DE PRESENCIAS Y AUSENCIAS #3...

¿Cuánta rehabilitación necesita una persona después de una operación a corazón abierto? Tiempo, no? ¿Por qué en lo emocional, personas que están haciendo procesos duros profundos, porque vienen de experiencias básicas de mucha ausencia, porque nuestra realidad social es injusta, que no son culpables de lo que les pasa (sólo responsables de su vida), tienen que hacer un proceso en 6 meses/2 años… Cuando llevan 25, 14 o 35 años viviendo de esa manera tan sobreadaptada? Marquemos plazos, por supuesto, pero seamos personas. Seamos personas serias, seamos personas profesionalmente competentes. Diseñemos procesos evaluables por supuesto, esa es una de nuestras responsabilidades, pero que el cumplimiento de nuestras herramientas no rompa la esencia. Y esto trabajando los contextos y en red. No sólo con los recursos especializados que tienen que ver con «el caso». Trabajemos lo comunitario, en la comunidad. Hacer estos procesos personales y grupales y hacerlos también teniendo en cuenta el entorno. Como un circo de 3 pistas. También la comunidad como generadora de procesos de presencias y ausencias. Yo hago el trabajo psicoeducativo, y tú eres la psiquiatra, tú el maestro de la niña, y tú de la asociación de mujeres en las que vamos a intentar que participe o del huerto urbano de su barrio…. Una manera de contar que si, yo estoy trabajando en lo emocional, pero que como participe en el huerto urbano, lo petamos. Esto si que es red, red que sostiene y que nutre. La imagen que me viene es la de onda concéntrica pero sería con gafas 3d. Sobre el trabajo en red llevamos muchos años y años. Nos cuesta trabajar en red. Igual es que no sabemos, igual es que no queremos, igual es todo… Pues no hay otra manera de trabajar con calidad. Si...

Camino a la Innovación en la Educación Social...

Una de las cosas positivas de haber comenzado mi andadura como profesor en la universidad, es que he retomado la sana costumbre de leer textos y artículos científicos relacionados con la educación en general y con la Educación Social en particular. Instigado por estas lecturas, no es la primera vez que me hago más consciente de que en el bullir de la actividad profesional, nos olvidamos del por qué hacemos las cosas, con buena intencionada inercia, en un vertiginoso ritmo de intervención falta de responsabilidad o quizá sería mejor señalar que falta de consciencia nos embarcamos. Innovar… Cuántas veces se ha unido la Educación Social con la creatividad… “Tu mismo debes ser el cambio que quieres ver en el mundo”, Gandhi Desde que en la carrera nos mostrarán los diferentes paradigmas y el crítico nos conquistara el corazón… ya en la práctica, nuestros pasos se alejaban de la “utopía” del papel de impulsor del cambio. En este sentido, según mi opinión, la idea de la innovación como una revolución, como un cambio radical, no ha ayudado en nada a tomar tierra y a valorar la suma de los pequeños cambios. Innovar no es poner todo patas arriba, es pensar más allá del aquí y del ahora, más allá de lo que se hizo y de lo que se está haciendo. La innovación también está en los pequeños cambios, ya que en la suma de éstos está el origen de la Innovación con mayúsculas. Como inicio, una pregunta, como detonante la interrogación…. ¿Se podría hacer mejor? ¿…y cómo? Ser innovador no es la opción más cómoda pero sí la más gratificante en mi opinión. ¿Qué hay más satisfactorio que construir, que inventar más allá de la mera reproducción de lo que ya existe? “Innovar es...