Autor Iñigo

julio 10, 2008

A la Puta CalleNo sé si será el caso de algunos y algunas de vosotros, pero algunas de mis compañeras y compañeros, sobre todo las que trabajan en locales de jóvenes, tienen este problema.
Sus programas, según las instituciones, son necesarios durante el curso escolar, es decir, entre octubre y junio y en verano al no ser precisa su existencia, se prescinde de sus servicios.
Dicho así, queda muy bonito, pero la realidad es que están al menos dos meses con vacaciones, pero con vacaciones no pagadas, con vacaciones forzosas.

Por un lado, ellas verbalizan que está muy bien tener esas “vacaciones” largas, pero por otro, como está claro, el no tener un sueldo esos meses, les limita mucho en cuanto a sus planes. Te comentan, que si se quieren ir de casa, cómo lo van a hacer, que tienen gastos y que no les da. Vamos, que muchas de ellas, acaban buscándose un trabajillo para el verano para cubrir ese vacío presupuestario.

Y de todo hay: muchas emprenden la aventura de campamentos, de colonias urbanas otras y si acaso sustituyen algún educador o educadora por las vacaciones estivales en algún centro o quizá una casa de acogida.

Como os haréis una idea, esta situación acaba por cansar a la mayoría. Esa incertidumbre de si seguiremos en octubre o si no contarán con nosotros, que no siempre es seguro, hace que muchas profesionales no se comprometan con el trabajo e intenten buscar mejor suerte en el mundo laboral.

Este es uno de los hechos que hacen que este tipo de trabajos no pase de ser “un trabajo para comenzar la andadura laboral”, una experiencia de paso para acumular horas de vuelo, pero no se ve como un trabajo en el que nos podamos desarrollar laboralmente, y más aún, el trabajo se ve encasillado, sin mucha oportunidad de evolución, al no apostarse por cuidar a los profesionales.

Lo que quiero decir es que si no cuidamos a los profesionales que desempeñan una labor, difícilmente ésta se desarrollará y alcanzará las cotas máximas posibles.

De este modo, cuando año tras año, estas profesionales comparten conmigo sus inquietudes, su desazón e inseguridad, no me queda otro remedio, porque así me lo dicta mi conciencia, que indicarles que se busquen la vida y que miren por ellas mismas.

En algunos trabajos, parece que la inseguridad y la precariedad laboral son intrínsecas a los mismos. Yo creo que no es justo y que las administraciones deberían replantearse la definición de las condiciones de dichos programas, con el fin de potenciarlos y darles la importancia educativa que tienen y que podrían tener en nuestra sociedad.

En verano, no nos eche a la calle, señora administración, en verano busquemos alternativas para potenciar esos locales y proyectos. Porque, lo que ha sido útil el resto del año, ¿no puede serlo en verano?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. en verano todavia seria muchisimo mas util que en el resto del año, ya que es cuando los jovenes tienen vacaciones y muchisimo tiempo libre, y es cuando de verdad se puede estar con ellos y ayudarles, sobre todo a los que tienen problemas

    pero como en el verano vienen las fiestas, y con ello los vicios que a «los de siempre» tanto les gusta inculcar a los jovenes, pues prefieren que no trabajeis en verano, no sea que sus «ganancias» se vean mermadas

    asi, en esta epoca tan PROPENSA para que los jovenes empiecen a beber o drogarse, INTENTAN APARTAROS DE LOS JOVENES COMO SEA, intentan QUITAROS DE ENMEDIO, precisamente para que empiecen a beber y drogarse cuanto antes, ya que es el periodo del año en el que se empieza con mas facilidad a estos y otros vicios

    ¿y que consiguen «los de siempre» con que los jovenes empiezen a emborracharse y a drogarse y otros vicios?
    pues muy sencillo: HACERLOS LO MAS MANIPULABLES POSIBLE, Y QUE NO PIENSEN.

    de esta forma, atontandolos bien, poco a poco, consiguen manipular sus gustos, su forma de pensar, sus ideales, etc…LES TRANSFORMAN EN MARIONETAS A MEDIDA DE SUS INTERESES

    y a vosotros, INTENTAN OBSTACULIZAROS Y PONEROS PEGAS Y TRABAS COMO SEA, para que no podais impedirlo

    por eso teneis inseguridad y precariedad laboral, PORQUE «LOS DE SIEMPRE», EN EL FONDO, QUIEREN QUITAROS DE ENMEDIO.

  2. Buen tema Tote!

    Yo trabajo en dos sitios, uno de ellos, es como educador familiar…y mi problema es parecido, aunque más gordo….creo!

    Algunas familias deciden mandar al niño «al pueblo» o se van dos meses fuera…hay casos. En ese caso, yo no puedo facturar las horas, y otro curro no puedo hacer, porque a mitad de las vacaciones, puede que la familia vuelva: y tú qué?

    Sin poder cobrar esas horas, y viendo como el trabajo de todo el año, se puede ir al traste en verano.

    Tras ello, coge al chaval de turno, y empieza casi de cero: a veces ni se acuerdan de tí, como no te han echado de menos empiezan a darte largas….y se jodió todo!

    Una pena, pero es la realidad: no trabajas, no cobras y además es una complicación para la vuelta.

    Algunos saben que eso pasa en verano, caso de los gaztegunes que decíais, y lo pueden predecir y así buscarse otra cosa. Yo no…es la realidad.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.