Autor Iñigo

mayo 12, 2008

Magia en el Parque

En un principio, no me decidía a escribir sobre lo sucedido este martes, pero ¡qué carajo! Tengo ganas de compartirlo con todo el mundo que forma el Educablog, ya que aunque tenemos que lidiar con bastantes problemas, sobre todo y por desgracia con los y las adultas que nos rodean y no con los y las chavalas, este pequeño instante, rincón de verdad, imagen grabada en mis retinas lo es todo y por sí mismo da sentido y fuerza a mi intervención como educador social.

Os pongo en situación…

Mi compañera y yo estamos iniciando un proyecto de educación de calle. En un principio, hemos hecho un rastreo para localizar en qué lugares se reúne la juventud y estamos haciendo un análisis de la realidad con la ayuda de los distintos recursos de la zona.

Aún así, nuestra prioridad como educadores, sin desdeñar el conocimiento del medio, es la intervención con jóvenes. Por mi experiencia sé que de ahí viene el verdadero análisis de la realidad, desde dentro y no desde fuera, aunque sean complementarios.

El caso es, que nos estábamos pasando por una céntrica plaza de la población, donde teníamos localizada una cuadrilla de chicos bastante numerosa.

Primero, empezamos a sentarnos en un banco cerca de ellos. Nos miraban con expresión entre extraña y divertida, quizá creyeran que fuésemos secretas…

Así trascurrieron varias semanas, observándonos a media distancia… pero entonces, gracias a que por el azar del destino conocimos a uno de los miembros de la cuadrilla en un CIP, reunimos el valor necesario, y apoyándonos en este chico, decidimos romper esa distancia y sentarnos al lado, codo con codo.

En un principio, hubo caras de extrañeza como de «¿quién narices son éstos?» Pero la verdad es que, en general, fueron bastante receptivos.

En esta fase, estuvimos un par de semanas y a la tercera ocurrió; nos sentamos en el banco frente al sol de media tarde y tras unas conversaciones sobre anécdotas del fin de semana, uno de los chavales se cuadró frente a mí y me preguntó directamente:

“Yo necesito definir nuestra relación, yo veo que vienes todas las semanas, pero exactamente ¿para qué vienes? Necesito que me lo expliques.”

En esos momentos, no niego que me sentí sorprendido, como en el giro insospechado del argumento de una serie televisiva tipo 24, pero la emoción se apoderó de mi interior. Sabía que estaba viviendo un momento mágico.

Todos se callaron y centraron sus sentidos en mí. Todos se hacían probablemente la misma pregunta, pero no se atrevían a expresarla. Tragué saliva y les expliqué, creyendo en cada una de mis palabras, lo que significaba para mí ser educador de calle y mi experiencia en otros municipios como ejemplo de lo que podría suponer para ellos.

Entonces, el ambiente se relajó como si una ráfaga de viento se hubiese llevado toda la tensión. Me hicieron varias preguntas sobre mi trabajo, sobre experiencias curiosas, o sobre problemas que me hubiesen sucedido. También compartieron conmigo experiencias con drogas que les preocupaban, y otras confidencias del estilo, todo en poco más de dos horas y media, intensas, brillantes, mágicas, alegres, potentes… pura magia en la calle…

Podría habérmelo guardado, pero creo que la educación de calle, muchas veces, carece de altavoz y ¿Por qué no usar el del Educablog?

Los educadores y educadoras también hacemos magia, o quizá seamos de los pocos. Sólo hace falta que nos lo creamos más y que nos atrevamos a compartirlo, sin timidez, reparo o falsa modestia.

Abramos el telón y enséñennos que se puede hacer magia, no es ilusión, es Educación Social.

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. ¡¡¡ Muy buena Tote¡¡¡¡

    Y , ademas de tu magisterio de magia, gracias por enseñarnos el truco.

  2. Centro Iniciacion Profesional .

    Es un recurso formativo (el objetivo principal es enseñar un oficio: carpinteria, comercio, albañileria….) sin olvidar lo educativo (continuando con el proceso educativo para conseguir el titulo de primaria, o secundaria). Suelen ser centros a los que acuden chicos/as que no siguen con la enseñanza reglada tradicional o ciclos superiores.

  3. Abra cadabra…pata de cabra…! Este conjuro me lo repito día sí y día también para evidenciar la necesidad de priorizar la intervención en primera juventud ( entre 12 y 16 ) a través de la educación de calle. Yo no tengo el placer de ser educadora de diplomatura y muchos de los conocimientos los voy aprendiendo en el campo de batalla. Creo que las técnicas de análisis que te proporciona son la madre de los huevos en la corrección de algunas políticas de acción social dirigidas a jóvenes. Algunos de los educadores con los que trabajo son muy psicologistas o de «despacho» y a veces no tengo el soporte suficiente para analizar y trabajar el entorno des de esta perspectiva .
    Por esto tengo ganas de leer y ordenar reflexiones y demás con buena bibliografía. Tenéis alguna recomendación?

    Pd: la educación de calle debería ser este sentido una forma de acción pedagógica que debería ayudar a la confección de un modelo de intervención socioeducativa equilibrado para el ámbito de educación formal e informal.
    De momento, iré hechando conjuros…
    Salud!

  4. hola! Qué buen momento!!!! Me ha gustado lo del altavoz de la educación de calle, maravilloso. Ojalá nunca se pierda esta chispa de la profesión. Siento envidia sana, aunque hoy tb viví un pequeño momento mágico de educadora. La magia está en nosotros!!!! MUA

  5. Buenas a todo el mundo.
    Kaesar, si te refieres, a qué les dije las primeras veces que nos pasamos por el parque, simplemente hablamos,siguiendo las conversaciones que surgieron.
    Montse, con respecto a la bibliografía, no sé si te refieres a algún manual de educación de calle o por el estilo. Yo desde luego no conozco manuales al uso y sobre todo de calidad. En todo caso, me quedaría con las obras de Funes, que dan una perspectiva bastante cercana y real del mundo de la juventud.
    Oye Gominola, ¿Por qué no compartes con nosotros ese momento de magia? ¡Coge tú también el altavoz

  6. yo, si fuese Tote y tuviese una maquina del tiempo, les llevaria a los años 80, a unas salas de juegos de la calle GENERAL CONCHA y POZAS de Bilbao y a algunos otros sitios, el sabado por la tarde-noche

    y despues, les llevaria al PIN de Bilbao, PERO EL DE HACE 15 AÑOS (IMPORTANTISIMO QUE SEA EL DE ESA EPOCA), a aquellos autos de choque destartalados que ponian (algunos coches eran distintos) que desde que los dejaron de poner aquello dejo de ser lo que era, y tambien a los que ponian en ROMO (PERO 2 AÑOS ANTES)

    despues de «ponerse ciego» a todo esto (y encima por tan poco dinero) me gustaria que lo comparasen con salir una noche de fiesta a emborracharse y drogarse y me dijesen COMO SE LO PASAN MEJOR

  7. se me olvidaba
    en general, quiero decir que les enseñaria como me divertia sin necesidad de emborracharme y drogarme, lo malo es que aquellas diversiones ya no existen o estan muy degeneradas

  8. Gracías por tu aportación Pelanas, pero yo iría más allá. Porque yo no quiero que elijan lo que yo opine que es mejor, lo que me interesa más es que sepan tomar decisiones, que elijan por si mismos y que sepan medir las consecuencias, responsabilizándose de sus acciones. Al fin y al cabo, es su vida y son ellos quienes deben tirar del timón, ¿no os parece?

  9. por eso mismo me gustaria que existiese una maquina del tiempo, llevarles a que viesen y probasen bien todo aquello (pero en buenas condiciones y a buen precio, como entonces, no como ahora…) y que lo comparasen con lo que hacen ahora (borracheras y drogas) y que despues, tomen decisiones y me dijesen que les gusta mas

    de esta manera ya han conocido las dos cosas, y por lo tanto, pueden elejir lo que mas les guste

    pero si lo unico que han conocido y esta a su alcance es emborracharse (las drogas ya son mas caras pero tambien se pueden conseguir bien baratas, conozco a gente que tiene tiestos en su casa con marihuana plantada para su consumo…) y todo lo demas, o bien lo ponen de forma que no este al 100% para que aburra y deje de gustar, o bien lo ponen tan caro que nadie lo prueba, muy pocas cosas tienen para elejir (y encima todas ellas malas)

    por cierto, otra cosa muy chunga (no tanto como el alcohol o las drogas) que estoy empezando a ver en los jovenes: las tragaperras, ultimamente veo bastante gente joven en las tragaperras y jugandose bastante dinero, yo empezaria a vigilar tambien este tema (mira, ya tienen otra cosa que elejir…….pero tambien mala)

  10. Tote,
    tienes toda la razón con Funes. Releeremos. Y claro está… en educación en calle:» cada maestrillo con su librillo»… Gracias

  11. 🙂 Qué puntazo Tote, y qué recuerdos. Me alegro de que hayas compartido un poco de la magia.

    Y tras esta discreta visita a las entrañas de Educablog me vuelvo a enterrar en mi búsqueda de piso…

  12. Muy bueno Tote!!para que luego se diga que ya no se hace calle!Esa magia hace falta, mucha falta de verdad y siempre algo de tu magia se les queda!

  13. Gracias Tote, los que alguna vez hicimos educación de calle y con los años y las circunstancias profesionales nos ha ido alejando de esa magia nos has despertados ilusión en tu escrito.
    Un saludo.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.