Autor Iñigo

mayo 20, 2008

CopyrightY me pongo a pensar, qué puedo hacer con los chavales y chavalas del local. Siempre parecen aburridos, siempre con cara que refleja monotonía. Pero, si les ofreces alguna actividad, rara es la vez que quieran moverse de su estado catatónico.

Siendo así, en una reunión con las educadoras de los locales, comentamos que estaría bien hacer algún tipo de actividad innovadora para romper un poco con la dinámica de dichos locales y moverles un poco.

Hacemos una lluvia de ideas, más o menos brillantes, locas, originales, más de lo mismo, aventureras… y, tras apuntar algunas en una libreta, se nos ocurre hacer una especie de juego.
La idea es crear un material lúdico para tratar diferentes temas de comunicación, sexo u otras áreas que consideramos importante trabajar con ellas y ellos.

Nos ponemos a trabajar en esta idea, con ilusión y con empeño, imaginando un pequeño oasis en el anodino día a día de los locales y después de un trabajo bastante más costoso de lo imaginado, obtenemos un material bastante interesante, el cuál nos proponemos probar, para ver si funciona en la realidad.

Después de probarlo con un par de grupos, vemos que si bien no se trata de ninguna panacea, si es un material muy válido e interesante para trabajar distintas áreas de una manera lúdica y sobre todo, que de vez en cuando nos puede servir para salir un poco de la monotonía a la que nos referíamos.

Es entonces, cuando una de nuestras coordinadoras se entera de nuestro trabajo y acto seguido, no sin felicitarnos por la idea y el trabajo, nos comunica que el material podría tener una vocación más amplia y podríamos desarrollarlo más.

En un principio, nos parece un halago y nos ponemos manos a la obra. Según nos comenta la coordinadora unas semanas después, la idea es pedir distintas subvenciones para poder generar un material para ser usado en otros locales o incluso en centros educativos.

Seguimos trabajando y ampliando el material.

Tras un proceso creativo bastante largo, y después de algunas pruebas más, parece que finalmente, nos van a conceder una subvención importante, lo suficiente como para publicar el material a una escala bastante considerable.

He aquí, que nos enteramos de que después de todo nuestro esfuerzo y trabajo, en la autoría del material, sólo va a aparecer el logotipo de la institución y nuestros nombres no constaran en ningún lugar.

Por un lado, se puede pensar que siendo parte de una institución, y al ser trabajadores de la misma, nuestro trabajo les pertenece enteramente. Pero, por otro lado, creo que un mínimo de reconocimiento es necesario ¿Qué creéis? ¿Y que me decís de quien se atribuye materiales que han realizado otros u otras?

“Que trabajes en una institución, ¿quiere decir que ésta sea dueña de tus ideas?”

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. es lo que tiene «hacer lo politicamente correcto», «acatar las normas del protocolo», te puedes fiar pero solo hasta cierto punto, no al 100%, dicen la verdad pero no toda la verdad ni nada mas que la verdad

    una cosa es lo que vosotros quereis hacer (ayudar a los demas, hacer cosas buenas,…) y otra cosa, muy distinta como habras podido comprobar, son los intereses de lo politicamente correcto/protocolo/normas/instituciones/etc…, que en este caso, esos intereses son conseguir fama y prestigio a costa de mentir a la gente diciendo que tal cosa lo han hecho ellos cuando en realidad lo han hecho otros

    no digo que todas las normas e instituciones sean asi pero……..

    por eso, en muchas de mis respuestas a las entradas de este blog, siempre insistia en que no hay que fiarse de lo politicamente correcto.
    en este caso, ya ves que os han engañado
    asi que ya ves que no os podeis fiar

    si podeis llevar todo el material y patentarlo o registrarlo o hacer algo de forma que no lo puedan copiar sin vuestra autorizacion, id corriendo a hacerlo, antes de que sea demasiado tarde, porque lo mismo que os lo han «robado» para que nadie os reconozca y quitaros vuestro merito, igual hasta lo manipulan con fines politicos, comerciales, etc… para que no de el fruto que vosotros queriais, para no «dañar» negocios (sucios o no) que no les interesa que desaparezcan, que esta «gentuza» es muy muy rebuscada

  2. Hola compa.
    Ahí creo que te toca pedir que por lo menos quede clara la autoría intelectual, aunque cedáis los derechos a la entidad. Puede que por ahí vaya el temor de vuestros jefes (que no queráis ceder los derechos)…

    Para elabrorar materiales existen contratos específicos que no tienen mucho que ver con los contratos por obra a los que acostumbramos en el gremio de la intervención social… Si no te han hecho un contrato específico, sino que han aprovechado otro destinado a una función distinta tampoco hace falta ponerse quisquilloso, pero lo menos que podemos hacer es pedir que se nos reconozca públicamente el esfuerzo.
    Seguramente la entidad haya recibido subvención por partida doble referente al mismo trabajador (una por elaboración de materiales y otra por tu labor como educador en los locales a los que te refieres). Guay, el dinero se lo quedan (o si son honrados lo invierten), pero el prestigio os lo repartís ¿no?.
    Tener publicaciones ayuda mucho en el curriculum, permite presentarlas en universidades y asociaciones… y a largo plazo es un «seguro» profesional que si podéis (desde aquí es muy fácil hablar) no dejaría pasar.

    Un saludo y gracis por compartir vuestras experiencias, me tenéis enganchado al blog!!!

  3. Desde luego me parece que la autoria del trabajo tiene que salir, como dice Santi una cosa es que se lo cedáis a la empresa y otra que ni siquiera os nombren en el trabajo realizado, eso no me parece, y creo que no tiene que ser así, si trabajamos para empresas pero los nombres vienen o deberían venir.

    Saludos, sigo inmersa en mis estudios….

  4. Hola Tote. Un tema muy interesante.
    Estas cosas dan mucha rabia. Ya no sólo es una cuestión de derechos, es que es poco elegante, ético y genéroso no poner vuestros nombres en un trabajo de creación. Es una lástima que según con quien tengas que trabajar tengas que exigir cosas que deberían ser de cajón.
    Por otra parte estas cosas dicen mucho acerca de la calidad profesional y personal de la gente que manda y decide. Hace falta tener categoría personal y humana para «ceder» un poco de protagonismo a quien verdaderamente se lo ha currado.

    Un saludo

  5. Como parte pseudo-afectada (aunque abandoné el barco antes de que se hundiera, jejeje), además de poco elegante, poco ético y poco generoso, pone de manifiesto la ausencia de sentimiento comunitario, participativo e integrador que se le presupone a una entidad que trabaja con jóvenes, etcétera.

    En fin, mejor no sigo…

  6. Llegará el momento, en que las exposiciones, debates, artículos, programas, sean expuestos por robots o maquinas con el logo de nuestras Asociaciones, empresas, etc, etc…

    Si no se han dado cuenta, estas en tu pleno derecho , amigo Tote, de reivindicar que en las publicaciones aparezcan vuestros nombres reflejados. Y si se han dado cuenta, y no lo hacen…es de una mezquindad extraordinaria.

  7. Mi opinión es que las instituciones no la forman máquinas, locales, etc. si no personas y es por eso que deberían haber publicado vuestro nombre , ya que el trabajo nadie piensa que salió de la nada. Felicidades por el proyecto. Podías colgarlo en el blog y así tomar algunas ideas. Un saludo.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.