MACHISMOS: DE MICRO NADA...

Hace escasas fechas, tuve la oportunidad de disfrutar y reflexionar junto a un nutrido grupo de profesionales de la intervención social y la educación formal, en el curso Prevención de la violencia machista. Programa Beldur Barik. La contrastada (y cotejada) experiencia de la dinamizadora Alixe Rodriguez, hizo decantar la balanza de lo que a mi parecer fue, un encuentro enriquecedor y productivo, más allá del meramente plano profesional. Constatación y cumplimiento, del objetivo prioritario con el que acudía: “Verificar que me estaba sumando al movimiento democrático e igualitario del feminismo e insistir en la perentoria necesidad de seguir graduando las gafas apreciativas, que dicho proceso requiere”. Casualidades o no, coincide en el tiempo, con la finalización de la hermosa y cálida lectura del libro Machismos: de micro nada (Edicions embora, 2015), publicación del Ceesg, que a través de su grupo afianzado Fiadeiras, intenta plasmar negro sobre blanco, el espacio de trabajo, encuentro y reflexión que en torno al mundo feminista han generado de unos años a esta parte. Cuando introduzco los términos “hermoso y cálido” para adjetivar dicha publicación, no crean que me decanto por el noble arte de la apreciación baladí o por el cumplimiento del protocolo políticamente correcto y pastelón. Es una obra, con un altísimo compromiso político, e incluso compromiso solo, sin aditivos. Introduciendo desde formas simbólicas y metafóricas, a narraciones crudas e hiperrealistas, necesarias para el contraste y la denuncia de una cultura y unas formas patriarcales que inundan nuestro (in)consciente colectivo. De ahí que destaquen sobremanera, la gran presencia poética como elemento narrativo, que discurre entre la añoranza y la impotencia, hacía postulados más reivindicativos, impregnando en algunos de sus pasajes, ciertas trazas hembristas (necesarias por otra parte, administradas en pequeñas dosis), con las que combatir la crudeza de...

Todos los días son 8 de marzo...

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, una fecha de celebración por los logros conseguidos en la lucha por la igualdad de las mujeres, tanto a nivel social como económico, político, etc. También se trata de un día de reivindicación, en el que se recuerdan los retos todavía pendientes: desde alcanzar la igualdad salarial a erradicar la violencia de género, pasando por incrementar la presencia femenina en órganos directivos, legislativos, políticos; terminar con los micromachismos y las violencias cotidianas que pueden pasar desapercibidas por normalizadas, fomentar la coeducación y el buen trato en la sociedad en general y especialmente en los currículos escolares, etc. Queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres y es un camino en el que toda la sociedad debe estar unida y donde la Educación Social es un pilar esencial: La perspectiva de género debe estar interiorizada e integrada en la práctica profesional de los/as Educadores/as Sociales, ya que serán sus transmisores/as, sensibilizando y concienciando sobre la necesidad de incorporar las aportaciones del feminismo en todos los ámbitos y contextos, evitando reproducir sesgos patriarcales en sus actuaciones, denunciando acciones discriminatorias, trabajando la educación en igualdad, el respeto, la ruptura de estereotipos y roles de género que perpetúan las desigualdades, etc. Los datos de los últimos estudios con adolescentes indican que sobre el 13% de las chicas ve normales conductas de control, de insulto, de humillación, incluso coacciones o agresiones leves. Este es uno de los muchos motivos que hace imprescindible la incorporación de la figura del/a Educador/a Social en la educación formal: es esencial tanto ejerciendo sus funciones en proyectos y talleres concretos como trabajando transversalmente con todo el equipo del centro sobre temáticas diversas: educación en...