Autor Iñigo

septiembre 4, 2007

Botellón¡Uuppppsss! En plenas fiestas, a las dos y cuarto de la madrugada, mientras degusto un “exquisito” katxi de kalimotxo, una voz, un grito ¡Eh, drogas! Me estremece, casi me atraganto, toso, toso, me doy la vuelta.

Ante mí, un par de jóvenes con sus cubatas en la mano. Me quedo blanco, respiro hondo y me recompongo un tanto.

Empiezan a hablar ellos.

-¿Qué tal? ¿cómo tú por aquí?
-Dando una vuelta ¿Qué tal andáis?
-Bien, llevamos ya unas cuantas rondas…, hemos venido a pasar el rato y a ver si cae algo.
-Hombre, si seguís a este ritmo, no sé yo si vais a estar para mucho ligue…
-Ya se verá, ¿Quieres algo?, te invitamos
-No gracias, ya tengo suficiente
-Venga tío, para una vez que te vemos beber algo que no es una coca-cola, déjanos invitarte.
-Tranquilos, que todavía no he terminado, y yo voy tranquilo, a mi ritmo. Oye, y ¿dónde anda “Pepito”?
-Se ha quedado en casa…

Fue algo así. La verdad es que uno no está preparado para encontrárselos fuera de su contexto de trabajo. Por un lado, se hace un poco extraño. Es como si fuera de ese contexto no pudieran existir, como si dos mundos paralelos se mezclasen. Tú estás en tu espacio, en tu vida, con tus amigos, novia, etc…, y resulta un poco violento. Por lo menos en primera instancia. Después, poco a poco te sientes cómodo y despierta en tí el alma educativa (que siempre está ahí)

Tras despedirte de ellos, incluso te sientes bien, agradecido y orgulloso de que te vayan a saludar, que sea importante para ellos el encontrarse contigo. Curiosa dualidad: por un lado, incómodo por el descoloque y por otro, agradecido por el reconocimiento.

¿Os habéis visto en situaciones parecidas?, ¿trabajáis en vuestro pueblo?, ¿cómo lo lleváis?

Yo, por mi parte, seguiré apurando mi kalimotxo con la “tranquilidad” de saber que volveré a encontrármelos. Naturalidad ante todo.

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Muy buena Tote…

    A mí me pasó algo parecido cuando era entrenador de baloncesto escolar. Las primeras veces que me encontraba a las 3 y 4 de la mañana a chavalillas que aababa de entrenar pocos años antes…ahí ví lo mayor que me estaba haciendo!

    Pero en un Gazteleku que trabajé ya me pasaba.

    Una de las veces, tuve una cena de baloncesto, del equipo de chicas senior que entrenaba. Allí me costó un poco, ya que algunas de las chicas eran jovencillas, juveniles (17 años) y otras ya adultas.

    En una de las cenas se vino el novio de una, que había estado conmigo en el Gazteleku, y que se piló una buena tajada…pero a mí se me hizo raro beber vino en la cena, y luego algún cubata.

  2. Es lo que tiene, pero al final nadie se asusta, la cuestión es no vender humo, no vender cosas que no creemos y que no practicamos.
    Ese Urko, veo que te estás animando a escribir.
    En el educablog tod@s tenemos cosas interesantes que contar.

  3. jeje cuánto me ha gustado este post y me he reido.
    Si, a mi me ha pasado, con el agravante, que soy educadora en drogodependencias.
    Alguna vez he visto a alguno de mis xavales fuera del cotnexto de trabajo….y tb me ha entrado la vena educativa jeje
    yo, con mi cerveza en la mano…en un pub…queriendo escapar…..pero bueno, normalizando…y adelante!

    la semana pasada, saliendo del super con un `pack de cerveza tb vi a otro de mis xicos….creo que esta vez no vieron lo k habia en mi bolsa….me sento algo incomoda, aunke no hay motivo :S

    cosas de educadores…

    que paseis buen domingo!!!

  4. jeje cuánto me ha gustado este post y me he reido.
    Si, a mi me ha pasado, con el agravante, que soy educadora en drogodependencias.
    Alguna vez he visto a alguno de mis xavales fuera del cotnexto de trabajo….y tb me ha entrado la vena educativa jeje
    yo, con mi cerveza en la mano…en un pub…queriendo escapar…..pero bueno, normalizando…y adelante!

    la semana pasada, saliendo del super con un `pack de cerveza tb vi a otro de mis xicos….creo que esta vez no vieron lo k habia en mi bolsa….me sentí algo incomoda, aunke no hay motivo :S

    cosas de educadores…

    que paseis buen domingo!!!

  5. Pues si os cuento, lo sucedido en el plano afectivo-sexual ocurrido en una ONG colombiana, entre educadora-usuario…es de Tomate, Tomate. Pero eso es otra historia.

    2 veces me ha pasado:

    La primera y muy repetida en el tiempo (pues ya se han hecho mayores y rondan los 22 años) fue muy comica y con un trato exquisito de compartir algo mas que actividades socio-educativas; nos vacilabamos, nos reiamos..pero desde el respeto.

    La segunda, fue cubatas en mano a las 6 de la mañana con otro «ahijado», en plena plaza centrica de Fiestas de Bilbao . El muy sereno, muy tranquilo, vino a saludarme..le impuse hasta algo de miedo, o demasiado respeto, y no queria hablar ni intercambiar dialogo. Creo que se asusto mas el que yo…quien por cierto guarde las formas (no los coloretes mañaneros) como pude….

    Salud2

  6. Vaya !!!! Las situaciones se repiten!
    Lo peor de todo esto es trabajar en y para la fiesta : conciertos, fiestas mayores, eventos de toda índole que se suceden a partir de las 00:00h. La cara de póquer que se te pone cuando tienes que calmar follones, seducir a los polis municipales para que acudan al evento y no vayan en dirección contraria, hacer cumplir ordenanzas cívicas a tus propios compañeros de jolgorio…..
    Y cuando crees que está todo controlado y te tomas la bebida sin alcohol pertienente viene el momento de más trajín.Son las cinco de la mañana Comienza la caza de toda criatura felina.Las» gruppys» se quitan todo lo que llevan puesto ya que el grupo estrella de esa noche baja del escenario para tomarse algo… Los pasados de rosca sacan las redes de pesca de arrastre en una última intentona…
    Esto daría para una asignatura de la sociología de la nocturnidad….

  7. Que bueno ¡¡¡

    ¿¿ Y ademas desde dentro de la propia fiesta, verdad dinamizadora socio-cultural favorita ???

    PD: La pesca es un deporte bellisimo y muy pacifico. Con redes o caña, que mas da, no???

  8. Pues si que tiene que ser complicado Montse, si es que seguro que tenéis mil anécdotas que contar.
    Un saludo y anímate a ir preparando dicha asignatura y cuéntame entre tus alumnos.

  9. Pues sí. Esto daría para explicar historias de las Mil y una noche con final feliz y no tan feliz. Sin ir más lejos este fin de semana, le han partido la mandíbula a un compañero de trabajo (técnico de sonido) en el concierto que estaba haciendo bolo. Se me encoje el corazón cuando veo actitudes violentas de matones «enclambuterados» sin pizca de razonamiento. Y lo peor de todo es el coleguismo que existe de algunos polis con esos payos.Evidentemente, este caso acaba con denúncia y con una operación de urgencia de la mandíbula. Pero hace temer por el físico de cualquiera…
    Ah! Asier, estoy contigo. La pesca es un deporte bellisimo y mantiene la agilidad y habilidad mental de la especie humana…
    Tote, iré preparando la asignatura… La cosa da mucho de sí…

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.