Autor Iñigo

enero 9, 2007

PuertaComplicado, a la vez que delicado. Creo que éstas son las palabras que mejor definen la cuestión del intrusismo. No creo que éste sea un tema que sea ajeno a nadie o que le deje frío, por lo menos en nuestro ámbito. Es muy común que entre nuestros/as compañeros/as de trabajo haya personas tituladas en educación social, pero también lo es que las haya en psicología, trabajo social, pedagogía, etc…

Yo he hablado muchas veces sobre este tema con mis compañeros/as y, por un lado, llegábamos a la conclusión de que, más importante que la titulación, era la capacidad del profesional, es decir, que se cumplan correctamente las funciones que se requirieran.

En este sentido, es obligado señalar que he conocido educadores-psicólogos o educadores-trabajadores sociales que son muy competentes y educadores sociales, así, a secas, con la pertinente titulación, que estaban perdidos/as en su trabajo.

Pero, si nos quedásemos tan sólo con esta parte del análisis, no haríamos justicia a la realidad. Porque este razonamiento es de ida y vuelta, es decir, que si un profesional que no tiene la titulación de educación social puede ser competente para trabajar como tal, a la inversa también debería ser posible. De este modo, un/a educador/a social podría optar a un puesto de trabajador/a social si se mostrase capaz.

En principio, la lógica es aplastante, pero aterrizando las ideas en la realidad, observamos que no es así, y que un educador no puede acceder a otros puestos profesionales, los tiene vetados. ¿Y por qué no a la inversa?, ¿or qué todos/as no jugamos con las mismas reglas?

En conclusión, señalará que no estoy en contra del intrusismo profesional en la educación social, pero si entramos en este juego, ha de ser de ida y vuelta, para todos y todas y de no ser así, ¿deberíamos cerrar la puerta a los otros profesionales?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Un abrazo a los padres de esta craitura (Lucce y Iñi), y un saludo (sin vomitar aún….pues empezamos un nuevo proyecto y una nueva aventura en la intervencion social, dentro de muy poquito..y ahora estoy desenchufado de la accion-reflexion-accion ???? ¡¡¡¡que gran frase que diria Garci¡¡¡ por lo demas, tambien aprovecho para saludar a todos los sociatas (educadores , titulados o no) que trabajan en el mundo de la intervencion social.
    creo en cuanto a la pequeña polemica surgida a raiz del intrusismo o no en nuestro campo, de personas de diferentes perfiles o titulaciones..que el campo social es muy amplio, por momentos ambiguo..y que no es coto privado de un diplomado en Educacion Social. Es un area o relialidad social , para desempeñar la funcion de educador, dinamizador, coinciliador, todo lo -dor del mundo etc, etc…pero sin el apellido unico y exclusivo de edu.social.
    ¿¿¿que es mejor un educador que lleva 20 años trabajando en el sector , pero que no tiene titulacion porque no la habia en su dia???? ¿¿¿¿o un joven de 21 años diplomado, con toda la teoria del mundo??? ¿¿que fue antes el huevo o la gallina??’
    Pues a mi me encanta una sopita de gallina bien caliente, y por la noche huevos fritos con chorizo.

  2. Aprovecho en primer lugar para saludarte Asier y agradecerte tu participación, siempre con mucho sentido, en el blog.
    Estoy de acuerdo en el tema de la ambiüedad que señalas, pero igualmente no hay que obviar que dentro de esta ambigüedad, algunas puertas como las de la educación social permanecen abiertas mientras que otras como por ejemplo las del trabajo social están cerradas a cal y canto, y ante esta desigualdad ¿cuál creéis que puede ser la solución?

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.