Autor Iñigo

April 22, 2008

ReunionfobiaSiempre he sido un defensor de las coordinaciones como vía, cuanto menos, de comunicación entre las personas de una institución. De hecho, las acogía con optimismo y voluntad.
Pero con el paso del tiempo, cada vez me da más pereza, cada vez les voy poniendo más pegas, cada vez les veo de menos utilidad.

Me explico. Teóricamente, las reuniones son necesarias para ir haciendo un seguimiento de lo que vamos haciendo y para conocer lo que los y las demás hacen dentro de la entidad. No sé en vuestra realidad, pero en la mía, las diferentes reuniones se van amontonando. Que si reunión de mi departamento, que si reunión general, que si reunión de el proyecto tal, que si reunión de referentes, que si reunión de formación, que si… y la lista no para de aumentar.

En general, no sólo llevan mucho tiempo presencial, sino que gastas mucho tiempo tanto en desplazamientos como en prepararlas, con lo que algunas veces, desatiendes otros trabajos.
No sé porque cuando nos ponemos a hablar sobre el tema en el equipo, muchas veces comentamos la saturación de reuniones, pero a la vez, a todos nos es difícil diseñar otra manera de funcionar.

Está claro que debe de haber algún tipo de coordinación, pero una efectiva y útil, que en lugar de lastrarnos en el quehacer diario, nos reactive y nos haga partícipes de la institución.

Me da la sensación, de que muchas veces las reuniones se hacen casi para vernos las caras, casi sin planificación, sin orden y claro está, éste no es el camino.

Por un lado, está la responsabilidad de las coordinadoras para preparar las reuniones, pero por el otro, estamos los y las trabajadoras que también hemos de implicarnos para sacar chispas a las reuniones.

Siendo así, el engranaje funcionará, sino, el funcionamiento será casi por inercia, chirriante y costoso adentrándonos en un bucle sin fin de reunirse por reunirse.

¿Qué opináis? ¿Cómo podría solucionar mi problema de reunionfobía? ¿Creéis que aún estoy a tiempo?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. A mi tampoco me gustan las reuniones y eso que ahora tengo una a la semana, pero hace bien poco estaba como tú.

    En mi caso, lo que menos me gusta que la gente empiece a irse por las ramas o a contar anécdota o qué se yo; que lo que puedes hacen una hora se te va a las dos, tranquilamente.

    Supongo que tienes que armarte de paciencia y poco más porque en algunos sitios es un recurso más y en otros lo toman como algo imprescindible.

    Saludos!

  2. Cuando no las tenemos, las echamos en falta y las demandamos. Y cuando las conseguimos, nos entra la fobia.

    ¡¡¡El ser humano es extraordinario ¡¡¡ (La Colifata)

  3. Creo que algo fundamental es que las reuniones tengan hora de inicio y hora de fin. Que se respeten los tiempos y que todas las personas que participen ayuden a cumplirlos. Si alguien dinamiza la reunión, que sepa sintetizar lo dicho, sacar las conclusiones y volcarlas de nuevo a ver si se está de acuerdo y pasar a otro tema.

    Aparte de eso, para evitar desplazamientos, deberíamos aprovechar cada vez más las nuevas tecnologías, con una conexión a internet y un par de programas adecuados se pueden hacer cosas muy interesantes.

    Otra opción es evitar reuniones presenciales y utilizar listas de correo para ir explicando progresos en las tareas, etc.

    En fin, que hay recursos al alcance, para evitar que las reuniones no sean operativas.

  4. Hola! Las reuniones a mi me gustan claro que son dentro de la propia comunidad, y no saliendo al exterior con nadie, como señala Jon tienen un tiempo marcado, y tienen una temática cada día de la semana, a parte de leer lo que ha ocurrido el día anterior en la comunidad, un día son las revisiones del fin de semana, otro día los casos a tratar y plantes de tratamiento, otro ía no entramos todo el equipo y se da solamente la comunicación de las entradas a la comunidad de esa semana y otro el viernes la preparación del fin de semana, salidas, excursiones, organización de tareas, etc.

    Es cierto que a veces son engorrosas y sales más cargado que un pepino, pero en general bien, cuando nos coordinamos con otros servicios, trabajadoras sociales, psiquiatras, psicologos, etc. lo hacemos vía teléfonica.

    No se, recuerdo que cuando empecé a trabajar aquí el ambiente en el equipo no se encontraba en uno de sus mejores momentos, y desde luego las reuniones no eran operativas, eran todo lo contrario, pero gracias a muchos factores esa situación cambio, la modalidad ha ido cambiando, las redes entre la gente también, y ahora si….

    Saludos

  5. Bueno, un poco manifestar que comparto la mayor parte de las cosas aquí expuestas.

    Pero, por continuar, ¿cuál creéis que es el tiempo máximo adecuado para una reunión?

    Yo creo que más de 90′ ya deja de ser operativa.

    Un saludo!

  6. Totalmente de acuerdo, aquella reunión que dura más de 90´deja de ser operativa, se están tratando temas demasiado extensos, se está centrando en aspectos perífericos y además y lo más importante, la ansiedad y la atención decae potentemente, a mi por lo menos eso me pasa, normalmente suelen durar 60´o 75´en mi trabajo, si que restringio la reunión del día que entran solo tres, es porque estabamos 13 en el Equipo, los trece oíamos el día, los trece oíamos las entradas, los trece opinabamos, etc y se hacían interminables, horrorosas, tensas, y sin echar un cigarrillo o comernos una manzana directamente a grupo, y era horrible, así que nada, cambiamos la forma…

  7. No había visto lo de los 90′ todavía y ya estaba contestando mentalmente… Una hora y media.

    Así que Lucce, en eso estamos.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__