REIMAGINANDO LA EDUCACIÓN...

Final de año con emociones encontradas, algunas lecturas pendientes y un compromiso ineludible por su relevancia y por que la apuesta lo merece. Reimaginando la educación (Paidós Educación, 2017) es uno de esos libros que cuando acabas de leer e intentas procesar reflexivamente todo el camino recorrido (anoten el término, el autor lo hace con enorme destreza y propósito), sigue revoloteándote por unos cuantos días, quizás semanas. Contradiciéndote. Desaprendiendo para volver a soñar. Acciones todas ellas, totalmente deliberadas y promovidas por Xavier Aragay, autor de este magnífico manual y almanaque pedagógico. 21 axiomas y retos para una escuela diferente, a través de una educación transformadora. De inicio nos topamos, como no podía ser de otra manera, con un profundo conocedor del ámbito educativo. Pero curiosamente llama la atención del manto literario con el que se cubre desde sus primeras claves reflexivas: ni mago, ni tecnócrata (aunque provenga de ella); sencillamente un dinamizador educativo. Su lenguaje, sus (intuidos) gestos y sus planteamientos, me retrotraen a un reciente encuentro con otro maestro, Cesar Bona: ¿un educador? No, un soñador. Un libro ágil, interactivo, muy 3.0. Habilidosamente hilvanado a través de la entrevista motivacional, el coaching incluso rezumando proyecciones desde el mindfulness, todo ello desde una mirada no dominante, provocadora. Cercano a nuevos procesos, como los de aprendizaje servicio (“tirar paredes para implicar a todos/as”) y pensamiento sistémico. Como buen revolucionario que se precie, defendiendo el cambio (anoten y hagán suyo este término, sin el cual no entenderán el libro), de abajo a arriba, buscando procesos de mayor horizontalidad y liquidez. Tejiéndose entre sus propios actores. No olvidemos, que aún hoy en pleno siglo XXI la escuela sigue siendo un lugar mejorablemente democrático. A saber: unos saben y enseñan y otros/as aprenden, reproductora del sistema, dificilmente combativa...

Y LA MONTAÑA SE MOVIÓ….....

“Llamaré a una montaña- dijo el profeta; y cuando esta se acerque subiré a su cima, desde donde recitaré lo que tengo que contaros” Hubo de pasar un tiempo, hasta que el profeta, sin animadversión y con ánimo decidido, se atrevió a emprender el camino hacía aquella cumbre inmóvil, mientras recitaba en voz alta diversas oraciones y leyendas, en la soledad del transitar. ————————————- Vienen los últimos años, acercándose de una manera constructiva y muy necesaria, las sinergias y movimientos políticos y sociales necesarios para acabar de cristalizar la dualidad incuestionable de la Escuela y la Educación Social. A las ya asentadas realidades de Andalucia, Castilla La Mancha y Extremadura; se suman en los últimos meses las de Canarias y Baleares, aunque el gestación normativa y legislativita necesaria, aún deba de producirse con una mayor profundidad y desarrollo. En los diversos foros, Jornadas y encuentros mantenidos en torno a estos disasociables ámbitos, una de las ideas mas recurrentes que flotaba era la interrelación de los diversos agentes educativos y la innegable necesidad del trabajo en red, multidisciplinar y la liquidez entre los mismos; donde el marco de intervención socioeducativa traspasase las fronteras de los muros escolares. Si damos por válido, que uno de los axiomas prioritarios de nuestro actual sistema educativo debiera ser el de “fomentar el desarrollo de nuestras infancias y adolescencias, para la adecuada socialización en la vida adulta” o en resumidas cuentas “formar personas (autónomas, críticas, educación en valores….) no autómatas donde insertar contenidos”; no se puede entender la escuela del siglo XXI como un agente estanco, donde sus diversos estamentos trabajen en bloques y solo cuando se requiere, traspasar e interconectar esas sinergias. Quiero compartir con ustedes, una noticia que aunque sencilla en su exposición me parece lo suficientemente relevante...

DE HERMANO MAYOR A PROYECTO BULLYING. Parte 2...

Siempre he pensado que para opinar de algo o de alguien, no es necesaria la adulación ni el escarnio, la proximidad ni la lejanía. Creo que básicamente se requiere, respeto. Con la máxima subjetividad que me procura mi afilada mirada social, me acerco a los diferentes posicionamientos y desencuentros habidos a raíz de la retransmisión televisada del “nuevo formato” de Mediaset: Proyecto Bullyng. Cuatro, la hermana pequeña del denostado Telecinco, nos promete acercarse a la problemática del Bullyng en los entornos educativos, para denunciarlo y así, intentar poner sobre la mesa esta terrible vivencia cara a trabajar y concienciar sobre la misma e intentar solventarla entre todos los agentes posibles: instituciones, comunidad educativa, familias, alumnos/as y sociedad en general. Previamente repaso las medidas cautelares de la Fiscalia, entiendo los diferentes comunicados habidos por instituciones colegiadas (tanto de educación social, como de la psicología o el trabajo social) y solo queda analizar la retransmisión del producto final. La conducción del programa corre a cargo de un dinamizador de postín para la cadena. Son más de 20 años los que nos acompaña Jesús Vázquez desde la pantalla, desde aquel combo músico-noticiero de “La Quinta marcha”. Se destapa como un niño que sufrió bullyng por sus formas infantiles amaneradas y un acento gallego que le retrotraía a cierto pueblerinismo en la capital de España. Las primeras introducciones generales o declaración de intenciones guionizadas, están bien situadas y comparten diversos puntos comunes con la problemática real del acoso, necesario para abrir y debatir en un escenario real con toda la sociedad civil involucrada, porque queramos o no, nuestros/as hijos/as son los alumnos/as de hoy, puntual y potencialmente acosados y acosadores, así como los padres/madres somos los profesores/as de dichos centros educativos, los consejeros y políticos de educación al...

BULLYING: ¿ASIGNATURA PENDIENTE EN LAS AULAS?...

Revisando entradas “antiguas” del Educablog, me encontré publicaciones del año 2007 de los compas Tote y Lucce, donde escribían sobre el fenómeno del “Bullying”, y una pregunta pasó por mi cabeza: ¿En estos años, avanzó mucho/poco/nada la intervención socioeducativa sobre esta problemática?. El suicidio de Jokin en 2004 marcó un punto de inflexión: se pasó de tratar el tema como “cosa de críos” a centrarse en el acoso escolar como problemática sobre la que intervenir. Desde esos años, y en especial últimamente, no son pocos los artículos, noticias, reportajes, etc. que tratan sobre el acoso escolar, y, si bien es cierto que hay casos que se resuelven positivamente, los casos “más mediáticos” destacan por terminar con la expulsión de la persona que agrede del centro; el traslado de la víctima a otro centro o medidas por el estilo, llegando en ocasiones el fatal desenlace del suicidio de la víctima. Una encuesta realizada por Aldeas Infantiles SOS pone de manifiesto que cerca del 40% de los/as adolescentes españoles/as tienen el Bullying entre sus principales preocupaciones. Pero, y a las personas adultas: ¿les preocupa este tema?; ¿Cómo actúan en los centros educativos cuando se presentan estas situaciones? Mucho se lleva escrito sobre el perfil y características de la persona que agrede, de la víctima, de los/as observadores/as; pautas de actuación; estrategias de prevención, etc. Pero, en la práctica, en el día a día, ¿se aplican real y eficientemente dichas pautas, estrategias…?¿Son efectivas las medidas que se imponen?. Bajo mi punto de vista, la Educación Social juega un papel primordial en este tema tanto desde la prevención (educación para la convivencia, habilidades sociales y habilidades de comunicación, gestión positiva de conflictos, fomento de la mediación entre iguales y fórmulas que promuevan la implicación activa de los menores,...