Autor Iñigo

mayo 24, 2007

Imagen de un institutoHace ya unos meses, nuestro amigo Lucce, nos hablaba de los y las educadoras en las aulas y se refería a que en Extremadura tenía entendido que se había llevado a cabo alguna iniciativa en este sentido.

A colación de esta cuestión, el otro día llegó a mis manos un articulo en él que se desarrollaba este tema bajo el título “Un nuevo profesional en los IES de Extremadura: el educador social”.

En el mismo, se habla de la experiencia extremeña, que lleva realizándose desde septiembre del 2002. En este sentido, el educador se ubicaría en el departamento de Orientación y colaboraría estrechamente con el departamento de Actividades Complementarias y Extraescolares.

Por otro lado, se quiere trasladar la idea de que las funciones que asume el educador o educadora vienen condicionadas en gran medida por el centro educativo en el que se ubica, habiendo gran diversidad en las competencias que se le atribuyen. De este modo, podemos señalar algunas de las más destacadas:

  • Participa en el Plan de Acción Tutorial, concretamente en lo referente a la prevención y resolución de conflictos, educación para la salud, prevención de la violencia contra las mujeres, igualdad de oportunidades o el desarrollo de habilidades sociales.
  • Participa en los programas de formación de padres y madres.
  • Detecta y previene los factores de riesgo que puedan derivar en situaciones socioeducativas desfavorables y media en conflictos escolares.
  • Diseña actuaciones y vela por la convivencia escolar implicando a los distintos sectores de la comunidad educativa y a ésta con el entorno social.
  • Colabora en la prevención y control del absentismo escolar.
  • Se encarga de la recepción del alumnado usuario del transporte escolar.

Para finalizar, destacaría que como bien recoge dicho artículo, el hecho de no tener “docencia directa”, posibilita que el o la educadora tenga una mayor flexibilidad para coordinarse y colaborar con los diferentes sectores y ofrece la posibilidad de brindar una atención más individualizada, mejorando el clima de convivencia entre la comunidad educativa.

Una vez leído el artículo, uno tiene la sensación de que la definición de la figura del educador o educadora en un IES, no queda suficientemente clara. Por un lado, me parece muy importante la función que se le atribuye como mediador y como formador, sobre todo en lo referente a materias trasversales del currículo, que suelen ser las que más cojas se dejan.

Por otro lado, no estoy de acuerdo en un par de funciones, que me parece que desvirtúan y diluyen esa figura.

El hecho de tener que participar en el control tanto del absentismo escolar como de las incidencias acaecidas en el transporte escolar, pueden llevar a ver nuestra figura como un “cuidador” que con todos mis respetos, no es una función propia de un educador y que puede llevar a estigmatizaciones, viendo el alumnado dicha figura como un “controlador” y en consecuencia, perdiéndose así la esencia de nuestra función como mediadores.

De este modo, y basándome en mi experiencia en centros educativos, tengo claro, que nuestro cliente y nuestra prioridad dentro de la mediación debería ser el alumnado, generando puentes de comunicación entre este colectivo, el profesorado y los demás miembros de la comunidad educativa. No me parece apropiado que el educador o educadora participe, aunque sea de soslayo, en labores de control. Insisto, esa no debe ser su función.

Por último, quiero señalar el reto que en mi opinión, es el más complicado al que el educador o educadora ubicada en un centro educativo deberá hacer frente; ¿Cómo integrarse en el centro educativo sin que se le estigmatice o se le identifique con un colectivo u otro? Es decir ¿Cómo ser un puente equidistante entre las diferentes orillas de la comunidad educativa?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola a todos!

    He seguido el hilo del debate y me parece muy interesante. Referente a las propuestas de Alba y a las sugerencias de Laura al decir » Pero no creéis que también es importante esa flexibilidad para no tener que esperar a normativas u organismos que introduzcan nuevos cambios para que el educador social pueda buscar nuevos retos a los que afrontarse?». Creo que de algún modo ambas ideas deberían ser llevadas a la práctica. Por un lado, seria positivo e incluso necesario uniformizar las funciones del educador y que no sea cada centro que las defina, por otro lado esa flexibilidad que argumenta Laura, permitiría que cada centro se adaptara a sus propias necesidades. De ambas formas, creo que es importante no desviarse de la idea y la función principal, que ésa flexibilidad no se convierta en una herramienta de conveniencia para cubrir necesidades del centro a través del educador social.

    Considero positiva ésa flexibilidad, pero del mismo modo considero que deberían definirse de manera más específica las funciones del educador dentro del centro escolar.

    Un saludo a todos!

  2. Hola a todos!

    He estado pensando mucho sobre la possibilidad de que se acabe entendiendo la figura del educador social com un controlador, del absentismo y del transporte escolar en este caso. Creo que hay muchas maneras de enfocar estas funciones que habitualmente se definen como seguimiento. Estoy totalmente de acuerdo en que el transporte escolar no es del todo clara en las competencias de el educador social y, de hecho, me sorprendre que sera este el encargado de los trayectos de forma que entiendo que simplemente era una tarea que nadie se quiera quedar y esto no es nada positivo. Lo que si que entiendo es el trabajo en el campo del absentismo, si bien existe la parte de el control también es cierto que es parte del ambito comunitario en el que puede actuar el ES y, también, parte de relación con las famílias ya que es un motivo de comunicación continua.

    Hasta pronto

  3. Hola a todos !

    Igual que muchos de los compañeros que están participando en este debate, yo también soy estudiante de Educación Social.
    Estoy totalmente de acuerdo con el debate creado sobre si las funciones deberían estar definidas, ya que el echo de no estarlo, según mi entender, puede crear motivos de fricción entre los distintos profesionales del centro, afectando esta descordinación a los alumnos.

    Es claro que el trabajo coordinado favorece notablemente a los alumnos, y creo entender que es el tutor quien puede facilitarnos informes y registros de faltas de asistencia, conductas, etc… pero no se si esto sucede siempre o no.

    Por eso mi pregunta es ….. que se puede hacer con los tutores que no se implican con el trabajo con el alumnado? Se les puede obligar a ello? O como no entra dentro de sus funciones, no se puede hacer nada al respeto?

    Muchas gracias !

  4. Estoy totalmente deacurdo con él artículo. La figura del educador social no debe ser una figura con connotaciones controladoras, esto difucltará la tarea de mediar. Es necessaria una crear y manterner una empatia con los menores, que difcilmente se dará si atribuyen esta figura la función de controlador y vigilante.
    Un saludo

  5. Para aportar un poco de luz en el asunto, os adjunto un enlace a la Revista RES, en concreto a un monográfico sobre Educación Social y Escuela.
    http://www.eduso.net/res/archivo.php?m=c&b=20

    De todas formas quería apuntar que no debemos de perder la brújula que marca la función educadora en nuestra profesión, y señalar que tenemos que ir a los institutos con las funciones claras, pensadas y repensadas. Ya que ir a negociar con las instituciones con un folio en blanco nos acerca peligrosamente a ser agentes del «control».

  6. Buenos días,

    Como comentáis muchos de vosotros en este debate, estoy de acuerdo con que las funciones de los educadores sociales deberían venir definidas y quizás el hecho de que cada institución estipule cuáles son las funciones que competen al educador/a en ese espacio puede ocasionar que se desatiendan las funciones concretas que ha de afrontar y que le son propias, tal y como comenta Alba en su intervención.

    La causa de dicha dispersión de funciones es debido a la entrada progresiva de los educadores sociales en ámbitos diversos, algunas veces con funciones exclusivas y otras con competencias complementarias con otros profesionales, debido a que no hay una regularización estándar de referencia. Por tanto, las funciones asignadas a los educadores sociales en los centros escolares, además de ser desmesuradas y dispersas, las ha tenido que ir construyendo cada profesional teniendo en cuenta el contexto, las circunstancias y las posibilidades de cada centro.

  7. Buenas tardes,

    antes de nada creo que es un debate muy interesante el que has abierto y que es muy interesante las experiencias de los educadores sociales en Comunidades Autonomas como Extremadura, en donde su presencia esta las aulas, ya que en Cataluña aún queda mucho que hacer en este aspecto…
    Al hilo del debate que se ha abierto, estoy de acuerdo con Laura en referencia a que se deben tener claras las funciones de los educadores sociales en la escuela pero a la vez creo que es importante que haya cierta flexibilidad para poder adaptarnos a las necesidades que surgen en cada centro en particular. Pero al mismo tiempo es cierto es que esta «flexibilidad» no debe ser usada para hacernos hacer tares que no son de nuestra competencia como la que se ha expuesto de «cuidador» o «controlador», ya que creo que este puede hacer que nos alejemos de los alumnos, que son a los que realmente tenemos que atender, y creo que puede generarles cierta desconfianza hacia el educador, ya que no creo que ver a un profesional de la educación social haciendo tareas «contradictorias» ayude a conseguir nuestros objetivos dentro del centro.

  8. Hola,

    Encuentro muy interesante el debate abierto sobre los educadores sociales en las escuelas. Me alegra saber que en Extremadura esta figura este más consolidada pues su labor puede ser muy importante si queremos caminar hacia una escuela inclusiva con la implicación de toda la comunidad educativa. En Catalunya se empezó a introducir la figura del «Integrador Social» en los IES en el 2004 y solo en los centros con más dificultades, actuamente creo que hay com 100 persones desempeñando esta figura y la previsión podria ser de recortar su número. En Catalunya nunca se ha acabado de apostar fuerte por el educador social en las escuelas.
    Creo que el educador podría ser una figura clave para mediar y construir puentes entre docentes, famílias, entorno (otras entidades y servicios)… La situación actual en el sistema escolar necesita un cambio profundo donde toda la comunidad se implique y se responsabilice de una mejor educación… En las programaciones de los educadores que trabajan en escuelas, ¿esta previsto diseñar estrategias para mejorar los vínculos entre los diferentes agentes educativos? ¿Y concretamente entre famílias y escuela?

    Saludos

    Noël

  9. Buenos dias. Estoy de acuerdo con Iris, en cuanton al tema de la flexivilida, ya que dependiendo de cada zona en la que esté situado un Centro educativo, las necesidades de sus alumnos seran diferentes.
    De todos modos hay ciertos puntos que yo creo son básicos y fundamentalses, y que por supuesto pueden ser tarea del educador social. A modo de ejemplo podemos citar: convivéncia, resolucion de conflictos entre alumnos, prevencion (este es muy importante), abstentismo, educacions en valores, trabajo con las familias, especial cuidado de alumnos en riesgo de exclusion entre muchos otros.
    Un saludo

  10. Queria hacer incapié en el tema del control del absentismio escola, ya que en el texto que estamos debatiendo se habla de ello, como una de las dos tareas que alomejor no son trabajo de un educador social (la otra es la del transporte)
    Personalmente creo que el educador social puedea ayudar a prevenir el absentismo y reconducirlo trabajando con las famílias, y con los estudiantes. Es un tema muy importante, pues no acudir al colegio significa estar por la calle y esto significa posibles problemas en el futuro, delincuencia, drogas, problemas SOCIALES, etc…..Pienso que des del centro educativo este tema debe ser tratado, i quien mejor que un educador «SOCIAL».

  11. Hola a todos,
    como ya muchos de vosotros han dicho, creo que es de fundamental importancia que los educadores que trabajan en los centros escolares tengan bien definidas cuales son sus funciones y cuales son las tareas que les pertenecen: si se contempla tal figura profesional en las escuelas creo que es obligatorio dejar bien claro que es lo que tiene o no tiene que hacer. Esto evitaría también,dentro de otras cosas, que haya problemas con el personal docente y fomentaría el poder trabajar todos hacia el mismo objetivo. Comparto también el concepto de que un educador social no es un controlador (creo que si los estudiantes te identifican como tal será más difícil que se puedan abrir o confiar en esta figura) sino que es un profesional con unas herramientas de trabajo diferentes respeto a los profesores que no se centran solo en los aspectos estrictamente escolares sino que también de socialización, prevención, mediación y también mejora de la institución escuela. Creo que la figura del educador debe aportar a la escuela lo que hoy justamente le falta: ser más próxima a la realidad de los estudiantes, a sus problemas y a sus inquietudes.
    Salut

  12. Hola.

    Sobre el absentismo escolar me gustaría remarcar que cada vez el fracaso escolar es mayor, cosa que hace que los alumnos/as pierdan la motivación por los estudios y aumenta el absentismo
    Un educador social puede poner un poco de freno a esta nueva problemática, siempre y cuando el trabajo en equipo (con otros profesionales del sector) sea adecuado. El trabajo del educador es de hacer de puente entre los demás profesionales y las famílias. Pero hay veces que somos el blanco de todas las críticas y somos los que recibimos los golpes por ambas partes.
    Como podemos hacer para frenar estos golpes que recibimos?
    Grácias!

  13. Buenos dias,

    al igual que mis compañeros, creo que de mismos estudios y universidad, diré que cierto es en que las funciones variarán en funcioón de uno u otro IES, tendràn que detecatarse, esa es una de las funciones del educador y por tanto es tan importante en este contexto, que lamentablemente en Cataluña, no funciona como debería.
    Respecto a lo que comentais referente al control, creo que hemos de ser realistas respecto a lo del control, como parte en muchos casos de entidades, asociaciones y administración, somos un tentaculo mas de ellos y parte de nuestro trebajo, mediante nuestros informes, van orientados en esta función. No estoy hablando de si nos gusta o no, sino de que realmente es así. El hecho de trabajar con las asistencias, las entradas y salidas, de los alumnos y comportamientos, etc, entiendo que son aspectos en los que es habitual la conflictividad, nosotros como parte del claustro, hemos de intervenir como parte de nuestra formación al respecto, aunque creamos que no nos pertoque, yo creo que sí.
    Tampoco creo que debamos estar alejados del temario curricular, dado que hay materias que si podriamos impartir como ciudadania, por ej. o créditos de sintesi de diversidad cultural, educacion en valores, etc…
    Por último, saber cual es la relación con los demás profesionales, si ha sido difícil, que creo que sí, ha estado aceptado? el valor que le dan a sus decisiones u opiniones, es similar al de los profesores?
    Entiendo que la figura del educador en un IES, no es como la del maestro o profesor, la cual suele quedarse de puertas hacia adentro, sino que nosotros, hemos y debemos de intervenir en el conflicto además, desde puertas a fuera también, buscando el por que del conflicto.
    Un saludo.

  14. Buenas Tardes, después de leer, este interesantisimo post y vuestras reflexiones posteriores y el debate que se ha generado, estoy de acuerdo con Tote que por un tema de practicidad, hay que ir con las funciones (copio literalmente): las funciones claras, pensadas y repensadas. Pero por otro lado estoy de acuerdo con Iris, que hay que establecer un poco de flexibilidad. Ya que creo que tanta rigidez en el establecimiento de funciones para evitar que nos suponga acarear con funciones controladoras, tomemos demasiado el control de las funciones a ejercer, creo que esta seria una de las contradicciones de los educadores sociales en las escuelas y en general. De todas maneras opino que con el tema del absentismo, y con todas las otras funciones que podemos llevar a cabo, no puede recaer toda la responsabilidad única y exclusivamente en el educador social y que por eso la coordinación tanto con los docentes, familias, como con otras entidades, es clave…¿Que opináis? Gracias.

  15. Hola a todos, siguiendo con el tema del «control», creo que es evidente que no es la función del educador social, pero en el momento en que formas parte de un institución como la escolar y tal y como está planificada parece difícil no entrar en ese tipo de sistema. Opino como Rachid «que hemos de ser realistas respecto a lo del control, como parte en muchos casos de entidades, asociaciones y administración, somos un tentáculo mas de ellos y parte de nuestro trabajo, mediante nuestros informes, van orientados en esta función». Así que lo que nos deberíamos plantear es cómo se podría ejercer la Educación Social dentro de la institución escolar sin ejercer control, qué tipo de recursos educativos puede ofrecer la Educación Social para evitar la represión o el control ante los problemas de la escuela o de los alumnos e intentar trabajar en esa dirección.

    ¡Un saludo!

  16. Buenas tardes,

    Como muchos de vosotr@s, yo también soy estudiante de Educación social, y debates como estos son muy interesantes y enriquecedores, te ayudan a formarte y comprender cada vez más que significa ejercer esta profesión.

    Por no repetirme en vuestras aportaciones, me parecen muy destacables las palabras de Àurea TS: » La figura del educador social no debe ser una figura con connotaciones controladoras, esto dificultará la tarea de mediar». Nuestra tarea debe basarse en el acompañamiento y la orientación educativa, proporcionar recursos, conocimientos, estrategias al individuo para que éste cree, por sí mismo, un pensamiento crítico. ¿Como dotar de autonomía a un individuo mediante al control, la limitación de su libertad? ¿Nos encontramos ante una paradoja entre metodología y objetivos?

    Como ya habéis comentado, los centros escolares trabajan bajo un funcionamiento institucional muy delimitado, el cual deja poco espacio para la flexibilidad que precisa la intervención de la educación social. No creo que este hecho signifique en sí mismo una dificultad para ejercer la educación social en las escuelas, ; asimismo, tampoco creo que esto deba usarse como argumento para justificar la no presencia de los educador@s en los centros escolares.

    Es imprescindible delimitar las funciones de cada profesional, y estar predispuesto a ejercer la pràctica multidisciplinar conjuntamente como una acción que enriquece la función educativa, que permite realizar una atención integral; y no como una intromisión de funciones.

    En cuanto al absentismo, ratifico la importancia de no confundir al educador con el cuidador. Hay muchas acciones que el educador/a puede realizar contra el absentismo escolar, más allá del acompañamiento en transporte escolar. Si esta actividad no comprende una función socioeducativa, creo que puede realizarse igualmente bien por otro profesional, y así evitamos sobrecargar de tareas al educador/a.

    Gracias!

  17. Hola a todos,

    en la línea del debate abierto considero, como muchos de vosotros, la falta de claridad a la hora de definir la tarea de los educadores sociales, cuál es su papel o cómo se desempeña dentro del centro educativo.
    Por lo que muchas de las funciones que se le atribuyen a un educador en un centro, no acaban por definirse correctamente, y algunas veces se confunden visionando al educador como “controlador” o “cuidador” en vez de mediador. Un ejemplo es el caso del absentismo escolar, estoy de acuerdo en que haya un seguimiento de asistencia por parte del centro, pero creo que el educador debería utilizar sus habilidades, por ejemplo, para realizar un seguimiento de los alumnos y ver cuáles son las razones por las que no acuden a clase, ofreciéndoles otras alternativas que mejoren sus aptitudes, su relación con el alumnado permite crear un vínculo que borre la imagen de controlador y la aproxime a la confianza y seguimiento para la mejora del joven en el centro.

    En mi opinión, a veces no es la definición de las funciones o tareas a realizar sino cómo se llevan cabo o cómo se permite que se ejecuten, puesto que cada centro es una realidad diferente, como educadores nos vemos obligados a adaptar nuestras herramientas y habilidades al contexto para aproximar nuestra actuación a lo regido por el plan educativo.

    Un saludo sincero.

  18. ¡Hola a todos!
    Primero de todo, felicitaros por el debate tan interesante que habéis ido desarrollando. En referente a todo aquello que se ha hablado, me gustaría comentar un par de cosas. Por ejemplo, Noel, nos ha ofrecido datos sobre la posición y categoría de este profesional. Hay una cosa que me sorprende, para empezar, y a diferencia de otras comunidades autónomas, la categoría profesional del educador/a social en los centros educativos es “del departamento de administración y servicios”, mientras que en Extremadura es “departamento de orientación”. Así pues, ¿aquí en Catalunya nos seguimos una lógica, no? Por otro lado, hay un aspecto que me sorprendido mucho y que espero alguno pueda aclararme. Hace un par de semanas realice una entrevista a una educadora en un IES de Hospitalet, me dijo que Catalunya introdujo el perfil del “integrador social”, pero que luego, el profesional que trabaja es educador/a social. Entonces, ¿esté cambio de categoría académica a que es debido? Ella me dijo que sin duda alguna era un interés meramente económico. Te pagan como a un integrador, pero eres educador. ¿Cómo vamos a estipular unas tareas, funciones y estrategias comunes, si aún existen está diferencias entre comunidades?

    Para acabar y retomando de nuevo el tema de las tareas de “control y vigilante”, como bien habéis dicho, el absentismo es uno de los principales problemas, y lo que el educador puede llegar a hacer, va más allá del control, es un trabajo familiar, es un seguimiento y acompañamiento con el alumno. A menudo, este absentismo es resuelto con la expulsión del alumno, esté tipo de controles i consecuencias (para mi entender, nada educativas), pueden ser transformadas por el educador/a social, pudiendo aportar acciones que además de suponer un crecimiento personal y educativo para el joven, genere a su vez acciones socioculturales y educativas.

  19. Buenas!!
    Me ha parecido muy interesante vuestro escrito referente a la participación de los educadores sociales en los centros escolares.

    Estoy estudiando el grado de educación social y he hecho una aproximación al papel que tienen los ES en este ámbito…creo que es un avance que el mundo de la escuela abra sus puertas a la multidisciplinariedad y a la intervención de otras profesiones, como los educadores sociales, para trabajar conjuntamente y dar una atención integral.

    No obstante, efectivamente creo que se tendrían que definir mejor las funciones y tareas del ES, pues todavía quedan muy diluidas. De la misma manera creo, que algunas entran en conflicto con los objetivos de la educación social, por ejemplo, he leído en varios foros y blogs la palabra «control» (del absentismo en este caso). Me «chirria» totalmente esta función, pues creo que desde nuestra figura se ha de trabajar desde otra perspectiva y no perder de vista generar acción educativa, en detrimento del «control», en que el educador acabe desarrollando funciones como gestor, operador, cuidador, etc.

    Gracias a todos!! ha sido muy interesante!

  20. Hola a todos,

    Yo también soy estudiante de educación social en la UOC y en primer lugar quiero felicitaros por el debate que estáis desarrollando. Yo pienso que como bien se dice la poca aclaración de las funciones de los educadores sociales en los institutos, puede llegar a hacer que los alumnos vean a los educadores sociales como unos «controladores» y unos «cuidadores». Me indigna mucho que los educadores realicen tantas funciones en el cole y se ocupen muchas veces de lo que nadie quiere ocuparse y encima estén tan poco valorados…

    Un abrazo y un saludo para todos,
    Cristina

  21. Hola a todos,

    Yo también soy estudiante de educación social en la UOC. En primer lugar, felicidades a todos por el desarrollo del debate, lo encuentro muy interesante. Como bien se ha dicho, la poca aclaración de las funciones de los educadores/as sociales en un instituto puede dar lugar a que los alumnos etiqueten a éstos de controladores. Así pues, para mi es indignante que encima que los educadores se ven en vuelto en muchas ocasiones en situaciones muy complicadas, no se les valore y además se les atorgue más funciones de las que deben de hacer…es decir, las funciones que el equipo docente no quiere asumir…

    Un abrazo y un saludo,
    Cristina

  22. Hola de nuevo!

    He enviado dos veces un comentario parecido porque pensaba que el primero no se había enviado!

    Cristina

  23. Hola!

    He visto que se ha desarrollado un debato muy vivo alrededor de la figura del educador social y sus competencias dentro de los centros educativos.
    En nuestro país existe una normativa sobre el educador social y la escuela,, ” El educador y la educadora social en el estado español: una concreción de su trabajo en centros escolares. Informe elaborado por Asedes junto con los Colegios Profesionales de Educadores del estado. Octubre 2004, pero cada comunidad autónoma tiene su propia normativa i plan de actuación.
    Quizás las comunidades más interesantes son la de Castilla la Mancha y la de Extremadura que han integrado a los Educadores Sociales dentro de los claustros. En Catalunya, los educadores tienen relación con los centros educativos pero no están integrados dentro de la estructura formal del centro.
    Es muy interesante, a mi parecer, una experiencia dada en una Escuela de Vic, concretamente la Escuela la Sínia de Vic. Donde durante 4 años incorporaron la figura del educador/a social como miembro del claustro. Este proyecto en el curso 2009-2010 recibió el segundo premio del Círculo de Economía, en donde, destacaron por su respuesta acertada a los retos que comportaba la nueva realidad social del centro, y en donde el centro hizo una labor muy importante a favor de la igualdad de oportunidades i la cohesión social.

  24. Buenas tardes,
    El debate que se ha generado es muy interesante, como algunos/as de vosotros/as también soy estudiante de educación social. Me parece que las funciones del educador/a social deberían estar bien definidas, ya que si no conlleva a una confusión de competencias y a posibles conflictos entre los diversos profesionales. La coordinación entre los diferentes profesionales que trabajan en los centros educativos, es básica para realizar una práctica educativa coherente dentro de un contexto determinado. Por lo tanto, si no tenemos unas funciones definidas ¿Cómo podemos coordinarnos con el resto de profesionales? ¿Y cómo sabemos que no invadimos competencias?
    Estoy de acuerdo que el educador/a social sea un profesional con diversas funciones, pero no que valga para todo o se nos utilice en cualquier situación para “tapar agujeros”. Se está hablando de “control” en cuanto al absentismo, pero para erradicar esta problemática más que controlar, se deberían conocer las causas, realizar un plan individual y utilizar una metodología adecuada. Quedarnos en la palabra “control”, es perder el sentido del papel educativo del educador/a social.
    Un saludo!

  25. Hola a todos:

    Yo también soy estudiante de Educación Social. He tenido la oportunidad de entrevistar a varios educadores sociales que hacen un trabajo en centros educativos y me han comentado este mismo problema. Muchas veces sus funciones no están bien definidas, y al pensar en el educador social se piensa más en un cuidador, que en un profesional que debe colaborar con el equipo de profesores, alumnos y familiar para intentar dar respuesta a las necesidades de algunos jóvenes.

    Por suerte, la figura del educador social está cada vez más integrada y valorada, porque su labor es básica para hacer frente a determinados problemas que, desde los centros educativos, no pueden combatir.
    ¡Un saludo!

  26. Hola;

    Por suerte, en otras comunidades autónomas se valora la figura del educador/a, porque como dice Sonia. R, en muchos casos se ve la figura del educador no como la de un profesional, sino un trabajador apartado de las funciones que le corresponden, y así nunca se nos reconocerá nuestra función en esta sociedad.
    Estaría bien que Cataluña y otras comunidades aprendieran de Andalucía y Extremadura en este tema.
    Hoy una compañera proponia la idea de que si todo el mundo que tuviera que ver con el ámbito de la educación social hicieramos huelga o no fueramos a trabajar un dia, que pasaría? Entonces se haría notar nuestra figura.
    Un saludo y felicidades por los comentarios.

  27. Buenas noches!
    También como estudiante de educación social debo dar las gracias por toda la información que obtenemos los que todavía estamos en el camino.
    A veces se hace muy difícil contactar con profesionales que puedan dar su punto de vista, sobretodo aquellos que tenéis la suerte de estar trabajando.
    Respecto al ámbito de vuestra acción, los centros educativos, y los problemas con los que os encontráis, me doy cuenta de que parece que se trata de un círculo vicioso que repite las situaciones, el trato establecido entre diferentes agentes participantes, los roles y las atribuciones (o no atribuciones) con mucha asiduidad… como si no se aprendiera de la experiencia vivida. Funciones, competencias, coordinación, reconocimiento… tal vez se necesita más tiempo ya que ésta profesión no tiene tanto recorrido.
    Solo espero que el tiempo necesario para llegar a concretar y atribuir aquello que pertenece a la educación social permita a su vez una comprensión y una aceptación más rigurosa y respetuosa.
    Saludos.
    Betlem

  28. buenas noches,
    el debate que habéis generado me parece interesantísimo. Como futura educadora social me gusta conocer los ámbitos en los que trabajamos, y por desgracia observo que el escolar sigue siendo, en muchas comunidades autónomas, un contexto desconocido para nuestra profesión. En Mallorca, donde resido, he podido constatar la falta de regulación de la figura del educador social, he intentado ponerme en contacto con algunos de ellos a través de los programas vinculados a la escuela (como el ALTER), pero en la mayoría de los casos ocupaban el puesto otros perfiles profesionales. También contacté con un profesor de Menorca y me comentó que ni él ni sus compañeros sabían que existía la figura del educador social. Por eso, al igual que habéis comentado, creo que para poder desarrollar plenamente nuestra labor deberíamos tener un marco bien regulado, que defina concretamente las funciones y competencias para que no sigamos siendo los eternos «apagafuegos». Si los tiempos han cambiado, y como vemos surgen nuevos problemas que no pueden resolverse con los métodos y estrategias habituales, ¿no está claro que hacen falta nuevos profesionales que colaboren y aporten nuevas perspectivas??. Creo que daríamos un gran paso si se institucionalizase la figura del educador social en la escuela en todas las comunidades, incluirlo como parte indispensable y no pensar en él como un recurso externo y esporádico.

  29. Laura, estoy de acuerdo contigo en lo que planteas, pero aceptar esta «flexibilidad» también implica el peligro de que esta professión se convierta en un cajón desastre, en el que el educador acabe desarollando trabajos que no le corresponden como por ejemplo recibir a los niños que llegan con transporte escolar como esta sucediendo según he leido en algún bloc en un colegio de extremadura.
    Acotando mas las tareas se evitarian estas questiones y no se «desvirtuaria» la labor del educador social.

    Saludos

    Emma

  30. Buenos días,
    He leído vuestros comentarios y el debate principal parece estar en la especificación o no de las funciones del educador social, por mi parte creo que si deberían estar definidas sus funciones, ya que es un profesional igual que otros muchos y por eso ha de tener claras sus funciones i tareas a desarrollar. Eso no quiere decir que no tenga un margen de flexibilidad a la vez, es decir, si sus funciones están definidas i entendidas a la vez puede operar con cierta flexibilidad desarrollando programas y métodos de intervención, no sé si me explico.

    Marga

  31. Hola,

    Como muchos de por aquí, soy estudiante de educación social. He seguido vuestro debate y me gustaría comentar un par de cosas.
    Siguiendo la cuestión de la necesidad de definir las funciones de los educadores sociales en las escuelas ( cosa que considero, en un primer momento, básica ), creo que no es algo nada sencillo. Como comentaba Asier «¿¿¿Buscamos un fin..pero no sabemos donde queremos llegar en realidad??? La reflexión debe ser amplia, y los objetivos muy bien fijados..» Es necesario definir nuestros objetivos, nuestras debilidades, dónde tenemos que llegar, a quien nos dirigimos y de qué forma. Teniendo un abanico tan amplio de «situaciones» a resolver/»controlar» o seguir /»evitar»…. y tratándose de personas «individuales» ( o sea, cada situación se tiene que tratar de forma «individual» ) podemos caer en el error de «encasillar» demasiado unas funciones, que en ocasiones, quizá se vean desbordadas.
    Quizá es sólo cuestión de lo que comenta Jose Manuel «TAMBIÉN HAY QUE DEJAR CLARO QUE COMO FIGURA RECIEN PARIDA EN LOS IES NECESITAMOS DE UN TIEMPO DE ADAPTACIÓN Y ACEPTACIÓN», el educador social en las esculas necesita tiempo de adaptación para encontrar su lugar.
    Será a través de nosotros, cuando tengamos definido y interiorizado nuestro lugar, cuando podremos enseñar a los demás nuestros límites, quienes somos y qué hacemos. De esta forma podremos evitar, en la medida de lo posible, lo que comenta otra participante, Felia » Hola buenas soy una alumna de educación social y este año he empezado mis prácticas y la verdad que un desastre , pues la orientadora desde que llegue no me ha presentado a ningún profesor, al principio asistí a un par de entrevistas que ella realizó a los alumnos y desde entonces mi función ha sido la de dar clases de apoyo.»

  32. Hola compañeros!

    Por lo que respecta a las funciones del educador social en los IES, pienso que estas deberían estar bien definidas, se debería tener muy claro el papel del Educador Social en los centros. Pero también opino que es buena una cierta flexibilidad como planteáis algunos de vosotros ya que cada centro es diferente y no todos tienen las mismas necesidades. Aunque si considero que deberían definirse unas lineas de actuación.
    En lo que se refiere a las funciones del control del absentismo y recepción del alumnado del transporte escolar, pienso que esto debe enfocarse de otra manera. Sí pienso que el educador debe tener cierto control del absentismo escolar para poder actuar si se diera el caso. Por otro lado no creo que este deba ser el que controle que alumnos llegan al colegio en transporte escolar, sino más bien el tutor de cada clase debería ser quien informara al educador social en caso de producirse una situación de absentismo.

  33. Hola!
    Muy interesante el post y los comentarios que se han generado. Yo también soy estudiante de educación social, de la UOC, como muchos de vosotros.

    Me he quedado con lsa frases que has dicho: «tengo claro, que nuestro cliente y nuestra prioridad dentro de la mediación debería ser el alumnado, generando puentes de comunicación entre este colectivo, el profesorado y los demás miembros de la comunidad educativa. No me parece apropiado que el educador o educadora participe, aunque sea de soslayo, en labores de control». La verdad, no me había parado a pensar de esta forma pero creo que tienes razón. Se tendría que diferenciar la figura del educador social con la figura de controlador, ya que es así como te pueden ver si te pasas todo el día vigilando cada paso de estos alumnos con problemas. Creo que tendría que ser como un profesional mas pero digamos que con su especialidad.

    Gracias.

  34. Buenas noches compañeros!!!

    Muy interesante el debate que se está generando entorno a la figura del educador social. He leído vuestros comentarios y en parte los comparto. Pues estoy de acuerdo en que las funciones del educador social deben estar bien definidas y delimitadas para evitar conflictos de competencias con otros docentes, asimismo también creo que la figura del educador social también debe ser reconocida como un graduado más y no cómo un técnico. No comparto la visión que ofrecen algunos compañeros del hecho que el educador no se convierta en controlador porque realiza tareas de control de absentismo. Justamente la semana pasada nos desplazamos un grupo de estudiantes a la localidad de Salt (Girona) para entrevistarnos con una educadora social que trabajaba en el ámbito escolar. Sus dos ramas especificas de trabajo en esa escuela estaban muy delimitadas: Prevención del absentismo escolar y convivencia en el centro. El absentismo escolar es una lacra del sistema educativo. Según esta educadora se combate con muchas horas de diálogo entre la familia y la escuela….quién hace de puente entre la escuela y la familia es precisamente el educador social, por tanto, el trabajo constante que se realiza con la familia para controlar que el menor acuda a sus clases es del educador….quién mejor que él para realizar esta tarea? No se trata sólo de controlar quien va a clase y quien no…detrás hay un trabajo más extenso…Además quién tiene el trato directo y cercano con el alumno es el educador…por tanto, para establecer puentes y diálogos de por qué ese alumno no va a clase quién mejor puede delimitarlo es el educador…
    Seguimos!!!
    Gracias.
    Meritxell Pascual

  35. Hola estoy de acuerdo con todos vosotros en que no tener las funciones bien delimitadas puede resultar un problema para el educador social, el resto de docentes puede ver la entrada del educador social como una amenaza a su espacio. También al no tener bien delimitadas las funciones se puede llegar a pensar que se le tienen que atribuir las funciones que nadie quiere o le apetece hacer, tratar con los niños problematicos por ejemplo, pero esto no es así, el educador social puede aportar todo su conociemiento a la escuela tratando así de abordar todas los ambitos que influyen en los niños, família, entorno, professores, etc y poder hacer una intervención integral.

  36. Hola,

    En cuánto a lo que dice Rachid «No estoy hablando de si nos gusta o no, sino de que realmente es así», estoy totalmente de acuerdo con él, si trabajamos dentro de la institución, siendo conscientes tal y como funciona actualmente, tenemos que asumir que somos una herramienta más de este sistema para ejercer su control sobre las familias, controlando asistencias y demás aspectos. Lo que no me parece bien es que desde la institución se delegue ese papel policial al educador, por lo tanto trabajaría como dicen l@s compañer@s, desde otras perspectivas, citando a Júlia creo que es muy importante el papel de los ES porque «pueden ser transformadas por el educador/a social, pudiendo aportar acciones que además de suponer un crecimiento personal y educativo para el joven, genere a su vez acciones socioculturales y educativas.»
    Después de la lectura del artículo y el debate, es cierto que necesitamos que se definan las funciones del ES, pero a veces creo que se da una situación curiosa, por una parte las administraciones no saben que papel dar a este perfil profesional y algunas veces se delegan responsabilidades que está claro que no son propias del ES, junto al discurso de que el ES puede hacer multitud de cosas, dar una atención global etc… y por la otra parte algunos educadores en su día a día se niegan a hacer trabajos que no se ciñan a su perfil (con la excusa de que hay que plantarse para definir nuestras funciones etc..). Ésta actitud no és tambien poco colaboradora o cooperativa? En el sentido de que por ejemplo, los profesores se quejan de que tienen que ir de colónias con los niños, yo pienso que si eres profesor es algo que no te tendría que molestar aunque lo que vayas a hacer allí no se ciña a tu perfil profesional. No puede pasar lo mismo con los ES? Ese afán de definir nuestras funciones podría de alguna manera limitar nuestra acción educativa y los campos de actuación?
    Tampoco quiero que quede la idea, de que pienso que el ES sirve para todo y va a salvar el mundo, pero lo del transporte escolar no lo veo mal, a través del acompañamiento en el recorrido al centro, el ES puede ser positivo. Lo mismo digo del tema de «las clases de apoyo», también creo que puede ser positivo que en una aula trabajen de forma coordinada un profesor y un ES.

  37. Hola,

    como otros compañeros yo también soy estudiante universitario. Ante todo quería agradecerte la oportunidad que nos ofreces al compartir tus opiniones y sensaciones, ya que vuestra particularidad y experiencia facilitan el conocimiento de todos los que cursamos los estudios de grado de Educación Social.
    Me gustaría poder hacer referencia a algunas afirmaciones que haces, y así te cito para ponerte en contexto y preguntarte después. Me baso en tu afirmación: «el hecho de no tener “docencia directa”, posibilita que el o la educadora tenga una mayor flexibilidad para coordinarse y colaborar con los diferentes sectores y ofrece la posibilidad de brindar una atención más individualizada, mejorando el clima de convivencia entre la comunidad educativa».

    Ahora bien, ¿no crees que conceptos como el consumo de drogas o la importancia del ejercicio de la ciudadanía que no se transmiten en los currículums académicos de los centros escolares, son un área donde la docencia directa del educador/a social podría aportar nuevas vías en el desarrollo integral de los alumnos, fin básico de la educación?

    A parte, ¿hablas de la necesidad de que el educador social no quede estigmatizado a un cierto colectivo en concreto, pero esta vía de actuación segregacionista no hace eso mismo en los alumnos que acudirían al educador social en busca de soluciones?

    Creo que esta línea de no participación docente, como ha sido presente la figura del psicólogo, puede crear mucha resistencia a presentarse ante el educador social. ¿No crees que se respondería un poco a la lógica neohiginiesta de control social, donde se hacen perfiles poblacionales y dónde se separa para después juntar?

    Vuelvo a reiterarme en mi agradecimiento por tus impresiones.

    Muchas gracias

  38. Hola.
    Soy estudiante de educación social en Barcelona, me he leído tu artículo de opinión para un trabajo que estamos llevando a cabo sobre la educación social en las escuelas y me gustaría decir que mi opinión coincide con la tuya, tal vez hay puntos que sería bueno que explicaran mejor para poder ser claros y consisos y no llevar a dudas y confusiones con otros profesionales del campo de la educación.
    Yo como titulada en Animación sociocultural, y desde la experiencia que tengo en este campo, al ser unos estudios tampoco bien definidos y estipulados, te encuentras que en muchos lugar no saben bien en qué puesto de trabajo ponerte o qué tareas darte y no me gustaría que pasara lo mismo con los educadores sociales en la escuela.

    En cuanto a tu pregunta final, me gustaría dar mi punto de vista:
    ¿Cómo integrarse en el centro educativo sin que se le estigmatice o se le identifique con un colectivo u otro? Es decir ¿Cómo ser un puente equidistante entre las diferentes orillas de la comunidad educativa?
    Creo que es un trabajo muy difícil y complicado, pero al igual que un profesor debe saber hasta qué punto puede dar de sí mismo y cuándo debe ser profesional, un educador social, para poder trabajar en la escuela, debe tener muy claro cuáles son sus tareas y ayudar al resto de docentes a entender cuál es su figura, para que el trabajo a realizar sea correcta y productiva.
    Entiendo que es una tarea complicada y difícil, pero también es una figura nueva que tiene de buscar su sitio en centro escolares con muchos años atrás y que por lo tanto creo que sera un trabajo duro y cargante, pero que todo educador social estaría encantado de hacer.

    Muchas gracias por ese articulo tan interesante y permitir dar nuestra opinión.

  39. Hola a tots,

    Jo també soc estudiant d’educació social a la UOC i m’agradaria compartir amb voslatres la meva visió sobre la necessitat de definició de les funcions de l’educador social dins de l’àmbit escolar.
    Primer de tot dir que el sistema escolar és complex en funcions i competències i que la inclusió de l’educador social en aquest context ha generat una indefinició i dispersió de les seves funcions degut a una absència de regulació general envers aquestes. Així, ens trobem que cada educador s’ha vist abocat a delimitar la seva tasca professional en base als àmbits d’actuació, als encàrrecs i a les possibilitas de cada centre, per tal de no caure en la improvització. Això comporta que molts cops aquest professional s’empri com a recurs de substitució o reforç, que es faci càrrec dels àmbits més problemàtics de l’escola, és a dir, com un recurs d’urgència o tal com diu l’article, de control.
    És per això que veig necessari que des de l’administració educativa es concreti i es doni coherència a les funcions del educadors socials, per tal que responguin millor a la seva formació i possibilitats professionals, però no des d’un marc normatiu rígid sinó des d’una legislació que fomenti un marc normatiu flexible i obert on cada educador pugui experimentar, construir i implementar el seu propì desenvolupament professional. Cal que l’educador social tingui una presencia normalitzada en l’àmbit escolar com un docent més reconegut i integrat en les actuacions de la resta del personal docent del centre.

    Inma

  40. Después de leer más o menos todos los comentarios, i seguir el hilo del debate, quiero y me propongo a dejar si mas no mi punto de vista sobre la tematica.
    Considero, que la función del educador social dentro del contexto de la escuela es muy diversa. Es decir, las demandas que se plantean son muy heterogenias. Es por este motivo, i creo que el educador social normalmente, es el que facililita ho tendria que facilitar la comunicación entre las dos partes, y el que deberia de contextualizar los hechos entre las dos partes implicadas, y ofrecer un abanico de posibilidades, si conviene, para abordar las dificultades.

    Considero que es por causa de la diversidad de las problematicas que pueden desde el ambito escolar, el educador puede trabajar con los maestros, padres y madres, monitores de comedor, monitores de transporte, veladores, psicologos… . El educador tiene que tener la ventaja de disponer de la informacion y de tener relación con la familia y escuela, sin estar directamente implicado en la problematica planteada, por lo que hace la función de puente entre los miembros de la familia y la comunidad escolar.

  41. Hola,

    Me llamo Gemma y soy estudiante de Educación Social en la UOC .

    Cuando haces referencia a » quiero señalar el reto que en mi opinión, es el más complicado al que el educador o educadora ubicada en un centro educativo deberá hacer frente; ¿Cómo integrarse en el centro educativo sin que se le estigmatice o se le identifique con un colectivo u otro? Es decir ¿Cómo ser un puente equidistante entre las diferentes orillas de la comunidad educativa?»

    Considero que una de las problemáticas que puede existir de la figura del educador social en la escuela, es que sólo se le atribuyan sujetos en situaciones en riesgo de exclusión social, dejándolo al margen de la prevención de los otros sujetos de la escuela. Ésto creo que es un factor clave para la estigmatización de los educadores sociales como «cuidadores» que comentas en tu blog, ya que creo que al ser agentes educativos mediadores, deberían de poder trabajar en la detección de alumnos con riesgo de exclusión social i trabajar también en el ámbito de la prevención, no solamente en la parte de mediación y resolución de conflictos y situaciones problemáticas.

    ¿ Qué funciones crees que se le pueden atribuir al educador social en la escuela para combatir con la estigmatización que has comentado?

    Muchas gracias.

    Atentamente,

    Gemma Anelli

  42. Buenas tardes!

    Respecto al tema que estais tratando, si el educadors social en la escuela debería o no ser una figura de control y como algúnos lo poneis como inebitable, creo que el problema principal és que se conciba que en la escuela deba haber control como ejercicio natural de trabajo, es decir, que uno de los trabajos de cualquiera de los professionales del centro sea controlar. Es evidente que en toda organización o institución hay unas normas y se deberá potenciar el que se cumplan pero no considero que ninguna de las figuras educativas de la escuela deban tener esta como una tarea preconcebida y establecida. Que se plantee este problema demuestra que la escuela aún és una institución demasiado estrícta y cerrada y que sus métodos son de traspaso de conocimientos sin mas.

    Por lo que respecta al educador, estoy deacuerdo, pues, que no debería ser una figura de control y me llama la antención el último apartado del artículo en el blog, que establece como qüestión primordial decidir que papel juega el educador en la escuela, pues me demuestra cuanto trabajo nos queda aún por hacer para que el educador social forme parte de la escuela como un professional con espacio própio y que los problemas de los que hablemos por aquí sean sobre como tratar temas concretos con los alumnos, padres y no como se tiene que acomodar el professional a la institución.

    Un saludo!

  43. Hola a todos,

    Yo también soy estudiante del grado de educación social y me gustaria aportar mis ideas en el debate que a ido surgiendo, que tengo que decir que ha sido muy interesante.
    En primer lugar, ver que hay una opinión favorable a que la figura del educador social es muy imortante debido a las diferentes necesidades que existen hoy en el sistema educativo. Estoy totalmente de acuerdo que la administracón tiene que facilitar la entrada de los educadores sociales ya que seguramnete en muchas ocasiones puede aportar una mirada diferente i inovadora delante de caulquier problema que pueda surgir. Como ha resaltado una compañera es necesario que las intervenciones de los educadores no queden encorsetadas dentro de un sistema rígido que no permita a las profesionales poder ofrecer alternativas a las ya existentes.
    Por otro lado es evidente que existe una complejidad en lo que atareas del educador social se refiere y que dependerá de cada centro determinar cuales són las vias a desarrollar i què puntos débiles se tienen que mejorar. si bien está claro que tiene que haber un camino en común no seria lógico querer que en todos los centros se actuara de la misma forma ya que en cada sitio hay unas características que los hace diferentes y como consecuencia necesitan de la creatividad y trabajo del educador amoldarse a dichas caracteristícas.

    Olga Montsant

  44. Desde hace algún tiempo, mucho antes de comenzar con el grado de educación social, ya venía pensando y reflexionando sobre la importancia de la figura del educador social en los colegios e institutos, creo que este perfil profesional es necesario en las comunidades educativas de las que estamos hablando.
    Tal y como comentaba Noel por el foro es clave esta figura para mediar y construir puentes entre docentes, familias y entorno. El educador social está preparado para aplicar herramientas que otros profesionales del contexto del que estamos hablando no disponen, todo ello sin generalizar y ofender a los docentes, ya que hay profesores con muy buenos recursos y herramientas suficientes para aplicar y hacer una labor espectacular, pero sigo insistiendo en la importancia del perfil del educador social en este contexto, creo que es una figura crucial que ayudaría a solventar muchos de los problemas que surgen en estos ámbitos y que en algunas ocasiones quedan sin resolver.
    Por otro lado, también estoy de acuerdo con Iris con respecto al tema de la flexibilidad en las funciones a desempeñar, ya que también parto del pensamiento de que todo depende de las necesidades que vayan surgiendo en el centro. No obstante también soy partidaria de que deberían aclararse nuestras funciones como educador@s sociales, aunque ello no quite que tengamos que ir improvisando continuamente debido a los distintos acontecimientos que se van desarrollando en estos contextos.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.