Autor Iñigo

December 20, 2007

¡Mamá, quiero ser Educador!¡Qué cabreo cogieron cuando les dije que quería ser educador! Sobre todo mi padre, que intentó reprimirse en un primer momento, pero no pudo evitar que saliesen de su boca palabras ininteligibles encadenadas con diversos y profundos bufidos.

Por supuesto, esto sólo fue un preludio de lo que aconteció a continuación. Así, estalló en cólera, recriminándome lo que había luchado por mí, las que tenía que haber pasado para que yo estudiase, que no sabía como se lo agradecía así, estudiando una carrera que ni se sabía para que valía, con la que no podría ganarme la vida, ¿de qué iba a vivir?, me decía. Mientras tanto, mi madre callaba, agazapada, sin apoyar a mi padre pero con expresión de aprobación en su rostro.

Yo sabía que mi padre siempre había querido que yo fuese ingeniero, que un hijo suyo fuese ingeniero. Él admiraba y odiaba al mismo tiempo a los que toda su vida le miraron por encima del hombro y le hubiese gustado que yo hubiese pertenecido a ese grupo, quizá un poco para desquitarse. Y claro, yo le venía con lo de la educación social, algo que no comprendía, que le sonaba a chino, que en nada se parecía ni de lejos a lo que a él le hubiese gustado. Desde luego, era comprensible su enfado, pero yo no me veía trabajando de ingeniero, nunca me ha gustado trabajar con números, planos, vamos con cosas inertes. A mí lo que me va es trabajar con personas, siempre ha sido lo que más vivo me ha hecho sentir y no quería iniciar un camino que me alejase de ese mundo y más pensando en el tiempo que dedicamos en nuestra vida a trabajar.

Más tarde, vino mi madre a hablar conmigo en un tono más conciliador, pero también un tanto temerosa y desconfiada con respecto a mi opción. ¿Y a qué dices que se dedican?, me preguntaba y yo, más o menos, con mis pocos conocimientos de entonces, le respondía como podía, pero eso sí con un sentimiento, con una palpitación, si queréis algo camicace, de que ése era mi camino.

Mi madre, aunque no muy convencida, me dijo que me informara bien y viese las posibles salidas, que si estaba seguro me apoyaría y que ya hablaría con mi padre.

El tiempo fue pasando y no cejé en mi empeño. La postura de mi padre se fue flexibilizando aunque, de cuando en cuando, me soltaba alguna indirecta nada tangencial.

En definitiva, no tuve mucho apoyo en el preámbulo de mi iniciación como educador social, más aún pensando que, por entonces, la valoración de esta profesión era muy precaria.

Siendo así, ahora me hallo ante vosotr@s sin arrepentimiento y con mi mochila llena de experiencias que hablan de quién soy. A pesar de las flaquezas, sigo pateando, paso a paso, y me alegro de mi decisión, ¿pude tomar otra?

Dedicado a tod@s aquell@s que un día apostaron, que hoy apuestan y que apostarán por la educación social.

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Me siento muy identificado con la entrada de hoy.

    Me has hecho recordar el día en el que yo se lo dije a mis padres.

    Mi padre tomó la misma postura que el tuyo,él quería que su hijo siguiera sus pasos, ser médico, pero yo,yo no quisé eso.

    Puedo decir que a día de hoy mi padre todavia no sabe muy bien lo que estudio, pero en parte lo entiendo, se ha pasado la vida diciéndome que fuera como él, que fuera un gran médico.

    un día estando con él en el coche y habiendome preguntado una vez mas enque consiste mis estudios me dijo. “bueno, sea cual sea tu profesión y hagas lo que hagas debes de ser el mejor en tu campo”

    Estoy satisfecho de cual va a ser mi futuro, y sé que mis padres, aunque no sea lo que ellos querían, también lo estan.

    Tu experiencia,Tote, es muy parecida a la mia, y la verdad creo, que estas y esoty en el buen camino.

    Un saludo!

  2. Dejadme que ponga “el otro lado”, ¿sí?….
    Los padres vemos en los hijos además de nuestro tesoro más valioso… la inversión que hicimos (es una manera de hablar, espero que me entendais).

    Os hemos estudiado, analizado, medido, pesado, sopesado, vuelto a remirar… desde que nacisteis. Conocemos vuestras capacidades y potencias. Sabemos mejor que nadie de qué pié falláis y dónde nadie podría adelantaros….
    y vamos soñando, despacito, en que un día queráis llegar donde nosotros no llegamos. Es humano.
    Pero llega el día en que aquel o aquellos de quienes tenías tus propias (y egoistas) teorías y proyectos bien trazados en tu canal de los deseos… y dice que quiere hacer LO IMPENSADO.

    Y cuesta.
    Cuesta abandonar los propios sueños y embarcarse en los del protagonista. Pero cuesta sólo un instante (o días o meses…) hasta darte cuenta de que lo esencial es que tu hijo SEA FELIZ en la profesión que elija. Que será la suya, de él o de ella, y que tú ya tuviste un día esa elección.

    Los padres y madres, más allá de nuestra pequeñez y circunstacial falta de entendederas…. adoramos a nuestros hijos. Nos dejaríamos matar por ellos.

    ¡¡¡Así que menos protestar y a SACAR DIECES Y ONCES!!! ¡no hay más que hablar! ¡Ea!

    (Y Feliz Navidad, que no lo había dicho aún)

    Besossssssssss,

    it

  3. Hola
    Me llamo Ana, soy estudiante de educación social, y en mi caso, son mis hijos los que me preguntan que para que sirve lo que estudio,
    si voy a dejar de trabajar en la oficina… etc etc
    Cada día me entusiasma más esto de estudiar Educación Social (“la gran desconocida”).
    Me encanta ver el entusiasmo en la gente que empieza, porque creo que es una profesión que necesita sobre todo gente entusiasta, trabajadora, luchadora, incansable en definitiva.
    Si alguno o alguna Educador o Educadora Social tiene un poco de tiempo para dedicarme, me gustaría haceros una entrevista y de paso que aprendo cosas, me servirá para mi trabajo de Didáctica General, que trata de hacerle una entrevista a un Educador, Educadora Social y no conozco a ninguno y, no querría hacer la entrevista a una Trabajadora Social que conozco, pero que preferiría hacersela a un Educador Educadora Social mi e-mail sandrine3852(ARROBA)hotmail.com
    Gracias y
    Feliz Navidad

  4. Seguramente, esta situación se repite día a día en muchos hogares con más o menos matices. Me resulta muy interesante el punto de vista de Itita, que si bien es del todo comprensible e incluso lógico para cualquiera que tenga hijos o se ponga en el lugar de un progenitor, hay que tener cuidado con las espectativas que depositamos en “nuestros” hijos e hijas, ya que precisamente, no son nuestros y podemos generar un sentimiento de culpa por no llegar a donde se esperaba de nosotros.
    Desde luego, es humano como padres, querer lo mejor para nuestra hija o hijo, pero hay que tener cuidado con pasarse de la raya. Incluso, diría más, es ley de vida y resulta emocionante ver como hijo o hija buscan y van al encuentro de su camino y su huequito en la sociedad. Y cuando digo su no estoy diciendo el que nosotros pensamos para él.
    Debemos enseñarle a buscar su camino, no el nuestro, ¿no debería ir más por ahí nuestro sentimiento hacía nuestros hij@s?

    Abrazos a tutiplen

  5. Muy buenas Ana.

    Yo me apunto a la entrevista, pero hay un problema….soy un intruso…jejejjejej no soy educador!

    Soy pedagogo social pero llevo tiempo trabajando como educador.

    Yo trabajo en Donostia, así que cuando quiera me mandas un email al curro, y ya quedamos:

    urgapri(ARROBA)cruzoja.es

  6. Aúpa Urko!!

    Como ves, he editado tu correo quitando la arroba para que no te bombardeen con spam.

    Y respecto a lo de la entrevista, si quieres, Ana, además de con Urko, contar con cualquiera de los que escribios en este blog, puedes localizarnos en la sección Contacto.

    Ciao!!

  7. me siento identificada contigo,me encantan las personas y sobre todo ayudar y ponerme en el lugar de los demás.el año qviene empiezo la carrerita de ed.social.dile a tu padre que algo hay que hacer.se salen del sistema,y hay q hacer algo.nosotros vamos a ayudar a esas personas a que se adapten al sistema.porque hay que adaptarse desgraciadamente,jeje!un saludo desde Gran Canaria!!

  8. Muy bien Vanessa, empiezas fuerte desde Gran Canaria .

    Se te nota fresca, y con cierta inocencia , pero muy bien . Animo, y atrevete a entrar por esta ventanita para cuando quieras aportar algo. Un toque de juventud universitaria, y cierta bisoñez nos viene bien para refrescarnos la cara con agua fria.

    Antes de que alguien pueda poner objeciones a tu buena intencion de adaptar al inadaptado en el sistema..Te damos la bienvenida y esta es tu casa.

  9. Me siento totalmente identificado con todo lo que dices, bueno, en mi caso ninguno de mis padres ve en la educación un trabajo bueno para mí. Sobretodo, cuando esperaban que yo fuera ingeniero, como todos mis tíos. El año que viene, espero empezar la carrera y creo que no me estoy equivocando. Llevo horas leyendo el blog desde el primer archivo y estoy entusiasmado de haberme encontrado con este mundo!

    Abrazos a tod@s!

  10. Gracias Panafe por tu interés en los textos de esta bitácora.
    Espero que te animes a participar, ya que seguro que tú también tienes muchas cosas interesantes que decir. Y piensa, que el hecho de tomar una decisión por ti misma, en sí, ya es un acierto. Animo y un abrazo.

  11. La verdad es que leer éste blog es un lujo, sobre todo porque la gente que escribe aquí vive (o vivimos) nuestro trabajo.

    Os encontrareis también con mucha gente errática, que piensa que ésto es una mierda y que se conforma con trabajar…de cualquier otra cosa (me salen varias cosas pero prefiero no ponerlas por no dañar la sensibilidad de muchas personas).

    Disfrutad de la universidad y luego de vuestro trabajo.

    Vereis como sí…

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__