Autor Iñigo

marzo 11, 2009

Ilkustración de una urna electoral“Me toco la china”. Las anteriores elecciones, me quedé a las puertas, siendo suplente, pero esta vez ejercí de segundo vocal como un campeón 14 horitas de nada.

Durante todo el día, en los ratos en los que dejaban de deambular vecinos por delante de mi cara, al igual que sus nombres, apellidos y DNIs, también teníamos contacto con los miembros de diferentes partidos.

Como dijo uno de mis compañeros de tarea, “ya podríamos ser todos tan amigos como estas dos semanas” en relación a la campaña electoral.

Yo por mi lado, y como no podía ser menos, aprovechando la coyuntura de “buenrollismo”, les metía pullas sobre cuestiones sociales. Sobre la política de vivienda y sobre todo, sobre la situación de la juventud en el municipio, criticando las pocas iniciativas sociales dirigidas a esta población, que es con la que trabajo todos los días.

Ya sabemos que el hecho de que algunos no puedan votar por edad y que otros no lo hagan por desencanto, no les convierte en clientes prioritarios del personal político.

Porque, como hablamos sinceramente en la hora muerta de la película de la tarde, lo primero que suele buscar la persona política, es la supervivencia en su puesto.

Hay bastante gente que queda obnubilada en los quince días de campañas publicitarias, de promesas de peso y de promesas livianas que se lleva el viento.

Otras personas, simplemente votan al “menos malo”, que la verdad, resulta poco motivante y otras simple y llanamente no votan, desencantadas, desinteresadas, hastiadas, etc…

En todo caso, teniendo en cuenta que la abstención en estas últimas elecciones está en torno al 35%, el mundo político no debería hinchar pecho orgulloso de la “fiesta de la democracia”, ya que son muchas las personas que no ejercen su en un principio “gran privilegio de votar”.

En este sentido, a mí como persona preocupada por el ámbito social, por la juventud, por el sentimiento de barrio, por la comunicación social, etc. Me parece que no hay partido que de respuesta real a estos temas y es más, me parece que los que dan un enfoque más cercano al mismo están de capa caída.

Es como si la gente votase sin un criterio sopesado, casi por inercia, costumbre, sin crítica y finalmente a caballo ganador.

Me parece, que las políticas están en general muy lejos del pueblo, y ya el lema debería quizá ser otro como “para el sistema y sin el pueblo”. ¿Dónde quedan las personas, la política educativa y social?

No se que opinaréis, pero si se que la política influye y mucho en nuestro trabajo y ya sabéis que en la campaña muchas de las medidas son sociales, pero tras la misma, muchas medidas son no sociales.

El blog de la educación social, Educablog, vota…

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. estoy de acuerdo en todo lo que dices

    incluso me atreveria a decir que los partidos politicos, en realidad, no existen, y los politicos que salen hablando o discutiendo en publico, en realidad, son unos muñecos de feria sin ningun tipo de poder, obligados a hablar y discutir en publico por los «mandama$€$» que mueven los hilos del sistema (pero que nadie les conoce), para que la poblacion crea que hay diferentes partidos, pero en realidad siempre se hace lo que dicen esos «mandama$€$» que mueven los hilos del sistema, gane quien gane (que en realidad no gana ni pierde ningun partido, porque todo es un montaje).

    no os diria yo que no fuese asi la realidad, y que todo fuera un montaje

    y efectivamente, no hay ningun partido que de respuesta real a los problemas de la poblacion, ya que precisamente, el mayor negocio del sistema y los «mandama$€$» que mueven los hilos del sistema, consiste en LUCRARSE A COSTA DE LAS NECESIDADES Y DESGRACIAS DE LA GENTE

    por eso les interesa que la gente este mal

  2. Por que los educadores sociales que conozco les parece correcto una pena de 4 años a menores por una violación sexual? no tenéis sentimientos?

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__