Autor Asier

junio 26, 2008

Los Educadores Sociales entre BambalinasUna mañana te levantas y vas a formarte, en un cursillo que te recomienda tu coordinador por su conveniencia formativa. En él comenta un compañero de profesión, mientras intercambiamos pareceres pedagógicos a modo de mamporros, que los Educadores lo que hacemos cada día en nuestros trabajos es, en esencia, actuar.

Representamos un papel de educadores que, en ocasiones, tenemos que hacer creíble (para nuestros/as educandos) y creérnoslo (para la profesión). En esos precisos momentos, me viene a la memoria de la CPU, nuestro amigo Sera. “¿Qué opinara nuestro colega, curtido en ambas materias, sobre tal afirmación?”.

La verdad, es que Asier el educador, mal que le pese, no puede (ni quiere) ser educador las 24 horas al día. Asier persona es de una manera, con muchos defectos y errores que no puede disimular ni esconder. Es el personaje en primera persona, él mismo con sus circunstancias, como decía el entendido. Por el contrario, el educador es diferente. No es errático, y si lo es, no se le debe presuponer ni que aparezca nítidamente. Le gustaría ser persona en su trabajo, y poder equivocarse con actuaciones salidas del guion, sin llegar con ello a actuar…¡¡Pero hay amigo/a. Como la mujer del César: no sólo ha de ser buena persona, sino que ha de parecerlo. Políticamente correcto, sin sobreactuaciones.

Llevo una temporada encontrándome compañeros de profesión, relatando sus desventuras, vanagloriando sus intervenciones y teatralizando conflictos y desenlaces hasta límites insospechados. Por supuesto, como buena obra teatral que se precie, hay buenos y malos, y siempre ganan los educadores, esos que después de contar algunas de esas batallitas, parecen mas altos y guapos, rubios y con ojos azules. Pero en bambalinas, cuando todos volvemos a ser personas, me encuentro con los mismos miedos que padecen algunos chiquillos en una noche de tormenta, las mismas inseguridades de un adolescente cuando flirtea con una chica por primera vez y la misma exageración con la que el pescador describe el tamaño de su captura soñada.

No sé si asumirlo o combatirlo. Pensaré de aquí en adelante, si prefiero morir joven viviendo a mi manera, que viejo y a la de otros. Que no me mate mi propio personaje, será el gran reto personal (¿y profesional?) de ahora en adelante.

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola Asier, recojo el guante.
    Una vez empecé un artículo sobre las técnicas teatrales y la educación social: preparar el escenario (el despacho), la escucha, el gesto, etc.
    Yo creo que la diferencia fundamental, que no podemos obviar, es que en teatro trabajamos con la ficción´. Es decir, en el escenario todo es mentira (en el sentido de que los personajes son de ficción) aunque solo tiene interés si los actores consiguen transmitir «verdad escénica».
    La diferencia, como decía, es que los educadores trabajamos en la realidad. Actuando, podemos ser asesinos, crueles, malos malísimos, pero nuestro material de educadores es otro. Utilizamos técnicas teatrales, pero nuestro trabajo no es crear ficción, sino modificar la realidad. En todo caso, trabajamos con personas, no con personajes.
    En ese sentido no dejamos nunca de ser nosotros mismos, aunque asumimos un rol durante unas horas.
    Pero lo de asumir un rol lo hacemos constantemente: el de amantes, maridos, educadores, amigos, etc. y no por eso dejamos de ser nosotros mismos. Siempre somos nosotros enfundados en un rol. El problema viene cuando se confunden los roles, y se hace de amigo cuando toca ser educador, o al contrario. ¿no?
    En fin, como ves da para un artículo.

    Un abrazo.

    Sera

  2. donde estudiaba, muchos profesores tambien hacian de educadores, y se les notaba que NO ERAN ELLOS MISMOS, NO DECIAN LO QUE REALMENTE PENSABAN y NO ACONSEJABAN NI AYUDABAN COMO REALMENTE LES DECIA SU CONCIENCIA

    daba la sensacion de como que estaban obligados a ser y pensar de unas determinadas maneras impuestas, lo cual SOLO TRANSMITIA DESCONFIANZA y SOLO CONSEGUIAN EMPEORAR LAS COSAS

    ¿¿¿como ibamos a fiarnos de alguien que no dice ni actua como realmente piensa???

    lo jodido es que alguna vez que yo y mis amigos nos encontrabamos a algun profesor, y entonces, SIN CENSURA NI INTERESES OCULTOS, SE DESCUBRIA TODO, le preguntabamos cosas, y DECIAN LO QUE REALMENTE PENSABAN SEGUN SU CONCIENCIA, aunque despues nos dijese. «…pero no se lo digais a nadie…»

    AHORA SI CONSEGUIAN GANARSE LA CONFIANZA DE VERDAD Y SI CONSEGUIAN EDUCAR DE VERDAD

  3. Sera: Cuando redacte el articulo, tambien me acorde de los roles, y las diferentes funcionalidades. Con tu opinion, me quedo mas tranquilo, y aclaro dudas que surgen del día a día de la profesion. Gracias.

    Pelanas: Desconozco como eran o actuaban tus maestros. Pero lo que me parece deprorable, es que se ganen la confianza de sus alumnos/as haciendo de chivos espiatorios de sus compañeros o ellos mismos. En el terreno de juego o el vestuario, existen unos codigos de grupo que hay que respetar. Son del campo hacía adentro, y se quedan ahí. Largar a la prensa para ganarse su empatia, les vale para un día pero traicionan los codigos del grupo

    Gracias a ambos por opinar.

  4. Yo tampoco me considero educador las 24h y uno de los motivos por la que no voy a las (demasiadas) cenas que han hecho en algunos sitios es por eso: no paran hablar de trabajo y de contar batallas.

    Las reuniones también son el escaparate para algunos.

    Yo creo que se pude tener un rol y seguir siendo uno mismo. Dentro del margen que nos dejen trabajar cada uno de nosotros podemos ser como realmente seamos. Creo que no se puede ser exactamente como uno es en otro contexto.

    Saludos!

  5. ahora lo entiendo, muchas gracias por el mail.

    el colegio aquel era un colegio privado de pago, muy religioso, conservador y estricto, profesores que te puteaban siempre que podian, incluso sin motivo

    aun recuerdo el cabronazo aquel que no me queria decir si habia que pagar por quedarse a comer en aquel dia que era especial (casi era obligatorio quedarse), como la bronca en casa a el no le iba a caer, pues SE LA SUDABA, Y ASI DE PASO, SE SACA 800 PTAS PARA EL COLEGIO, creo que esto lo he contado anteriormente

    y luego, lo mismo te venia de amigo, de majo, de sincero… y tu te preguntabas por dentro ¿pero este tio es esquizofrenico? joer que cambios de personalidad tiene…..o es el tio mas falso que ha parido madre

    asi eran la mayoria, muchos de ellos obligados a ser asi, para cumplir las normas del protocolo, que luego igual te lo encontrabas por la calle, te saludaba, hablabais y…te lo tenia que contar todo para no parecer un…, PORQUE EN EL FONDO, NO ERA ASI (OTROS MIRABAN PARA OTRO LADO Y NI TE SALUDABAN)

    otros se saltaban las normas del protocolo por el forro de los…Y ACONSEJABAN Y ACTUABAN COMO REALMENTE ERAN Y PENSABAN, SEGUN SU CONCIENCIA, NO ESCONDIAN NADA, y estos eran los que DE VERDAD TENIAN EXITO y CONSEGUIAN RESULTADOS

    PERO CUIDADO!!! que de estos ultimos, aparentemente humanos, tambien habia «secretas» camuflados, que SE LES VEIA ENSEGUIDA
    Disimulabamos para no estropear nada, pero CASI NADIE HACIA CASO DE SUS CONSEJOS (por ejemplo, cuando sacaba a alguien de clase para hablar con el -hacia de educador-, te preguntaba cosas -si fumas, bebes,…- evidentemente, al que fumaba le aconsejaba seriamente que no lo hiciese.¿¿¿HAZ LO QUE YO DIGO PERO NO LO QUE YO HAGO???hummm…..pase, ha cogido el vicio pero ve las consecuencias negativas para la salud y sigue porque no puede dejarlo, PERO MAS DE UNO TE VENIA DE QUE NUNCA HA FUMADO NI BEBIDO NI NADA, Y LUEGO LE VES POR AHI FUMANDO…..INCLUSO BEBIENDO (bueno, con el tipico sudor del alcohol, pero mucho sudor, vamos que iria bastante borracho…) VI ASI A UN PROFESOR-EDUCADOR DE MI COLEGIO HACE BASTANTES AÑOS, en las fiestas de mi pueblo, una vez que me dejaron salir un rato mis «padres» (aun estudiaba en aquel colegio), con lo cual, te viene a la cabeza: «»vale, es su vida privada, PERO este tio no dice lo que REALMENTE piensa, con lo cual, si le pregunto algo o le pido que me aconseje sobre algo, SEGURO QUE NO ME DICE LO QUE REALMENTE PIENSA, ME ACONSEJARA CUMPLIENDO CON LAS NORMAS DEL PROTOCOLO, DEJANDO EN UN SEGUNDO PLANO SU CONCIENCIA, con lo cual ESE CONSEJO ES MUY POCO O NADA FIABLE, NO ME FIO, MEJOR NO LE HAGO CASO
    con lo cual, FRACASABAN SIEMPRE, ademas de que SE LES NOTABA DESDE EL PRIMER DIA

    POR ESO OS INSISTO TANTO EN QUE HAGAIS LO QUE PENSAIS SEGUN VUESTRA CONCIENCIA, DEJANDO A UN LADO EL PROTOCOLO

    PARA TENER CONFIANZA CON UNA PERSONA, EL MEJOR SECRETO ES NO OCULTAR NADA

  6. Hola a todos! muy interesante lo que leo por aquí!!
    he estado desaparecida un tiempo porque ya sabeis, … y siguiendo al hilo de lo que hablais, he tenido una gira teatral muy larga y exigente!!
    El trabajo del educador es muy complicado. Sí es cierto que cada día es único e irrepetible y que por eso, se nos puede llamar ¿actores? En cierto modo, hay que tener las habilidades suficientes para improvisar en cada momento porque no hay una varita mágica que nos indique lo que se debe hacer en cada situación, pero es ahí donde se ven las tablas de cada uno, su experiencia profesional y su ética profesional. Sí es cierto que podemos tener un guión escrito a grosso modo y que se elabora en las tan conocidas reuniones de equipos, pero, como he dicho anteriormente, a veces, no hay guión que sirva sino, las habilidades de cada uno.
    Tb es cierto que el educador, porque es persona y no máquina, no lo sabe todo y no debe dárselas de sabio ni de sabiondo. Es mejor, en ocasiones, dar un «no lo sé» por respuesta y acompañarlo de «me informaré y te responderé en ese momento» que hacer la mayor metedura de pata de tu vida.
    Estoy de acuerdo en que muchos «compañeros» son los divinos del equipo y los mejores teatreros de la obra ya que, saben representar un papel estupendo de cara a unos y otro de cara a los educandos a los que atiende, pero, lo mejor es cuando se les ve el plumero y tienen que agachar la cabeza porque no les queda otra más que ruborizarse. No se dan cuenta de que no benefician en nada a los menores, en caso de piso de acogida, … De todos modos… qué cansino y agotador tener dos, tres o cuatro caras, no???
    En fin, que yo prefiero seguir siendo yo, con mi personalidad y con mi careta de educadora, que me la quito cuando quiero, porque yo, como dicen algunos por ahí, no`puedo ser educadora las 24h del día y me gusta combinar actuaciones de educadora con mi forma de ser más simple y natural,mezclar, llamadas de atención con muestras reales de cariño, mezclar el levantar la voz con risas en la cena, … en fin, que me gusta trabajar así!
    Un abrazo

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.