Autor Iñigo

marzo 10, 2008

Mi primera reunión en el Manolo GEsta vez, el escenario elegido fue distinto; el Café Manolo G, distinto nombre, iguales protagonistas. Sonia jugaba a enroscar y desenroscar un rizo en un bucle sin fin. Sus ojos mostraban un brillo más allá de la propia atención. ¡Quién sabe! Yo, desde luego, no me aventuraba aún a descifrar dicho código-brillo. Pero estaba ahí delante, y todo parecía rodar como una rueda cuesta abajo. Lo importante era estar, no esconderse y mirar esos ojos…

Mientras sonaba “Nunca el tiempo es perdido”, mis palabras desfilaban desordenadas contándole a Sonia la primera reunión de coordinación a la que había asistido desde que empezara en el comedor…

– Pues sí, allí estábamos todo el equipo, 16 educadoras, dos educadores y Javi. Todos reunidos, apelotonados, estrujados en torno a una mesa. En serio, había ido muy tranquilo, pero me estaba agobiando. Suerte que me senté al lado de Carmen, que me comentó una anécdota sobre su gato, que le había meado encima al hermano menor de su novio el día anterior. Era la primera vez que los visitaba, y se tuvo que ir a su casa con olor a meados. Estaba segura de que iba a dar un informe sobresaliente a sus padres y sobre todo con buen aroma. Desde luego, como podrás imaginar, me eché unas risas y se me pasó el agobio.
– Sí que parece maja esa tal Carla, ¿no?
– Sí, pero se llama Carmen.
– Bueno y cómo fue la reunión, ¡que te enrollas más, Alexiño! – con una sonrisa abierta en el rostro. Afuera, en el bar, sonaba “La Chica de ayer”.
– Entonces, finalmente, Javi empezó a hablar, nos comentó que todos los años se solían hacer talleres después de comer, para aquellos que se apuntaran. Nos contó que otros años, se habían hecho por ejemplo, talleres de papiroflexia, de percusión o de rol. Y claro está, este curso, también tenían idea de realizarlos. Nos lo vendió como que era la parte más educativa y que era una oportunidad para sentirnos como verdaderos educadores y educadoras.
– Y tú, qué vas a hacer: ¿un taller de cómo ser actor, truhán y golfillo a la vez?
– No hubiese sido mala idea, doy el perfil, ¿verdad? Pero no, me ofrecieron hacer el taller de rol con un grupito que ya era asiduo a dicha actividad desde el curso pasado. Yo, la verdad es que nunca he hecho de Master, pero imaginación algo tengo, así que espero salir airoso.
– ¿Qué es eso de ser Master? ¡Me suena a chino!
– Nada, viene a ser el que se inventa, guía la historia y establece las reglas de juego.
– Sí, ya veo, vamos que seguro que te montas un juego de rol de ligoteo, conociéndote… – mirándome con cara de perraca.
– No sé, no lo veo, que luego hay mucha competencia, y no está el horno para bollos – soltó una carcajada que ilumino el Café Manolo G como una estrella fugaz.
– El caso, Sonia, es que nos lo puso todo muy bonito, pero no tenemos tiempo para preparar las actividades en horario de curro. Vamos, que lo vamos a hacer por la patilla. Aunque por otro lado, por lo menos así hacemos que somos educadores por un rato.
– Bueno hombre, así vas cogiendo experiencia, ¿no?
– Ya, pero es que me hace mucha gracia cómo se adornan las cosas en esta profesión. El vestido; que si es una gran oportunidad de ejercer como educador, que si es una forma de fomentar la creatividad entre los chavales… La realidad: que vas a trabajar más por la misma birria de dinero.
– Ya, pero ahora estás empezando Alex.
– ¡Lo sé! Pero es que me jode que lo vistan de seda. Que nos digan, que si queremos, tenemos la posibilidad de hacer talleres, pero que no nos pueden dar ni tiempo para prepararlos, ni más dinero por hacerlos. Y luego, cada uno que decida lo que quiere. ¿O no es así?
– Tienes razón, somos así, armados de eufemismos nos incomunicamos.
– ¡Bueno! Menuda filosofada que te ha salido, ahora no me vendrás con el “Ser o no ser educador”… – con tono de burla.
– ¡No, que va! No osaría insultar tu ignorancia.
– ¡Qué te meto eh! No insultes a este truhán, que te empiezo a cantar mi repertorio de Camela y la tenemos.

Ya estaba sonriendo otra vez. Todas las luces parecieron atenuarse y difuminarse en un fondo mudo en el que quizá sólo se alcanzasen a escuchar algunas notas de “Somos levedad”.

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. «»» – Sí, ya veo, vamos que seguro que te montas un juego de rol de ligoteo, conociéndote… – mirándome con cara de perraca. «»»

    Tarde o temprano, tenía que salir la quimica entre ambos. Era cuestión de tiempo,verdad?

    PD: La musica de fondo no acompañó para nada a la cita. ¡¡¡ Haber si cambiais de Bar, y os pasaís por el Ambigú, con sus velitas, su musica popie, revival…¡¡

  2. A mi ahorita me tiene atrapado una cancion de Starsailor, que se llama: «Music we save»…

    Me tiene tontito.

  3. Perdonad la intervención…
    No puedo resistirme en confirmar que la música, además de escogernos a nosostros, forma parte de una emoción que debe ser compartida al máximo… A quién no le viene una sensación placentera en recordar la música de ambiente característica de un bar entrañable o el cassette del coche a todo gas en una noche de verano cantando al unisono sus ocupantes?
    No quiero ponerme nostálgica…
    Ah! Otra cosa importante! Defiendo el rol como un recurso socieducativo muy valuoso. Yo era muy escéptica en este tema. Entendía el rol como recurso educativo para trabajar la creación artística entre chicos y chicas, poco más. En este momento, estoy colaborando en un proyecto de mediación comunitaria que utiliza el rol como herramienta socioeducativa para trabajar en la reeducación de chavales con conductas vandálicas en el espacio público. Todos del género masculino! A partir de la formacion de un grupo de estos chavales, miembros de club de rol y monitoras de una entidad en educación en el tiempo libre (para dar presencia femenina en el grupo) se trabaja en la creación de un videojuego con una historia diseñada por el grupo pero con dos objetivos básicos: enganchar a los chavales en actividades que hacen otros chavales e identificar usos positivos del espacio público que hacen otros chavales ( jugadores de básquet, skaters, etc)…para no caer en conductas fáciles de destrucción permanente.
    No sé, es un experimento y estoy un poco «cagadita» … De momento tenemos el grupo formado …
    Qué rollo! Parece el relato de las penas del consultorio de Helena Francis, cambiando transistor por blog, jajaj!

  4. ¡Pues suena muy bien Montse!
    Yo te animo a que nos vayas contando como va avanzando la experiencia.
    Por otro lado y en relación a los juegos de rol, decir que al final es como todo. Un buen manejo de este tipo de herramientas, nos posibilita trabajar con jóvenes diversos temas más allá de los prejuicios de violencia, es decir, creatividad, compañerismo, valores…etc
    ¿o todos los videojuegos son negativos? ¿o todos los usos de internet son perniciosos?

  5. Ten pro seguro que iré informando del tema. Mi papel es puntual ( sólamente aportar jóvenes del mundo asociativo que puedan colaborar en el proyecto)… Es des de Servicios Sociales que se lidera este proyecto. Vamos a ver la experiencia….
    Unas veces no ves claro un proyecto pero ves necesaria la colaboración para no dinamitar otras colaboraciones que benefician a todo un sector de población. Es mi obligación.Es también la mediación comunitaria a nivel laboral!
    Por lo que dices de los usos de internet, claro que no todos los usos son perniciosos como tampoco lo son los videojuegos. PEro tengo que decir que hay algunas generaciones más enganchadas que otras y esto me preocupa. He hablado y compartido esta experiencia con jóvenes que están viviendo en un piso de estudiantes. Son Estudiantes Universitarios que al salir de clase se encierran con la play o la wi y dejan de vivir la tarde y la noche. No hay ni comunicación entre ellos/as. Qué se gana en compartir un piso de estudiantes si no existe un poco de complicidad?
    Bueno, será que me estoy haciendo abuelita y me gusta cada vez más explicar patrañas, compartir alegrías y penas con los que me rodean, que aprecio y quiero…De momento, la realidad supera la ficción.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.