Autor Asier

enero 22, 2009

La Gran Falacia de mis ChavalesMientras media España se colapsa por las nieves y hace la digestión de los ágapes navideños, esperando dentro del coche, en el Norte, nos ha venido a visitar un amigo poco frecuente: el Sol. Cuando irradia su simpatía y despliega sus brazos, llega a derretir la poca nieve de las cumbres y el rocío de los montes que rodean al botxo.

En estos primeros días de año, los teléfonos echan humo y los correos electrónicos vuelan a la velocidad del sonido (aunque Telefónica y Euskaltel no se lo crean). Miedos, interrogantes, dudas, posicionamientos, se mezclan para enarbolar el panorama de la Intervención Social en Bizkaia, antes de la Huelga general del sector. Leyendo la bandeja de entrada, aparece un mail de un compañero de profesión, tratando sobre estas materias y vislumbrando ciertas sombras al respecto. Es lícito y así debe ser. El espíritu crítico y reflexivo/constructivo debe permanecer latente, ahora más si cabe.

«Temo que los grandes perjudicados de la huelga sean mis chavales»; brota del texto el citado compañero. Mientras lo leo en el despacho de educadores a viva voz, el viejo Aitorziza (no por edad, sino por zorro), exclama:

– ¡¡¡No son sus chavales, ni los míos ni los de nadie !!! Ya lo decía el bueno de Alfonsito (educador de los años 80), que los chavales no son de nadie: ni de sus padres, a los que les han quitado la potestad o tutela, ni de las instituciones porque no les dieron la vida, ni siquiera de ellos mismos, ya que son menores de edad a todos los efectos, y por tanto ni adultos ni responsables emancipados.

Por exceso o por defecto, la cuestión es que la profesión la podemos entender de tan diversas maneras, que un mismo elemento (el usuario y/o educando) puede ser visto y entendido de manera divergente, sin perder por ello validez o profesionalidad.

Desde los tiempos más remotos de la Educación Social, un elemento común se ha asociado a la profesión: LA VOCACIÓN. El mero placer y gusto por trabajar e interactuar en algo que te guste y apasione, con una carga personal implícita muy marcada, ha sido eje central de nuestro desarrollo durante años y años.

Posicionamientos más cualificados, y elementos cuantitativos, desarrollados para la mejor y mayor operatividad de nuestro trabajo, no le han restado esa carga emocional e implicacional que se le presupone. Pero no todos somos iguales, ni sentimos igual; y por ello, no somos menos o peores educadores.

La profesión vista (y sentida) con cierto halo de distancia, oxigena las relaciones y ve matices que desde tan cerca pueden pasar desapercibidos. Los éxitos y los fracasos, van a seguir estando ahí, y dejarnos llevar por la euforia (carga posesiva de las personas con las que trabajamos) o el fracaso (casos no resueltos o relaciones fracturadas con el usuario) sería remontarnos a otras épocas menos profesionalizadas y más asistenciales. En una frase: ver todo Blanco o Negro (¡¡¡con lo bonito que es el Arco Iris ¡¡¡)

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. “Temo que los grandes perjudicados de la huelga sean mis chavales”…
    Uf, mal vamos.
    Lo que no sabe ese educador es que, seguramente, y parafraseándolo, los grandes beneficiados (aunque sea indirectamente) de esa huelga sean sus chavales.

  2. Muy bueno.

    Creo que este tipo de moralina al uso (mis chavales, mi vocación, amor, ayuda) está demasido extendida.

    Salud.

  3. Gracias Ateany, Quique y Juan.
    La verdad, es que sin querer desdramatizar la situación, creo que nosotros/as mismos pecamos en exceso de solidaritis, y asi, directamente hacemos un flaco favor a la profesión, llegando a no tomarnosla en serio.

    No digo que sea nuestro caso, ni el de la inmensa mayoria, pero educadores de esa linea haylos.

  4. Estoy totalmente de acuerdo con lo expresado por Quique. Lejos de no darle importancia al articulo publicado, creo que la exigencia del convenio es algo que dara mas beneficios que perjuicios a los menores, ya que lo que hay que hacer es dignificar de una vez por todas la profesión de educador. Por ello creo que ahora es mas necesaria que nunca un HUELGA GENERAL EN EL SECTOR DE LA INTERVENCIÓN. Porque nos hemos de valorar nosotros mismo, y debemos valorar lo que hacemos.

  5. Creo que nos hacemos flaco favor si vamos por esa línea de «mis chavales» (usuarios al fin y al cabo) «mi asociación» (una empresa ni más ni menos) o frases similares.
    Lo de la VOCACIÓN esta muy bien siempre que sepamos de lo que hablamos una PROFESIÓN como otra cualquiera (yo desde luego voy a trabajar NO a AYUDAR, si con mi trabajo ayudo a alguién pues mejor que mejor, lo mismo pensaran médicos o enfermeras y no se oye eso de «mis pacientes»).
    No tiremos piedras contra nuestro tejado, que para eso ya están este tipo de Asociaciones sin animo de lucro, ONGs y similares, que utilizan esas palabras tan bonitas.
    Por último, estoy completamente de acuerdo con Asier, Quique y CynPirata, la huelga es un mal menor si se consigue un convenio mejor, de la que se beneficiaran currelas y usuarios (termino impersonal y aseptico, porque para ponerles caras y nombres ya estamos nosotros día tras día).

  6. Yo titularia todo esto como, la gran falacia de la educacion social.

    Incluso el buen cristiano es mas humilde y profesional que toda una promoción de graduados.

    Leer un poco de filosofia y de literatura no os perjudicarà…

    Y amar un poco mas vuestro trabajo tampoco.

  7. Querido BBBB:

    Entre un buen cristiano y un buen educador, yo me quedo con el segundo.

    Y gracias por el consejo. De hecho ya lo hacemos: leemos mucho y bien, para poder mejorar como profesionales y si me lo permite la curia, como personas.

    Un saludo

  8. yo me preocuparia mas de mejorar mas como persona que como profesional

    ya que para ayudar a los demas (basicamente de eso se trata vuestra profesion), los mas importante es ser lo mejor persona posible

    hay muchas formas mucho mejores y mas sencillas de ganar dinero que ser educador social

    y si habeis elegido esto, es porque en el fondo buscais el bien de los demas, mas que por ganar dinero

    y para ayudar a los demas, lo MAS importante de todo es SER LO MEJOR PERSONA POSIBLE

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.