Autor Iñigo

junio 13, 2007

Construyendo PuentesNo es la primera vez que hablamos de la soledad del educador, ni será la última. Por eso mismo, creo de vital importancia el hecho de que reflexionemos y actuemos teniendo en cuenta lo que os voy a contar.

En muchos casos los y las educadoras sociales trabajamos en soledad, así por ejemplo, en mi entidad, cada educador lleva diferentes municipios y salvo en un caso donde forman un mini equipo de tres personas, los demás estamos solos. En este sentido, la inercia del día a día, nos absorbe y tendemos a vivir en nuestra burbuja, sacando el trabajo adelante, con nuestros retos, con nuestros problemas, con nuestras realidades. Yo me encargo de llevar a cabo las funciones que se me han encomendado y ese es mi único objetivo. Lo que ocurra fuera de mi burbuja laboral, no es de mi incumbencia, ya bastante tengo con lo mío.

Quizá suene un poco exagerado, pero a mi juicio, no ando muy desencaminado de cómo es la realidad. En una sociedad donde prima el individualismo, donde lo importante es el “tener” y no el “ser”, es normal que no tengamos una visión más global e imbuidos por ese individualismo, esa mayor importancia del ser individual frente al colectivo, nos encontremos frente a un espejo y no frente a un cristal que nos deje ver el exterior.

En esta sociedad no se lleva el trabajo en equipo, es incómodo, choca con los intereses propios, nos aleja de nuestros objetivos, nos diluye en una realidad más amplia, nos quita protagonismo…y más aún. Aunque de facto se trabaje en equipo, muchas veces es de forma forzada, en una relación tensa, en la que siguen primando los intereses individuales, siendo las personas que ostentan más poder las que se llevan el gato al agua, por tanto ya sabéis a quién le toca “pringar”.

Analizando este hecho, me doy cuenta de que el individualismo, no siendo bueno para ningún profesional, lo es aún menos para el o la educadora social, haciéndola más débil que el resto, debido al endeble apuntalamiento de nuestra profesión.

Cuando hablo de trabajar en equipo no sólo me refiero a un equipo interdisciplinar, sino también y sobre todo a un equipo de educadores y educadoras que trabajen unidos, bajo una misma identidad, bajo un mismo tejado que nos proteja y nos una.

Este trabajo en común, empieza en cada entidad, en cada asociación, en cada fundación. Pero, no se acaba ahí. Hemos de tender puentes entre todas esas islitas en las que trabajamos para crear una red de educadoras y educadores que nos haga fuertes, que nos haga protagonistas, que nos dé una identidad sentida y que sea nuestro faro frente a la oscuridad del individualismo.

Ésta es una de las razones por las que creamos este blog, como pequeño puente entre esos mundos, como engranaje de realidades, como un espacio de comunicación. Porque es ahí precisamente, en la comunicación, donde reside el antídoto frente al individualismo y, más allá, en la acción, en este espacio que os brindamos o en cualquier otro donde los y las educadores seamos protagonistas.

Somos educadores/as y hacemos como educadores/as o un@ para tod@s y tod@s para un@ , si lo preferís.

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Y esta es una gran iniciativa para construir esos puentes. Ahora que trabajo en el área de Educación para el Desarrollo de una ONGD he descubierto «sinergias» muy interesantes con otras ONGD’s que trabajan en la misma línea. Espacios de encuentro, reflexión y acción colectiva. Sin embargo, desde mi experiencia como educador en centros de menores no viví espacios parecidos de diálogo entre las instituciones y personas que trabajan en diferentes centros.
    Quizás en estos ámbitos las organizaciones se ven con desconfianza y competencia y por eso no se crean estos espacios. Sería entonces labor de los/as educadores/as, alejados/as del juego político-económico de las subvenciones y la subcontratación de servicios sociales, la de sacar adelante estas iniciativas.
    Creo, además, que somos uno de los colectivos profesionales con más herramientas metodológicas para generar redes, puesto que en muchas ocasiones es este nuestro propio trabajo.
    Bueno, un saludo a todos los educabloggers, sigamos construyendo puentes.

  2. No podría estar más de acuerdo contigo, pero como acertadamente señalas debemos desmarcarnos del mundo individual y de reglas de razón económica, competitividad, subvenciones…etc.
    Tenemos que tomar conciencia de colectivo y en este camino es vital generar redes de comunicación que nos hagan fuertes. Incomunicados, solos ¿a dónde vamos?

  3. Tras leer tus dos comentarios sobre la soledad, no puedo evitar escribirte unas lineas.
    Considero que la entidad en la que trabajas (salvando el desconocimiento de cual es y su situación) debería daros soporte técnico y de atención personal.
    La entidad que tengo el honor de gestionar (junto a otro/as compañero/as) no nos permitimos que ningún profesional se encuentre solo y para ello creamos una estructura de apoyo, tanto desde el nivel técnico como desde el personal-profesional.
    La premisa de calidad y competencia del trabajo se entiende desde el apoyo incondicional y profesional de todos/as las profesionales que intervienen, sea cual sea su misión y el organigrama que lo compone… desde lo individual al equipo más complejo.
    Apoyo técnico y apoyo emocional (a través de la Supervisión de Profesionales) como bases que en todo proyecto o servicio defendemos e incluimos a la hora de gestionar ( lo incluimos en los contratos con las entidades a las que damos servicio).
    En el mundo de la intervención social la herramienta, la maquinaria a cuidar es el profesional… si este no está atendido, «engrasado», a medio plazo se rompe, quiebra y eso no es de recibo….
    Creo que debería ser una demanda básica como profesional… la soledad, la sensación de abandono, la desmotivación se puede soportar un cierto tiempo, pero es como el agua que se filtra y al final se te cae el techo encima de la cabeza….. además que culpa tienen nuestros (clientes) usuarios que son los primeros que notan el olor a humedad…. como motiva el desmotivado.

    Animoy un saludo.

  4. Gracias, me alegra que haya entidades que partan de esas premisas y que cuiden su materia prima, que como bien dices, son los profesionales. Seguid por ese camino.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.