NOTA DE PRENSA DEL CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS EDUS@S CONTRA EL ANTEPROYECTO DE LEY...

EL CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS OFICIALES DE EDUCADORAS Y EDUCADORES SOCIALES Y LOS COLEGIOS Y ASOCIACIONES AUTONÓMICAS EN CONTRA DEL ANTEPROYECTO DE LEY DE SERVICIOS Y COLEGIOS PROFESIONALES Ante la aprobación en el último Consejo de Ministros del día 2 de Agosto de 2013, del Anteproyecto de la Ley de Servicios y Colegios Profesionales, el CGCEES manifiesta su más firme desaprobación y así lo ha hecho llegar a este Ministerio, presentando las Alegaciones pertinentes. Esta disconformidad se basa, además de los aspectos más particulares de muchos de sus articulados, en que este Anteproyecto: * INDICA UN ALTO DESCONOCIMIENTO SOBRE LAS PROFESIONES SOCIALES Y NUESTROS ÁMBITOS DE INTERVENCIÓN * ETIQUETA Y JERARQUIZA DE FORMA IMPLÍCITA LAS PROFESIONES, DEJANDO MARCADAS CLARAMENTE LAS PROFESIONES QUE CONSIDERAN DE PRIMERA, SEGUNDA Y TERCERA CATEGORÍA, RELEGANDO A LA EDUCACIÓN SOCIAL A UNA TERCERA CATEGORÍA. * SEGÚN ESTE ANTEPROYECTO, LAS TITULACIÓN UNIVERSITARIA DE NUESTRA PROFESIÓN, NO SERÁ REQUISITO IMPRESCINDIBLE PARA EJERCERLA, SIN TENER EN CUENTA LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS QUE ESTO CONLLEVA PARA PROFESIONALES Y USUARIAS/OS. * ESTE ANTEPROYECTO, NO VELA POR LA PROTECCIÓN DE TODAS/OS LAS/OS USUARIAS/OS, YA QUE MUCHOS DE LOS COLECTIVOS CON LOS QUE TRABAJAMOS, LA MAYORÍA EN EXCLUSIÓN SOCIAL Y PARA LOS CUALES SOMOS SUS REFERENTES PROFESIONALES, CONTARÁN TAN SOLO CON LA VÍA JUDICIAL Y EL COSTO Y/O INVIABILIDAD QUE ELLO CONLLEVA. Desde el CGCEES entendemos que hay suficientes razones de interés general, necesidades de protección de las personas y colectivos en riesgo de exclusión social, el propio interés de las/os usuarias/os de los servicios, que determinan la necesidad de que nuestra profesión cuente con una reserva de actividad clara y por ende con una implícita colegiación. ARGUMENTARIO Y hacemos un llamamiento a Instituciones y Entidades profesionales, formativas, gubernamentales, gestoras, etc., y, en general, a la sociedad, a...

Cercanía versus Corporativismo… FIGHT!!!...

Si hay algo, entre otras muchas cosas, que nos diferencia a las Educadoras y Educadores Sociales de otros profesionales del gremio de “lo social” es, normalmente, la cercanía con las personas con las que trabajamos. El hecho de, normalmente, hacer un acompañamiento intensivo a un montón de procesos cotidianos en la vida de esas personas hace que, en líneas generales, se llegue a vivir una complicidad que, en su justa medida, es buena. Esa cercanía provoca que, en ocasiones, esas personas despotriquen de otros colegas que, normalmente, se coordinan con nosotros en pos de la mejoría de la situación de la persona con la que mantenemos nuestra relación educativa. Obviamente, cuando una madre, un padre, una niña o un adolescente vienen soltando pestes de una trabajadora social, de un profesor o de otra Educadora, lo que nos toca es coger con pinzas esa información, ponerla en cuarentena y tratar de contrastarla. Lo que ocurre es que, normalmente y de forma a priorística, nos surge una vena corporativa según la cual no damos valor a las acusaciones que esa persona está lanzando contra la compañera o compañero de gremio. En cierto modo es comprensible pero dicha comprensión no puede ser justificadora. Toda esta perorata viene al caso porque hace poco una compañera ha vivido una situación así. Os cuento. Le viene la madre con la que trabaja y le dice que la técnica de una institución paralela a la nuestra le ha ofendido gravemente y que incluso le ha amenazado con modificar unas prestaciones a las que esta mujer tiene derecho. Al parecer, a esta profesional le ha sentado mal una determinada actuación de la mujer en cuestión. El caso es que, efectivamente, la acción llevada a cabo por esta madre ha sido francamente bochornosa...