Autor Asier

abril 16, 2009

Sr. Roca: un éxito de todosMe he conjurado, en estos procesionales días de Semana Santa, para redactar una de las entradas más positivas y felices del transcurrir socioeducativo de este quien les habla (en este caso escribe)

Después de la reunión de equipo del pasado miércoles, me acerque hasta la habitación del Sr. Roca (noble distinción, pero merecida, a pesar de sus tres añitos) para despedirme. Era un hasta luego, lleno de orgullo y satisfacción, que diría el Borbón. Me vio entrar en el cuarto, mientras mi compañera le vestía subido en la cama. Dio dos pasos sobre la colcha y nos abrazamos. Con fuerza y sonrientes. Le despedí como sólo a él le gusta: alzándolo hasta el cielo con los brazos abiertos, y cayendo de nuevo como un trapecista sin red.

Ha estado, crecido, reído y llorado entre nosotros 8 meses, pero ha dado la sensación de que nos ha regalado años. Nos ha regalado años de paciencia, consejos, trabajo, atenciones, rabietas infantiles, disgustos en forma de arrebatos violentos y por encima de todas las cosas: Felicidad.

Iniciamos este camino juntos, con un biberón en una mano y arañando sus pertenencias con la otra. Sale por la puerta grande y se lleva el corazón de todos/as los que hemos convivido con él. Es un día de enhorabuena para la profesión. La constatación final de un trabajo muy bien hecho. El sueño cumplido de que en una familia estable y estructurada, tiene mayores y mejores posibilidades de continuar su camino.

Hoy escribo con cierta melancolía, pero con una inmensa felicidad interior. Por dentro, se desprende un llanto alegre (malegría que decía Manu Chao), por la marcha del señor Roca. Un amiguito que entró como Primate Aurelio y hoy sale como un Lord inglés.

Hubo un tiempo en que no todos/as creyeron en él y sus posibilidades o potencialidades. Los profesionales del Hogar, jamás bajamos los brazos y junto con alguna profesora significativa, perseguimos una meta: Ayudarle a ser un niño sociable, feliz, educado, autónomo, solidario y reflexivo. El mismo, con tiempo, se ocupó de silenciar y convencer a esas voces discordantes.

Ahora piensa mas rápido que nadie de su edad, camina a pasos agigantados en su autonomía personal hasta el punto de superarse a diario y no avisar. Feliz, risueño y sonriente las 24 horas del día (porqué la jornada no tiene más horas), cariñoso, besucón y abrazador oficial de la villa. En menos de lo que canta un gallo, él también empezará a cantar.

Gracias a él mismo y a la confianza de los que siempre creímos en él.

Ilustración: Wufus

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Felicidades Asier!!

    El relato de la llegada y salida del Señor Roca ha sido muy emocionante.

    Considero tu entrada de hoy de obligada lectura para todos aquellos y aquellas que, de vez en cuando, olvidamos por qué somos Educadores Sociales.

    plas, plas, plas, plas (aplausos)

  2. Gracias Asier, da gusto desperezarse con estas líneas llenas de emoción.
    Me estais haciendo aducablogdependiente!

  3. Joer! Apañero me has hecho llorar! Yo también le hecho de menos y he aprendido un montón con el Sr Roca. Nunca podré olvidarme de él! Hemos tenido suerte de poder compartir esta experiencia verdad? Me siento afortunada! Saludos.

  4. Felicidades a vosotros por el trabajo y sobretodo al Sr. Roca por lograr que su estancia le haya beneficiado tanto en su desarrollo. Sin duda, creo que es un niño con una gran fortaleza que le ayudará en su nueva etapa vital. Su regalo: creer en si mismo y que los profesionales apostasen.
    Suerte Sr. Roca.
    Saludos

  5. Zorionak Asier para ti y para todo el equipo.
    Desde luego,como ha comentado Rocio de las mejores sensaciones personales y profesionales es poder haber hecho crecer y que te hagan crecer.
    Eso si, las despedidas como comentas son «malegrías», asi que ánimo también.
    Un saludo.

  6. Buen artículo compañero!!! Todos hemos aprendido mucho con el Sr.Roca y coinicido en que a todos nos ha dado fuerza y alegría para nuestra labor diaria en el hogar. Se le echa de menos, pero con una sonrisa porque creemos y esperamos que todo le va a ir muy bien.
    Creo que todos no metimos en esta profesión para poder ayudar ser partícipes de la educación y evolución de niños como el Sr. Roca, nuestro gran amigo de los «Cocos».

  7. Maravilloso y emotivo articulo compañero, lo he leído varias veces y cada vez me gusta más.
    Todos los que hemos conocido al Sr Roca le recordaremos con cariño y con su felicidad inherente, sin embargo es difícil que él nos recuerde dada su corta edad ¡que lastima!, el otro día nos hizo una visita y casi no nos reconocía.
    GOOD LUCK Sr. Roca

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.