Autor lucce

diciembre 27, 2007

Adela González e Iñaki López de Pásalo¿Le gustará a los enfermeros que les llamen ATSs?, ¿que a una charcutera le llamen carnicera?, ¿que a un peluquero le tilden de barbero?, ¿y a una psicóloga psiquiatra? Pues puede que sí o puede que no, pero lo que es cierto es que no está bien que a uno le cambien de profesión por desconocimiento y más si éste proviene de un periodista o pseudoperiodista.

¿Qué les parece a los y a las Educadoras Sociales que les llamen monitores? Lo digo porque la semana pasada los presentadores de un programa de la ETB (televisión autonómica del País Vasco) llamado ‘Pásalo’ y que responden al nombre de Iñaki López y Adela González (los de la foto) lo hicieron.

Ese día, en el mencionado magazine, presentaron un reportaje basado en la evolución de un centro de internamiento para menores con delitos situado en la provincia de Alava, el cual, había originado, en sus comienzos, una agria polémica por su enclave entre los vecinos de la zona. Finalmente, con el paso del tiempo, las primigenias impresiones de los lugareños ha variado positivamente y ahora todo el mundo está contento, para regocijo del Gobierno vasco.

Bueno, sin meterme en camisas de once varas… El caso es que – para más inri – en la citada pieza, entrevistaron al director del centro quien, refiriéndose en varias ocasiones al equipo que se encargaba de gestionarlo, lo hizo haciendo especial hincapié en que dicho grupo humano estaba fomado por psicólogos, trabajadoras sociales y EDUCADORES SOCIALES (término que en el escaso tiempo que duró el reportaje, el director repitió varias ocasiones, más de una y más de dos)

En fin, pues el caso es que tras esta exposición fuera de plató, nuestros simpáticos y excelsos presentadores entrevistaron a un tipo del Gobierno vasco (un cargo político, me imagino) y a él dirigieron diversas cuestiones relacionadas con lo que acababan de ver; entre ellas, evidentemente, aparecía nuestra figura pero no se referían a ella como educadores y educadoras sociales, no, si no como monitores. Y repitieron el término de monitores más de una y más de dos veces. Y nuevamente, para más inri, el entrevistado, osea, el del Gobierno vasco, supuestamente responsable del programa en que se hallará adscrito el centro del reportaje, no les corrigió en ningún momento.

Tras ver esto he intentado justificar a nuestros salaos y televisivos amigos; hombre, pobres, al final, jo, igual estamos hablando de una profesión aún muy joven. Pero, joder, si minutos antes ha salido el directos hablando de Educadores, no de monitores. Igual es que no han escuchado bien y claro… Bueno, pues si son profesionales quizá deberían indagar un poco en la información que transmiten a sus telespectadores, más que nada porque mientras se siga llamando a las cosas por un nombre que no le corresponde, la gente seguirá viendo al educador y a la educadora social como esos monitores que juegan con los niños y niñas pobres, que además son voluntarios, etcétera (impresiones que, por cierto, he tenido que oir muchas veces)

Ojo, a lo mejor a nuestros queridos Iñaki y Adela nos les importa que les tratemos como plumillas, showman y showwoman, comentaritas, moderadores…

Para acabar, dos pequeñas posdatas:

PD 1: he centrado mi crítica en los presentadores de Pásalo, pero lo del tipo de Gobierno vasco entrevistado también es de traca (a lo mejor a él también habría que llamarle de otra forma, a ver qué le parecería)

PD 2: mis más sinceros respetos para todas las monitoras y monitores. Yo también lo he sido y, precisamente por éso, sé que no es lo mismo un monitor y un educador social.

Sobre el autor

lucce

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. cuando trabajaba de educadora me llamaban monitora, y ahora que soy tb trabajadora social me llaman «nena», «asistenta», «la de lo social» pero el mejor d todos y q más me define es «insistente social»!

  2. ¿y tu no has escuchado al cotilla(ay, perdón, periodista) Iñigo Lejarza diciendo que los educadores no compredemos a los menores inmigrantes?? Me supongo que hará referencia a que no les damos las llaves del almacén para que coman lo que deseen a las 5 de la mañana, que se levanten a las 3 de la tarde, porque para que formarse, que no les ayudamos jurídicamente…. Presupone que son unos menores desvalidos de todo afecto, sin ninguna necesidad básica cubierta, por la situación de penuria personal que han vivido (es lo que se desprende se sus comentarios), por lo que la prioridad absoluta es la satisfaccion de sus intereses

  3. viva este post!! viiva!!!!!
    Este es un asunto que me enciende la vena muchas veces en mi trabajo, o incluso fuera de él.
    Fuera, me llegaron a decir cuando estudiaba que si «eso era lo de vestirse de payaso en las fiestas»… yo, que tengo un caracter innombrable, me aguanté para no soltar fuego por la boca.
    En el trabajo, muchiiiisimas veces oigo eso de monitora, incluso he de decir que algún compañero educador se ha llamado alguna vez monitor!!! No se trata de desprestigiar a los monitores, como deciais, muchos educadores hemos sido antes monitores. Pero si esta es una profesion nueva y su prestigio depende de nuestra lucha constante, empecemos por estas cosas… Os invito a que diseñemos una campaña para dar a conocer nuestra profesion por toda españa. Si alguno de los que leeis os interesa la idea, entrar en mi blog y comentarme, creo que deberiamos meter mucha caña en este tema 🙂

    saludos y feliz navidad

  4. ¿Y que es de ese momento cuando acudes a alguna reunión con un técnico de la administración, y ininterrumpidamente habla de monitores cuando en realidad se refiere a educadores?.

    Pues si, en mi caso estoy un poco cansado de tener que escuchar ciertas cosas. Se me ocurre lo siguiente; cuando nos queramos referir a técnicos o directores de la administración llamemosles auxiliares administrativos, y a ver que cara nos ponen.

  5. Yo acabo de empezar a trabajar en un proyecto nuevo y también tuve que aguantar que en el periódico local se dirigiesen a nuestra figura como monitores. En este sentido, me queje al técnico responsable del proyecto. En el futuro, veremos si ha servido de algo.

  6. Creo que lo importante no es solamente cómo nos denominan, sino también y más si cabe a qué se refieren cuando lo hacen.

    Y estoy de acuerdo en que es más grave que lo hagamos nosotros mismos. Y eso pasa mucho más de lo que en principio debería, al tiempo que se hace desde lugares donde seguro que podemos estar representados. Universidad, e instituciones.

    Pero mucho más grave es el hecho de fragmentarnos, hablando de cosas como educador de calle, de menores o lo que es peor: monitor-educador.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.