Autor Asier

marzo 23, 2009

Las Princesitas de Parla

La velada transcurría amena y distendida. En los escasos momentos de respiro que nos regalábamos, nuestras amigas accedían al balconcillo adyacente a por su dosis de nicotina. El frió las devolvía rápidamente a la cocina y por ende a la tertulia. En un cruce de miradas fugaz y retomando una de las últimas cuestiones pendientes, Lidy lo suelta:

– Entonces Asier, ¿no te gustamos los psicólogos/as?

– No he dicho éso. En ocasiones, me cuesta mucho trabajar con algunos de ellos/as. Diagnósticos no formalizados ni estructurados, Informes generales sin atender a las especificidades, poca carga implicacional en la toma de decisiones, escasa participación en las intervenciones a consensuar o marcar límites terapéuticos o educativos que llevar a cabo.

Tengo la certeza y convicción de que en algunas entrevistas y casos con los que trabajo, tengo que defender una posición y un criterio que, en ocasiones, van en dirección contraria a las que lleváis a cabo las personas que interactuáis con los usuarios mano a mano, las 24 horas del día (hoy hablamos de personas con enfermedad psíquica). Manejo una información y un mundo interior, que me es conferido y por ética profesional no puedo manifestar, pero creo que lo mejor para esa persona es, una u otra línea socioeducativa.

– Tengo que darle la razón a Lidy. Puedo decir en lo que a mi me toca y en primera persona, que en el trabajo diario que desarrollo, la ayuda en forma de pautas que me aporta Lidy son importantísimas.

– Sí, Soli. Yo también lo corroboro y puedo afirmar abiertamente que, en determinados casos y usuarios, la ayuda aportada por los psicólogos/as y sus informes, son de una enorme valía para los educadores – comenta nuestro amigo y tertuliano Bidezabal – Lo que sí tengo que decir, por poner alguna pega, es que en un equipo multidisciplinar, y coordinadas todas las partes involucradas, la palabra del psicólogo/a va a misa. Prevalece casi siempre, por encima de la de los/las educadores/as.

Casi sin quererlo, y con las reservas de licor bajo mínimos, vamos despidiéndonos fraternalmente. Prevalece la esencia de que Educadores y Psicólogos/as debemos seguir trabajando hombro con hombro, en un mismo barco (= al bienestar de la persona usuaria que participa de nuestros servicios) y siguiendo un mismo rumbo, si fuera posible. No todos los caminos conducen a Roma, pero cuanta más gente vayamos de la mano, siguiendo el curso del río Tíber junto a las siete colinas, menos probabilidades tendremos de perdernos.

Felicitamos a nuestras compañeras por su arduo y enriquecedor trabajo, deseando que la señora Aguirre, no meta la mano en exceso en ese programa maravilloso de unidades convivenciales semiautónomas para personas con enfermedad mental. La niña bonita de cualquier organismo de Acción Social, que se precie.

Ilustración: David Ardila

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Querido Asier, tu narrativa a lo acontecido aquella noche, es muy sintética y adecuada. Destacando la necesidad de un trabajo multidisciplinar, y la confianza de la prefesionalidad de las personas implicadas en los casos, puesto que ya es sabido que no todos ejercemos de la misma manera, si nos desprendemos de la esperanza de un buen trabajo, como podemos presentarnos ante el usuario como una unidad de apoyo, que es lo necesario para una rehabilitación adecuada?. Agradecemos esa buena conversación acompañado de los productos de origen de Antonia.
    prometemos un artículo de Enfermedad Mental y os hablaremos de nuestro recurso.

  2. Coincido en lo expuesto por Asier y por Soli y Lidi en relaciòn a la necesidad de recursos multidisciplinares en el ámbito del trabajo social en su sentido más amplio. Creo que desde esa perspectiva es una buena manera de llevar el trabajo a buen puerto cada profisional desde su responsabilidad y evitar así los planos en diferente nivel en funcìón del perfil del profesional del que se trate.
    Un saludo para Soli y Lidi.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__