Autor Asier

April 16, 2008

Educación Social y Religión

Misas gospelianas, adventistas, latinoamericanas, peregrinaciones jacobeas… Se asoman estos días al Educablog, con cara incrédula y algo neonata, como queriendo ser conocidas por la sociedad laica y postmoderna del siglo XXI. Sólo con enunciar algo parecido a lo del titulo, muchos de nosotros (Educadores Sociales, Animadores Socioculturales y Técnicos de Intervención e Integración Social, entre muchos otros) nos echaríamos las manos a la cabeza, pasando a ser sospechosos de ser …… y subjetivos. “Habría que re-evagenlizar Europa”, me decía con cierto humor cáustico una década atrás, un misionero colombiano nacido por accidente en Estella (Navarra)

Corren tiempos de modernismo intelectual y libre pensamiento. De ello, entre otras cosas, deriva, la moda de ser laico, ateo y agnóstico, aunque no sepamos lo que significa ninguno de los tres. Digo moda, porque si El Duque se hiciese clérigo hoy mismo, mañana tienen ustedes los conventos a rebosar de novicias. No seré yo quien defienda a la Iglesia (como institución, ni a su jerarquía y menos aún a su tormentosa relación histórica con el poder y el vulgo), pero hoy me apetece sacar a colación algunas pequeñas historias religiosas de gran valor humano y social, como homenaje a ese proletariado eclesial que, en muchos casos, bien valen la pena y pasan mayormente desapercibidos.

Quedó dicho en algún otro blog o entrada anterior, que el mejor Educador Social que he conocido en mi vida, es un hermano misionero de la Caridad. Trabajaba en una residencia de ancianos, que no tenían recursos económicos ni familiares, con los que poder sobrevivir en el día a día de la ciudad antioqueña de Medellín. Al margen de ese trabajo funcionarial (para él suponía un proyecto bonito, pero no tan necesario; y le era encomendado por los superiores de su orden religiosa), y siempre con ese afán revolucionario e inconformista que tanto le distingue, fue cimentando lo que fue una escuela para los desencantados del sistema escolar formal, en dicha barriada metropolitana (Morro Pan de Azúcar).

Chicos y chicas de 13 y 14 años, con un contexto social y familiar muy desestructurado y con un mundo cercano y atractivo, como era el de la droga (marihuana y coca) y el militarismo (guerrilla urbana, o paramilitar). Primero unas cuantas aulas, luego un colegio a base de madera, y algunas profesoras formadas y tituladas. El vivía por y para los muchachos/as. Recogía gamines de la calle e intentaba ayudarles con un agua panela caliente o un consejo a tiempo, cada viernes por la noche, en Barriotriste y Cambalache, mientras sonaban las sirenas y el olor fétido de las alcantarillas y la pobreza inundaban las calles. Una tarde me dijo que ya no tenía sentido continuar allí. Le necesitaban en otros lugares, y él buscaba nuevos aires, desafíos, retos. Le pregunté qué sería de toda esa gente cuando se fuese. Me contestó: “No son mis pobres. Son del de ahí arriba”.

Cuatro años más tarde volví y allí seguía. Joven, enérgico. Como si no hubiera pasado el tiempo. Explicándome los nuevos planes, la ampliación del proyecto, el trabajo con el grupo teatral, etc, etc… Hoy me cuentan que se fue a Ámsterdam. Que antes pasó por Rumania. Que en este tiempo, se desquitó del hábito religioso que nunca tuvo, y que se lo volvió a enfundar años después. Sea como fuere, estoy seguro de que sigue siendo la Educación Social en primera persona.

¿Recuerdan si en algún momento se ha referido alguien en la carrera, o en los debates entre educadores, cuales son los valores que intenta transmitir la Iglesia (cristiana en nuestra realidad más cercana, pero valores universales en las demás religiones)? No se piensen que son propiedad eclesial (que ha sido durante mucho tiempo, uno de los defectos del Cristianismo), pero tampoco vayamos a decir aquí, que las habilidades sociales y las líneas curriculares transversales que se dan en nuestro sistema educativo, fue obra y santo de los Secretarios de Estado y Ministros de Educación de la democracia.

A todos/as nos sonará: Solidaridad, Paz, Amistad, Empatía, Ponerse en el lugar del otro, echarle un cable, etc, etc… ¿Conocemos las JOC?, ¿la Teología de la Liberación?

Tarde soleada en Laredo. Tomando unos refrescos con el Padre José Azpilicueta (el misionero del principio de esta historia), nos encontramos dos Educadores Sociales, poco sospechosos de conservadores. En esos momentos se estaba gestando el reconocimiento de los matrimonios entre gays y lesbianas; eufemísticamente hablando: Unión entre personas del mismo sexo. “Pues claro que casaría a dos personas si se quieren. Dios no hacían distinción entre si eran o no del mismo sexo. Yo le diría a los mandamases de la Iglesia que se pasasen un año viendo y conviviendo, con las clases más desfavorecidas de Sudamérica – era la realidad que él mas conocía- a ver qué decían. Mayor cercanía al pueblo, y no hablar desde la tribuna de un palacio”.

Rompo una lanza a favor de muchos proletarios clericales del mundo, que trabajan como muchos de nosotros/as, por un barrio mejor, más equitativo. Decía el maestro del pánico, a todos aquellos anarquistas catalanes de posguerra: “Arrodillaros y pedir perdón por todos los curas que habéis matado”. Aunque algo anacrónico, brindo al sol por algunos de sus herederos. Al fin y al cabo, “Dios habló de hermanos, no de primos”.

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Uff, de aquí a media hora empiezo con un nuevo día de trabajo, gracias a Dios.
    Me da Asier que hoy no voy a estar de acuerdo en nada de lo que comentas (sin dudar ni por un instante de los valores de ese misionero que conociste ).
    Yo soy ateo. No por modas, simplemente es que si creo en algo es en la ciencia y en el hombre y no en la superstición (cualquier religión es una cuestión de fe) y no puedo creer en más vida que la que tengo. Y espero que mi profesión (que ya va suficientemente lastrada de religión) sepa ser cada vez más profesional y tenga cada vez menos que ver con la religión.
    Todos esos valores encomiables de los que hablas los han defendido,incluso con la vida, pensadores desde la Ilustración, precisamente en contra de la oscuridad que ha representado siempre la religión (sólo hay que darse una vuelta por la historia).
    Habría mucho que discutir también de la labor de los misioneros en los paises pobres, que han enseñado más a “resignarse” (total, ya tendrán su mejor vida en el cielo) que a luchar por mejorar sus condiciones.
    En fin, por suerte, en occidente vamos consiguiendo que la religión no se meta tanto en nuestros asuntos, aunque lo intenté día sí dia también.
    Pero bueno, creo que la cuestión no es una discusión teológica sobre el valor de la religión o de esos proletarios clericales (uf, vaya oximorón), la cuestión es que, en mi opinión, no hay que mezclar churras con meringas. A ver si nos entendemos, que cada uno sea de la religión que quiera, pero que la educación social es otra cosa y que tiene que beber de otras fuentes, no fastidiemos.
    Cada uno en su casa y Dios en la de todos (bueno, en la mia no).

    Un abrazo

  2. Querido Hermano:
    Sugerente reflexión al igual que la posterior de Sera. Más allá del contenido del artículo, inicialmente quisiera que estas letras tambien fueran un recuerdo para las dos personas que citas en el artículo, que sobre todo es y era buenas personas. Ambos son de esa clase de personas de las que uno tiene mucho que aprender y te marcan en la vida por las cisrcustancias en las que las conocistes o por tu propia etapa vital. Afortunadamente hay muchas personas como ellos en el mundo ( fuera o no de sus creencias religiosas): buenas personas.
    Y es ahí donde quisiera entrar en el contenido del artículo. Me doy cuenta cada vez que la fecha de nacimento del DNI se separa más de la fecha actual, que en las ideologías, en política, en la religión… en definitiva en la sociedad no importa el de donde has mamado tu pensamiento sino lo realmente importante es el comportamiento, el pensamiento real y sobre todo los hechos. Esos hechos y los valores que esos hechos representan en e día a día de tu quehacer diario es la expresión más directa de cada uno de nosotros, independientemente de dónde estudiaste, si llevas sotana o si crees en Dios o en Operación Triunfo.
    En definitiva, se da la circustancia que las dos personas referidas eran creyentes y cristianos pero al margen de eso merecen ser recordados por sus hechos y sus valores de cercania con los más necesitados, solidaridad y justicia social. Valores que aplicaron en su día a día. Valores compatibles por qué no con la religión y la educación social.
    Un saludo.
    Dani.

  3. Creo Asier que has logrado con tu articulo, dejar claro la intención del mismo que no fue otra que la de agradecer de alguna manera a estas dos personas, su existir a favor de los demás, por encima de sus interés personales, y creo que serian buenas personas así fueran de la religión o creencia que fueran, porque el servicio y la entrega a los demás también se puede dar desde cualquier otros ámbitos de la vida.

  4. Gracias a todos/as por participar:

    Si, efectivamente, la esencia del articulo era esa: valorar en su justa medida, el trabajo de las personas, en pro de la justica social (que buen termino el utlizado por el hermano Bidezabal), al margen de sus hábitos, o ideología.

    Yo si estoy de acuedo contigo, amigo Sera, en que nuestra profesion no tiene nada que ver con la religion. Simplemente, comento, que muchas personas que “profesionalmente” se dedican a ella, tambien trabajan con poblaciones y problematicas semejantes a las nuestras.

    Creo que deje dicho, desde el inicio, que no defendería a la Iglesia como estamento, y tambien aclaro de paso, que he tenido incompatibilidades y conversaciones amenas , pero contrarias con mis amigos religiosos, a los que , intencionada y marxistamente, he llamado “proletariado eclesial”.

    Son (en los casos concretos que cito) trabajadores de la Iglesia, pero revolucionarios comunitarios y/o sociales.

    Saludos afectuosos a todos/as.


  5. Leyendo este artículo y los post he pensado en la relación entre memoria histórica y educación social… Vivencias de abuelos y abuelas que nos han ido contando episodios de la Gerra Civil….. Padres y madres que en su momento vivieron la vorágine de los clérigos obreros que se habían alimentado de la doctrina de la teología de la liberación….Memoria histórica que debemos ir transmitiendo. ..
    En este sentido, y particularmente tengo un gran gurú de referencia: Pere Casaldáliga ( un clérigo que ahora ya está muy pachucho pero que a lo largo de los años ha trabajado en Brasil en proyectos educativos en el Mato Grosso). Él habla de “glocalización”, de la fusión del pensamiento que se ha oído muchas veces de “piensa global y actúa local”…Muy interesante…
    Cabe decir Asier, que las paradojas de la vida son infinitas. Si en el 36 hubieron los asesinatos de clérigos ( fríamente calculado por los anarquistas catalanes) fue más tarde cuando miles de prisioneros políticos alzaron el ” Valle de los Caídos”. homenaje al sacrificio ” de los héroes y los mártires de la Cruzada”.
    Son muchos los errores cometidos. Afortunadamente, y muy lejos de la jerarquía eclesiástica, queda el trabajo de cientos de clérigos en barrios y pueblos que han luchado y luchan por sus gentes.

  6. Efectivamente Montse:

    Muchos errores cometidos, por eso, no queria desaprovechar la ocasion para denunciar, que una cosa es lo que hace La Religión (en mayusculas) y otra distinta, la que hacen a diario pequeñas historias religiosas cotidianas. Les pongo erroneamente la etiqueta de “religiosas” porque las llevaron a cabo, dos religiosos amigos mios. Ir contra la Iglesia, ser ateo u agnostico, ademas de ser una eleccion libre y personal, no debe ser por deformacion estar en contra de algunas de sus acciones o valores puntuales.

    Por eso, culmino la proclama hablando de “hermanos” dejando a un lado, las luchas, diferencias, y deudas historicas (que las hay, y deberían ser reparadas para siempre) de siempre.

    PD: La cita final anarquista, es de Fernando Arrabal, e igual no venia a cuento, pero ese hombre, ya sabes…tiene una atípica lucidez que me fascina.

    Espero que con el alumbramiento que has tenido con Pere Casaldáliga, te animes a escribirnos un articulo al respecto. Esta es tu casa….

  7. Bueno Asier, con mucho gusto he leído tu artículo y me gustaría decir muchas cosas al respecto, pero siento decirte que aunque estamos en una sociedad llamada “del bienestar” y “democrática”, no voy a darte toda mi opinión al respecto ya que sería muy criticada y no es eso lo que yo quiero.

    Simplemente decirte que los dos religiosos de tu artículo son personas y profesionales tan buenos o tan malos o tan mediocres como lo pueden ser otras personas y otros profesionales. La única diferencia entre ellos y muchos otros lo marca la religión.
    Yo no me considero una gran entendida en teología bíblica, pero si puede decirte y en este caso discrepar contigo y seguramente con muchos otros, que la Biblia (no la religión) es la principal guía de un educador. Y en este momento apelo a mi derecho de libre expresión y me gustaría que no opinase nadie al respecto que no hubiese leído la Biblia. Porque si no, el debate no tendría sentido, no se puede hablar de lo que se desconoce.
    Por otro lado es verdad y estoy de acuerdo contigo que tantos errores han sido cometidos por la Iglesia, que ésto ha dado pie a considerar la religión como algo irracional, poco científico y sólo de fe. Pero debo decirte, querido Asier, que la Biblia y la Ciencia van de la mano, y no hablo de las teorías o de la filosofía, hablo de pura ciencia. Por otro lado fe necesitamos todos, tarde o temprano la necesitamos. Pero como Dios nos ha hecho libres para decidir y elegir, yo no soy ni nadie es quien para no respetar las creencias de cada cual. Así que decir que sin respeto nunca podremos ser educadores.
    Concluyo diciendo que en el caso de tus amigos religiosos, a pesar de ser poco o nada conservadores, estoy segura que parte de su trabajo profesional tan admirable, venía sin duda de una creencia en Dios. Digamos en cada profesional tiene una característica que lo define, que lo marca, para ellos podía ser perfectamente la religión, para otros puede ser un acontecimiento puntual, una idea, una filosofía, una ilusión…pero lo que está claro es que todo educador tiene el mismo propósito independientemente de lo que le mueva a ello: educar para vivir en un lugar más humano.

  8. Bienvenida a estas tierras Susana:

    Poco o nada mas a añadir de lo que comentas (no he leido la Biblia, y por tanto parto de esa duda razonable de la que hablas).

    Solo enviarte una aclaracion sobre mis dos amigos religiosos: “Eran, son y seran muy religiosos y con una creencia firme y convencida hacía la religion cristinana. Quienes eramos sospechosos de poco conservadores , eramos un amigo y yo…Educadores Sociales, guiados profesional y personalmente por un Dios diferente: La Razon “.

    PD: El de la foto en concreto, es un Educador Social como la copa de un pino. Sus creencias, no le rebajan ni un apice en su posicionamiento del mundo: JUSTICIA SOCIAL.

  9. Hola Susana. La principal guia de un educador es la pedagogía, no la Biblía. Un educador no es un sacerdote ni un cura. Apelo a mi libertad de expresión (como tú) y me gustaría que no opinase nadie al respecto que no hubiese leído a Kant, Foucault o a Nietzche, por poner un ejemplo

  10. ¿Que la Biblia es la guía de la Educación?

    Anda Susana, que… Educaciones hay muchas, y muchas guías. Yo no me he leído la biblia al completo, pero conozco muchas de sus partes, algunas de las cuales pueden tener una gran capacidad pedagógica, y otras, una verdadera barbaridad contraria a muchos de los valores que promovemos quienes nos dedicamos a la educación, como por ejemplo la equidad de género.

  11. Sé que llego un poco tarde a esta discusión, pero me ha parecido muy interesante y quisiera opinar:
    1-creo que hablar de valores universales es un error. Hay unos valores mayormente extendidos gracias a cientos de años de dominación, imperialismo y sometimiento económico.
    2- ejemplos de religiosos “buenos” los hay, pero generalizar por ello que la religión pueda ser modelo de algo en las prácticas de reinvención social, malo.
    3- sí, susana, el antiguo testamento es un manual de buenas maneras…
    4- Agudísimo tu comentario, Silvia.

  12. Nunca es tarde si el debate es bueno. Bienvenido Modesto, a esta ventanita de la Educación Social y estas invitado cuando quieras.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__