Autor lucce

May 27, 2008

Perder los Papeles

La semana pasada llamé a una de mis chavalas idiota. Sí. Lo hice. Sé que no está bien, pero… No sé muy bien cómo ocurrió: última hora de la tarde, con toda una jornada a las espaldas, con una menor muy poquito locuaz que te exige un sobreesfuerzo para transmitir lo que quieres transmitir y explicándolo, además, con todo tipo de ejemplos y explicaciones para que todo quede claro.

En estas que, no sé muy bien cómo, comenzamos a hablar sobre los negros, los moros, los rumanos… En fin, sobre la inmigración, vaya. Y heme aquí, que me encuentro con una teenager que repudia a la gente de otras razas, que ve bien lo que hace Il Cavaliere en Italia con la población gitana, que si tiene que volver Franco, que si hay que hundir las pateras…

Y aquí uno que pierde los papeles y la llama idiota. Y luego trata de reconducirlo todo, haciendo más de Educador que de Lucce, pero nota que la chavala se pira para casa con el gesto torcido, a diferencia de sesiones anteriores. Y, al día siguiente, estoy con su ama y me dice que su chiquita llegó un poco enfadada de estar conmigo. Y le explico, y trabajamos, la madre y yo, en la necesidad de que su hijita ha de empezar a recibir otros mensajes o ha de ser educada con mayor insistencia en valores…

Pero, volviendo al día anterior, cuando Lucce (¡joder, escribo como hablaba Aída Nízar!) se quitó el traje de faena y volvía a su domicilio en coche, se iba comiendo el bolo por lo que había hecho. Eso sí, yo me consuelo enseguida y finalmente acabé sacándole una aplicabilidad educativa a mi pérdida de papeles, y me dije que la demostración de mi enfado por las barbaridades que había dicho la chavala ha podido servirla para empezar a cuestionarse algunos de los preceptos que, en la actualidad, maneja.

Pero está claro que el insulto no es la manera más idónea de hacerla ver mi desacuerdo y mi desagrado por lo que decía. Además, entiendo que las chorradas que la chavala decía se caían por su propio peso y que eran muy fáciles de argumentar y contrarrestar…

Oigan, pues fíjense que igual me sigo comiendo la cabeza por lo ocurrido. Lo mejor será leeros a vosotras y a vosotros en vuestros comentarios a ver qué me decís.

PD: esta semana he vuelto a quedar con ella y tengo pensado abordar este asunto. De momento, lo haremos con el visionado de una peli. He pensado en ‘American History X’, todo un clásico ya para tratar este tipo de asuntos, pero estoy abierto a posibles sugerencias. Gracias de antemano.

Sobre el autor

lucce

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola lucce. Menudo papelón, jajaja. Bueno, lo de “idiota” tampoco es tan grave. Eso sí, yo le pediria disculpas, ¿no? (igual ya lo has hecho). Más que nada porque también eso (el reconocer que uno puede perder los papeles y equivocarse) puede ser una gran lección para ella. Ya sé que es una cosa de sentido común, pero no siempre lo hacemos. Yo lo hago continuamente con los usuarios de mi servicio (reconocer mis errores) y, desde que lo hago, me veo, paradógicamente, mucho más fuerte y reconocido.
    En cuanto a la joven, uno de los problemas es que, en la juventud , el raciocinio y las hormonas van de la mano. Quiero decir que, en estas edades, se es bastante radical en todo y es dificil pensar con calma cuando te hierve la sangre. Otro de los problemas es que, a menudo, se ha intentado contrarrestar este tipo de argumentos racistas con argumentos muy simplistas que no han considerado los problemas que también puede generar la inmigración (que también los hay). Para entendernos, desde el lado profesional y educativo somos, a veces, demasiado políticamente correctos y nuestros argumentos de “igualdad y fraternidad” más que convencer irritan al otro. En fin, que hay que coger el toro por los cuernos.
    Yo, como siempre, soy partidario de los hechos y los datos, que es lo mejor para derrumbar prejuicios. Pero, cuando se trata de jóvenes, pues bueno, ya es lo que tú y yo seguramente hacemos ¿no? que oigan otros mensajes, que vaya calando, sin prisas, con tranquilidad. También escuchando qué de verdad (aunque sea muy poca) puede haber en su argumentación, porque si no hay un mínimo de reconocimiento del otro es muy dificil llegar a algo.
    No sé si tienes la oportunidad de crear dinámicas de grupo, juegos como el de la silla, o de rol, donde uno se pone en el papel del otro o si tienes la oportunidad de que esta chica conozca alguna persona inmigrante un poco más profundamente. O alguien que pueda explicar su experiencia migratoria.
    Yo he realizado talleres de mediación y de habilidades de comunicación en institutos, con alumnos de diferentes procedencias y los resultados son muy buenos (te sorprende observar que los comentarios racistas no son sólo cosa de los autóctonos).
    En fin, suerte y al toro.
    Por cierto, la peli de American History X, uf, siempre he pensado que es una peli de doble filo. Pero bueno, no sé. Creo que siempre es mejor que alguien de la comunidad nos cuente su experiencia .Una de las bases del racismo es el desconocimiento y el miedo al Otro y eso se suele curar cuando entras en contacto con él (que, en definitiva, es lo que explica la peli).
    Joder, menuda txapa, como dices tú, te he dado.

    Saludos

  2. Buenas Lucce, ya sabes que un error, se puede quedar en un error, o puede convertirse en una oportunidad.
    Yo lo hablaría con ella y aprovecharía, para más tranquilo hablar sobre el tema. Que vea que tu opinión es distinta a la suya y luego dale la vuelta, preguntándole por ejemplo si se ha relacionado alguna vez con algún inmigrante.
    Ya contarás.
    De todas formas, respecto a una peli, si quieres le pregunto al técnico de inmigración. Un saludo

  3. Ah! respecto a las pelis, yo prefiero siempre pelis que toquen el tema pero colateralmente (porque algunas son demasiado moralistas). Quiero decir que puedan hablar de la diferencia: El hombre elefante la pusimos en el instituto y el debate posterior fue un éxito. Hoy empieza todo también está bien.

  4. Es una buena peli, quizás demasiado directa pero muy recomendable. Además de tocar los argumentos simplistas de esa gente, trata tambi´`en del arrepentimiento.

    Nosotros la pusimos y cada uno se quedaba con lo que quería (la violación en las duchas, por ejemplo), pero luego lo reconducimos a los objetivos que nos propusimos y creo que fue bastante bien.

    Sobre lo del “insulto”, bueno, ell@s saben que te pueden decir a ti de todo y saben perfectamente que tú no le vas a decir nada. Lo de “niñat@” se me ha “escapado” un par de veces. No está bien, pero después puede dar pie a lo que te han dicho: que hables con ella aclarando las cosas.

    Saludos!

    P.D. Si te puede servir te paso una ficha para que te ayude:
    http://www.edualter.org/material/intcine/americane.htm

  5. Creo que ese tipo de errores los cometemos todos alguna vez, lo importante es saber retomar con la menor y de eso eres muy capaz. No podemos controlar totalmente nuestras emociones y hay veces ya sea por el día que es, el curro, etc en un momento dado perdemos la calma porque somos humanos y las cosas nos mueven. Esto les hace ver que a ellos que aparte de educador eres persona y tienes tus fallos y tus sentimientos.
    Como dinámica te propongo una relacionada con la disonancia cognitiva, seguro que ella esta harta de escuchar argumentos a favor de los inmigrantes y demás, no creo que tenga las ideas sobre ese tema muy claras, pero es una manera de llamar la atención y revelarse. En cuanto le devuelvas sus mismos argumentos (incluso con mas fuerza y un poco exagerados) ella ira bajando la intensidad y estará mas abierta a escuchar y rebatirte esos argumentos. Ya nos contaras suerte!!

  6. Hola! El viernes en la Comunidad terapéutica, cuando estabamos en el encuentro de la tarde, interviniendo a una persona sobre sus comportamientos, habíamos decidido que solo entre ellos intervinieran las personas que lo hubieran preparado, y en el encuentro cuando la otra educadora me hizo una pregunta sobre un chaval, se levanto otro a intervenir al primero y las dos pensando que la otra no se había dado cuenta, dijimos a la vez “SIENTATE” con enfásis, delante de 40 personas, se enfado mucho con nosotras, hoy he intentado hablar con él, he reconocido mi error, sin embargo sigue enfadado… el viernes no fue una tarde buena para mi, no es la primera mala contestación que di, de hecho di otra también, estaba toda la tarde intentando contener mis lágrimas por la muerte de un residente que había pasado por allí hacía tres años…

    Bueno, a ver que tal está mañana…

    Saludos

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__