Autor Asier

diciembre 24, 2007

Las chicas de la Cruz RojaQue nadie se lleve la mano a la cabeza, por Dios, pero he utilizado este titular para describir metafóricamente a los/as educadores/as que afortunadamente pueden ejercer de ello, aunque sea en periodos cortos de tiempo, como elemento colaborador o suplencia en bajas, enfermedades y vacaciones del equipo habitual. En fin, esos y esas educadoras/monitoras incansables que trabajan en periodos vacacionales, puentes, festivos o fines de semana y acuden a cualquier aviso profesional, cual vehículo sanitario en situación de Urgencia (de ahí el título, parafraseando cómicamente también, a aquella película costumbrista española de finales de los 50)

Alguno/a de nosotros/as también fue chica de la Cruz Roja en su día, ¿verdad? Sería el escalón siguiente a ese artículo pasado en el tiempo, que escribió mi amigo Tote sobre el chico/a de prácticas. La cuestión es que estos profesionales, incansables todos ellos, buscan y ansían con enorme ilusión meter su cabecita poco a poco en el mundo laboral, por el que años atrás han empeñado tiempo y dinero en formación, y empiezan realizando su inmersión.

Entre tanto, seguramente algunos den sus últimos coletazos universitarios o formativos, o bien están recién diplomados. Muchos de ellos, continúan con el periodo de prácticas que también realizaron en esa asociación de turno y procuran dar continuidad al proyecto en fechas estivales, cuando los educadores fijos disfrutan de su periodo vacacional. Desde aquí lanzo un hurra a todos ellos.

La cuestión en particular de hoy me suscita dos preguntas: situación real que me sucedió recientemente con dos compañeras. Ellas habían participado en nuestro proyecto los dos meses de verano (Julio y Agosto) y, al finalizar su vinculación contractual, en la última reunión de equipo en la que participaron, hicieron una breve reflexión y/o evaluación de su trabajo allí. Lo primero que remarcaron fue la satisfacción y comodidad que habían sentido trabajando con el equipo educativo y su buen quehacer profesional. También aseveraron que habían intentado aclimatarse positivamente trabajando junto a nosotros/as, aun teniendo cada uno de los educadores una línea o forma de actuar diferente. Comentaban como algunos de los educadores habituales éramos profesionales más flexibles, que dábamos mas libertad y capacidad de decisión a sus actuaciones y otros, sin embargo, éramos más directivos.

Me quedé pensativo, pues esta evaluación la analicé crítica y reflexivamente, intentando casarlo con la realidad y, en vez de solucionarlo, solo conseguí más interrogantes: ¿Cómo debemos actuar los educadores fijos ante este reto formativo de nuevos educadores o compañeros o chicos de practicas ?, ¿cediendo responsablemente las tareas que correspondan a nuestro quehacer profesional, sin cortapisas, aún a riesgo de que los puedas dejar solos/as?, ¿informar, aconsejar y/o dirigir (sin caer en la directividad) sus pasos, acompañándole en la realidad del día a día, enseñándole y verbalizando una y cada una de las decisiones que se toman y/o van a tomar?

Me quedé con una sensación extraña, de que hagas lo que hagas, nunca sabrás si acertarás.

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola!!!
    Antes que nada, menudo reflexión previa a la comilona de esta noche!! 😉
    Creo que todos y todas sabemos cómo debemos actuar como profesionales, pero la realidad es que en nuestro trabajo, donde una de las herramientas principaeles es la relación, actuamos en muchas ocasiones como personas, por tanto, creo que ser consciente de nuestra actuación es ya un buen camino para ser buenos profesionales, y por consiguiente ayudar a la siguientes educadores; de hecho formularse estas preguntas es buen síntoma ello, y que se respondan con otras preguntas.
    Espero haberme explicado ante el cercano subidón de ver tanta comida junta en una mesa. 😉

  2. Me gusta, me gusta Roberto…

    Formular nuestras preguntas de educadores e intentar ir dandole respuesta con mas preguntas, como sintoma de buena disposicion, de buen animo e intencion..

    Acepto el consejo ¡¡¡¡

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.