia social, con el aumento de los niveles de la pobreza, las alarmantes cifras del paro o las dificultades del acceso a derechos fundamentales de la ciudadanía (como son la vivienda o la sanidad), parece que incluso los encargos a los profesionales de la acción social se fundamentan en la misma sensación de emergencia. La progresiva incorporación de las necesidades profesionalizadoras en ámbitos que tradicionalmente se habían vinculado a la caridad y a la beneficencia supone incluir la atención social como uno de los ejes de los estados sociales y de derecho. Esta meta habilita una creciente ordenación de sistemas públicos de atención social a la ciudadanía en dificultad. La profesionalización de agentes sociales no se corresponde solo con el reconocimiento de la tarea y, por tanto, con la remuneración salarial. Hablar de profesionales incluye la relación de estos con un compromiso ético, social y político constante y renovado con el saber que los define. Esto incrementa las posibilidades no solo de atender una situación concreta de emergencia, sino también de poseer el saber profesional que lo habilita para poder ir más allá, para activar y proponer un trabajo dirigido a la promoción personal y social del ciudadano, para pensar en las posibilidades de recorridos sociales alejados de las dificultades puntuales, y para apoyar nuevos proyectos de futuro. El grado de Educación Social de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) ha apostado por ese compromiso político, ético y pedagógico también en la formación que ofrece. La articulación de las propuestas actuales de la educación social con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación nos permite actualizar constantemente la...

La Educación Social y Polifemo...

Hace unos cuantos meses se presentó en Gasteiz el libro de “#Edusohistorias: un viaje por la educación social” junto a nuestros padrinos los educablogers y cómo no, con el respaldo del Colegio de educadoras y educadores sociales del Pais Vasco. La verdad es que los verdaderos protagonistas de esta maravilla son ellos y a pesar de mis reticencias, me insistieron en que hablara un rato. De un libro con 23 historias la mía sólo era una y además la más corta. ¿Qué contar? No se me ocurría nada, así que repasé el tsunami de tweets y comentarios en facebook y hubo uno que me dio la clave. Primero me hizo mucha gracia y luego me hizo pensar bastante, y cómo no darle vueltas (lo siento lo llevo en los genes). Rezaba tal que así: A Carlos, al que sigo hace bastante tiempo, no le falta razón. Es un librazo y contiene la esencia de educadoras y educadores a los que admiro muchísimo. Sin embargo, no sé que paparruchas soltará en cada clase la señora Pérez Serrano, de nombre Gloria, pero tras enredar un poco internet me encuentro con que es Doctora en Pedagogía por la Complutense, Catedrática de Educación Cívica en la Universidad de Sevilla, Catedrática de Pedagogía Social en la UNED… y así un carro de títulos y de méritos académicos que nos son “moco de pavo”. Así pues, me encontré en una encrucijada porque tenemos por un lado las historias de la gente de trinchera, tan necesarias y tan apasionantes, pero la fuerza sin control… La práxis o la teoría? Muchos de los alumnos que acuden a realizar prácticas al centro donde trabajo y pasan por mis manos viene ávidos de experiencias, de chavales, de intervenir, de… HACER y yo les hago...

Estudiar Educación Social en los tiempos actuales...

Sin duda, vivimos una actualidad convulsa. Y más, si cabe, en el campo de las políticas sociales. En las situaciones actuales de emergencia social, con el aumento de los niveles de la pobreza, las alarmantes cifras del paro o las dificultades del acceso a derechos fundamentales de la ciudadanía (como son la vivienda o la sanidad), parece que incluso los encargos a los profesionales de la acción social se fundamentan en la misma sensación de emergencia. La progresiva incorporación de las necesidades profesionalizadoras en ámbitos que tradicionalmente se habían vinculado a la caridad y a la beneficencia supone incluir la atención social como uno de los ejes de los estados sociales y de derecho. Esta meta habilita una creciente ordenación de sistemas públicos de atención social a la ciudadanía en dificultad. La profesionalización de agentes sociales no se corresponde solo con el reconocimiento de la tarea y, por tanto, con la remuneración salarial. Hablar de profesionales incluye la relación de estos con un compromiso ético, social y político constante y renovado con el saber que los define. Esto incrementa las posibilidades no solo de atender una situación concreta de emergencia, sino también de poseer el saber profesional que lo habilita para poder ir más allá, para activar y proponer un trabajo dirigido a la promoción personal y social del ciudadano, para pensar en las posibilidades de recorridos sociales alejados de las dificultades puntuales, y para apoyar nuevos proyectos de futuro. El grado de Educación Social de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) ha apostado por ese compromiso político, ético y pedagógico también en la formación que ofrece. La articulación de las propuestas actuales de la educación social con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación nos permite actualizar constantemente la...

Violencia de Género, una cuestión de Educación Social...

La violencia de género es una forma específica de violencia del hombre hacia la mujer por el simple hecho de serlo. Se fundamenta en el sistema patriarcal y de supremacía donde el hombre se cree superior a la mujer. Se define como todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como privada (referencia: Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género) La Ley Orgánica 8/2015, de 22 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia incluye el reconocimiento a los/as menores expuestos/as a violencia de género como víctimas. La realidad constata día a día, desgraciadamente, que este tipo de violencia no cesa, por lo que es esencial trabajar sobre ella, y la Educación Social juega un papel importante en varios niveles: PREVENCIÓN: El sexismo se aprende desde la infancia, la igualdad también, por ello es fundamental empezar a sensibilizar, prevenir y detectar la violencia desde esa etapa (coeducación, igualdad, empoderamiento, educación emocional…) Pero no solo a la infancia se reduce el ámbito de actuación de los/as Educadores/as Sociales en esta temática: es necesario trabajar con madres, padres y familiares (evitar la socialización diferencial, roles de género…); con profesorado (currículum oculto, estereotipos…) y con la sociedad en general, incluyendo por tanto la educación formal, no formal e informal. INTERVENCIÓN: Los/as Educadores/as Sociales pueden trabajar con mujeres y menores víctimas de violencia de género (intervención en casos de emergencia; acompañamiento; asesoramiento; acciones socioeducativas estratégicas; seguimiento, etc) y también con los hombres que...

BULLYING: ¿ASIGNATURA PENDIENTE EN LAS AULAS?...

Revisando entradas “antiguas” del Educablog, me encontré publicaciones del año 2007 de los compas Tote y Lucce, donde escribían sobre el fenómeno del “Bullying”, y una pregunta pasó por mi cabeza: ¿En estos años, avanzó mucho/poco/nada la intervención socioeducativa sobre esta problemática?. El suicidio de Jokin en 2004 marcó un punto de inflexión: se pasó de tratar el tema como “cosa de críos” a centrarse en el acoso escolar como problemática sobre la que intervenir. Desde esos años, y en especial últimamente, no son pocos los artículos, noticias, reportajes, etc. que tratan sobre el acoso escolar, y, si bien es cierto que hay casos que se resuelven positivamente, los casos “más mediáticos” destacan por terminar con la expulsión de la persona que agrede del centro; el traslado de la víctima a otro centro o medidas por el estilo, llegando en ocasiones el fatal desenlace del suicidio de la víctima. Una encuesta realizada por Aldeas Infantiles SOS pone de manifiesto que cerca del 40% de los/as adolescentes españoles/as tienen el Bullying entre sus principales preocupaciones. Pero, y a las personas adultas: ¿les preocupa este tema?; ¿Cómo actúan en los centros educativos cuando se presentan estas situaciones? Mucho se lleva escrito sobre el perfil y características de la persona que agrede, de la víctima, de los/as observadores/as; pautas de actuación; estrategias de prevención, etc. Pero, en la práctica, en el día a día, ¿se aplican real y eficientemente dichas pautas, estrategias…?¿Son efectivas las medidas que se imponen?. Bajo mi punto de vista, la Educación Social juega un papel primordial en este tema tanto desde la prevención (educación para la convivencia, habilidades sociales y habilidades de comunicación, gestión positiva de conflictos, fomento de la mediación entre iguales y fórmulas que promuevan la implicación activa de los menores,...