Autor lucce

January 10, 2007

Imagen que simboliza la escuchaBueno, quedamos en que este blog también serviría para poder descargarse un poco de las movidas del curro, ¿no?

Vale, pues ahí va mi vomitona: llamo a uno de mis chavales para informarle sobre un asunto de mañana, un pequeñito trámite que no iba a llevar más de un minuto al teléfono.

En estas que su ama coge el aparato, se pone y me empieza a contar cómo se meten con su hijo otros adolescentes y que, a su vez, ella ha ido donde estos para echarles en cara las mofas para con su chaval.

Yo le trato de hacer entender mi comprensión por su molestia pero, al mismo tiempo, le hago ver que quizá salir en su defensa ante unos vaciles no sea la mejor forma de defender a su hijo.

La conversación continúa y mis consejos por un oido le entran y por el otro le salen. Me empiezo a cargar y trato de cortarla al comprobar que su discurso se repite constantemente sin atender a otra cosa que no sean sus esquemas preconcebidos.

Unos esquemas que responden a la típica madre sobreprotectora (hiper, diría yo) que traslada sus propios miedos a su hijo y que van coartando la autonomía del chaval.

Jo, de vedad, no quiero ponerla mal, pobre, pero es que lo más insufrible es que esta misma conversación ya la he tenido otras veces con ella, he repetido lo mismo y avanzamos más bien poco.

En fin eso es todo. Aunque ya lo he hablado en directo con mis compañer@s, me apetecía compartirlo aquí también y ver si, de una forma u otra, a alguien se le ocurre algo.

Sobre el autor

lucce

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola, también como tu soy educadora social. aunk aun no stoy titulada, este año termino por la uned…

    Esporadicamt trabajo con pequeños, a traves de la animación y de talleres ….es curioso y cotidiano lo k cuentas d ela madre, normal que ella traslade los miedos a su hijo, tal vez pk ni ella los conoce ni conoces como al limitan, nose, pero se me ocurre k sería constructivo hablar con ella de ella, como se siente, que miedos tiene y si estos le limitan y unavez descubierto k si ( se descubrira) plantear k se podría hacer al respecto, siendo ella la k encuentre las soluciones……..

    nose si te echo una mano o tal vez ya has intentado esto….creo k es muy importante transmitirle a lso padres todo lo que influyen en sus hijos y estos son espejos de ellos mismos…

    es tan importante trabajar a la par con la familia…pero con los intervenciones-subenciones puntuales con las que nos dejan trabajar se hace un parcheo más knada……es complicado pk no se crea un proceso y no se trabaja globalmt ……

    jeje bueno, nose..en realidad estaba chismiando por la red y vine a caer en tu blog…no se si te aporto algo o es mas berborrea, pk se k en esto estamos ” casi” todos de acuerdo….

    Tuve la oportunidad hace pko de ir a unas jornadas de violencia cultural y uno d elos ponentes era marconi, en la charla extraoficial del cigarrito ..jeje me contaba k es asombroso como suena a revolucionario lo k reivindicamos cdo eso mismo esta implícito en la educación social……..

    curiosidades…

    dale palante….k el mundo esta mal orientao, y tenemos k hacer peso para cambiarlo de rumbo ….

    hasta otra ..
    bssss coloraos.

  2. Muchas gracias por tu consejo Pilu y bienvenida a este tu blog.
    La ‘vomitona’ aquí expresada no fue mucho más que eso, una necesidad de echar fuera las a menudo frustrantes vicisitudes de nuestra profesión. Como comprenderás no quería entrar en detalles sobre la intervención que llevo con esta familia si no, simplemente, soltar… no sé, parte de mi cansancio diario, je.
    En fin, realmente trabajo mucho más con la ama que con el chaval, de una forma bastante continuada, tratando, como muy bien apuntas, hacerle ver que ella es la principal responsable de que su hijo crezca sin miedos y de forma autónoma. Pero cuesta hacérselo ver, vaya que si cuesta.
    De todas formas, insisto, gracias.
    Y, por cierto, estoy completamente de acuerdo con la reflexión de Marconi.
    😉

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__