Autor lucce

febrero 17, 2007

Distancia de Seguridad… la que va de mi casa al trabajo, la que queda del despacho a la cafetería a las once de la mañana, la que separa mis coordinaciones con la trabajadora social o con la orientadora arriba, en el instituto, la del educador y el usuario…

Esta última es jodida, ¿no? Bueno, a veces. Personalmente no me cuesta demasiado desconectar cuando ya salgo del curro, cuando tomo una cerveza con los amigos en el bar los problemas de alguna familia no suelen atormentarme o la bronca de mi adolescente conflictivo con su viejo no suele aparecer en mi paseo nocturno con mi pareja.

Creo que es una suerte. El otro día la señora de la limpieza me preguntaba cómo hacíamos para vaciar la mochila (parafraseando al amigo Iñigo) de todo lo que a diario tenemos que chupar. No sé, le respondí, supongo que irá con la persona y, además, es cuestión de saber mantener la distancia, de no implicarse personalmente.

Aproximadamente doce horas después, me tuve que tragar mis palabras. Una usuaria mía se derrumba en medio de la entrevista cuando comenzamos a analizar las posibles causas del comportamiento de su hijo; se derrumba al comprobar que éstas pueden devenir de un abandono cuando él era pequeño y que lo que el menor hace ahora es llamar la atención.

Con la voz entrecortada, esta mujer me narra y describe unas imágenes durísimas, de esas que ponen la piel de gallina y que, evidentemente, no vienen al caso.

– Perdona, se me ha metido algo en el ojo – le dije, mientras me bajaba las mangas de mi chaqueta para que no se vieran los pelos erizados.

Ese día me comí una multa interior. Creo que he perdido puntos de mi carné. La infracción fue no haber guardado la distancia de seguridad. Pero, ¡joder!, hay demasiada gente en caravana, a veces es normal que uno acabe chocándose.

Sobre el autor

lucce

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. No te preocupes Lucce, todo el mundo pierde puntos de ese carné, hasta el qué pone más distancia de seguridad de por medio, porque aunque haya personas que consigamos desconectar bastante bien, no somos máquinas y esas multas, nos recuerdan que somos humanos.
    Por cierto, un tema relacionado con tu texto, es el de trabajar en dónde vives. No estaría de más que alguién nos contará su experiencia.

  2. Sino tuvieramos la capacidad desarrollada de la empatia sería muy dificil poder llevar acabo el trabajo de lo social. Esto nos lleva a que como personas humanas que somos nos emocionemos y nos llevemos cosas a casa de vez en cuando. No olvidemos que trabajamos con personas, personas con las que empatizamos y nos emocionamos a veces,sin que esto signifique a mi modo de ver, que somos menos profesionales. Queramoslo o no, esta profesion requiere en gran parte sensibilid y de vez en cuando saltarse la norma y la buracracia es necesario. Ahi reside parte de nuestra esencia y reveldia, en no olvidar porque estamos en esto, no ser un instrumento mas del estado que ayude a elevar las estadisticas y si un elemento que trabaje por la justicia e igualdad social.

  3. quisiera que me enviaran informacion sobre como tratar a un familiar joven de 16 años de eedad en etapa de reveldia.ya que soy la unica persona a la que el respeta.

  4. La pregunta del millon, don Hector:

    Empiezen por conversar en la familia, porque no los respeta ese joven de 16 años, cuales son sus motivaciones que lo empujan a ello , porque a usted si le responde , etc, etc, etc….sin culpas de nadie (ni de la familia, ni del menor)….

    Con eso, si nos lo amplia la informacion, haber que consejos y formas de intervencion podrian ayudarles, ok??? Puede ser el primer Brain-storming dle blog, verdad ???

    Gracias por escribir y esperamos sus respuestas con ansias.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__