Autor lucce

junio 11, 2008

Logo de ZeftyA menudo, en mi día a día con mis madres y padres, un tema de conversación que suele salir con frecuencia es el de la paga que ofrecen semanalmente a sus vástagos: que les damos demasiado, que les damos muy poco, que si se la gastan en porros, que si se la gastan en el cyber, que si tenéis que quitársela por la que ha liado, que si se la tenéis que subir ya que es imposible que pasen el sábado con dos euros…

Como digo, tema recurrente donde los haya. A lo mejor, desde que descubrí en el blog de Cibervoluntarios a Zefty, paso a tratar este asunto delante del ordenador del despacho.

Hablamos de una herramienta que funciona a modo de banco virtual que ofrece a los padres la posibilidad de educar a sus hijos en materia económica. Los progenitores se convierten en banqueros y las criaturas en clientes.

A través de Zefty se espera que los chavales experimenten la sensación de engordar o disminuir sus cuentas, encontrándose con cosas como intereses, prestamos o crédito, «Zeftycheques», etcétera.

Pero ojo, no llevarse las manos a la cabeza. Zefty no funciona con dinero real, evidentemente, si no que lo hace como una cuenta bancaria, es decir, los padres crean una cuenta para cada niño y especifican la cantidad de paga que reciben y con que frecuencia. El banco son los padres, los que realmente tienen el dinero.

¿Qué os parece la chorradilla? A mí, la verdad, es que me resulta muy interesante y graciosa y entiendo que bien gestionada puede servir de apoyo a muchas familias en la que un elemento tan supuestamente intrascendente como la paga es a veces fuente de conflictos.

Obviamente, no es la panacea y sé que en próximas visitas a casa o en entrevistas con madres, padres, niños o adolescentes, este tema volverá a parecer. Y que no falte, ya que, a veces, tratar el tema de la paga es un desengrasante ideal con el que dejar por un rato asuntos de otra índole.

Vía: Cibervoluntarios
Más Información: Zefty

Sobre el autor

lucce

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola Lucce.
    Interesante entrada.
    Esto de que los padres se conviertan en un banqueros. Ufff. No sé. Ya me veo a los hijos pidiendo un préstamo y endeudándose hasta las cejas.
    En fin, le voy a echar un vistazo a Zefty, a ver si me reciclo, porque en estos temas soy todavía de la vieja escuela (responsabilidades, derechos y obligaciones, bla, bla, bla). En fin, es interesante conocer nuevas estrategias.
    Un saludo

  2. a mi me empezaron a dar dinero con 17 años (tambien a mis hermanos, 2 y 3 años menores que yo), y solo nos daban 20 miserables duros a cada uno, eramos el hazmerreir del colegio, los 3 uraños (si, 100 jodidas pesetas de mierda, para toda la semana), a la de año y medio o asi nos subieron a 200 ptas, y cuando ya tenia 20 años, 1000 pelas, a repartir entre los 3

    a mis hermanos, como fumaban (y se emborrachaban a escondidas), mi madre siempre les estaba dando dinero a escondidas y habia verdaderos lios en casa

    consegui ahorrar unas 60.000 pelas, que las tenia guardadas en casa, mientras todos los demas, aun consiguiendo muchisimo mas dinero que yo, no tenian un jodido duro

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.