Autor Iñigo

junio 1, 2007

Torre verticalLos y las educadoras sociales habitan dentro de asociaciones, fundaciones, cooperativas… todas ellas bajo el sello “sin ánimo de lucro”. A parte de este aspecto, del que podemos hablar largo y tendido, hay otras señas de identidad de las que suelen “presumir” dichas entidades. Sirva como ejemplo, la horizontalidad, es decir, que la forma de decisión se acerca más al consenso y es más participativa que en una empresa al uso, dónde el empleado no tiene poder de decisión o siquiera opinión. Vamos, como se suele decir; ni voz, ni voto.

En este sentido, por lo menos en mi caso, a las diferentes coordinadoras, se les llenaba la boca con un discurso conciliador, defensor del trabajador como algo prioritario y como un agente decisorio, más en cuanto que es el mayor conocedor de su propia realidad.

Dicho esto, parecía quedar claro que tendríamos un peso importante en las decisiones, sobre todo en lo más cercano, en lo que se relacione con el propio trabajo, aunque fuera con la supervisión y/o asesoramiento de la responsable.

Al recordar estas palabras, uno no puede por menos que esbozar una sonrisa amarga, porque tras esta fachada de atractivas letras, se esconde una realidad con eternos matices que nos devuelve con un portazo al mundo de la vigilia. Despiertos ya, tras caminar en nuestro día a día, descubrimos de inicio que los proyectos en los que vamos a trabajar están predefinidos por otros agentes, lejanos a ese mundo, y no por los propios protagonistas. Es cierto que conocen la realidad de primera mano, pero no forman parte de la misma. Siendo así, nos encontramos con limitaciones de partida, que va a ser difícil que podamos reformar adaptándolas a nuestro trabajo real.

Después de estos inicios de incertidumbre, incluso de frustración, al no poder llevar a cabo un proyecto tal y como se refleja en el papel, no se pueden meter los brazos en una camisa sin mangas, no podemos inventar una realidad que se adapte a nuestro proyecto y en nuestro afán por conseguirlo, cual puente que se estira hasta el límite, corremos el riesgo de rompernos, y todo, sin poder decidir.

Si superamos esta fase de inestabilidad y nos damos cuenta de que el fallo es en gran parte de base y pedimos que se reforme el proyecto, nos encontraremos con innumerables trabas. Por un lado, de las instituciones, que nos piden cumplimentar unos indicadores que debemos cubrir de forma solvente para que nuestro proyecto sobreviva y por otro lado, con la aparente dificultad por parte de nuestra entidad de cambiar y adaptar el proyecto.

¿Dónde quedan las palabras? ¿Dónde queda el “tu opinión cuenta”?

Al final, este es sólo un ejemplo de pequeñas cosas que nos pasan todos los días, pero que a mí me producen un profundo escozor. Tan es así, que llega un momento en el que no puedo continuar siendo insensible y veo nítida la realidad de que tras esa máscara de horizontalidad hay una vertical torre que pesa sobre nuestras espaldas, una torre cínica y falsa que se esconde parapetada por un biombo horizontal. Y ahora, mientras escribo, me doy cuenta de que las letras, las palabras, se escriben de forma horizontal, pero lamentablemente las palabras, las letras que mi coordinadora me dijo, me dice y me dirá se escriben en….
V
e
r
t
i
c
a
l

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Majestuoso Iñigo…Sin palabras al escuchar de viva a voz una realidad emergente en muchas realidades. me llegan ecos universitarios de estra discusion al que le pusimos el apelativo de «aureola educativa» o «Filosofia pedagogica»: Te enseñan que en la historia de la pedagogia, la teoria critica, o la pedagogia liberal..son la panacea del interaccionismo, de la comunicación horizontal, del acuerdo y consenso en las tomas de decisión y participacíón…Cuando trabajas unn tiempo, lo ves a la primera y acatas esas directrices dentro de un orden establecido…siempre soñando que eso con el tiempo tu..podras cambiarlo y adaptarlo a unos ideales que crees perduraran en el tiempo, por encima de quien diriga las entidades, subvencionen los proyectos y tal y cual..
    En fin….Seguiremos soñando, porque quizas soñando nos creemos mas importantes que viviendo.
    Un desesperado optimista

  2. Yo no se, si como tu dices, debemos dejar la esperanza en el mundo de los sueños, Asier. En mi opinión y en mi acción, tengo la idea de agotar todos los cauces posibles. Por eso, mi empecinamiento en ser cofundador de B-Side y en buscar mi propio camino. ¿quizás así encuentre, aunque sólo sea un trocito de lo que sueño?

  3. Claro que si Iñigo…es un buen camino, que aunque se inicio en un sueño, podra hacerse realidad..

    Ahora toca lo mas dificl:

    Dos Quijotes de la pedagogia social contra los Molinos (Agintzari, Emankor, Berriztu, Urgatzi, Etorkintza, Cruz Roja, Ortzadar……).

    Contad con Sancho Panza cuando querais.

  4. Qué razón tienes compañero Iñigo, cómo nos vendieron la moto algunos profesor@s en la universidad. El problema es que al frente de las «asociaciones de educadores» no hay educadores, sino gente para lavar dinero ganado en otro lado o simplemente para ganar dinero.
    Recuerdo una limina que me pusieron hace no mucho hablando sobre «el equipo» «las decisiones consensuadas», etc. en la que aparecía una estructura jerárquica piramidal y el nombre de educadores estaba en la base, y yo pensando «pero que me estás contando. Si hemos llegado hasta aquí es porque tenemos un mínimo de inteligencia». Hasta un niño se daría cuenta de la diferencia entre lo que te estaban diciendo y lo que te estaban enseñando en aquella filmina.
    Un saludo compañeros, me parece muy buena inicitativa vuestro educablog, es una buena manera de estar conectados y enriquecernos. Seguiremos en contacto y en la brecha porque las batallas no se ganan con generales. Josu Ortega.

  5. Desde luego, la lucha es a un nivel macrosocial pero desde lo micro, desde cada uno de los profesionales, y es ahí dónde todos y todas tenemos una responsabilidad.

    Por cierto, bienvenido Josu, a esta tu casa, es un placer contar con tus opiniones.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.