Autor Educablog

July 1, 2009

Mertxe y Monika

Te conocí en el año 2003, y compartíamos varias conversaciones esporádicas, pero no intimamos. El día que me comunicaron que venias a trabajar al centro me pareció bien pero entraste con tantísima fuerza que chocamos. Aunque el choque nos alejase algo, tiempo después nos empezamos a entender tan bien que te volviste parte de mí. Te convertiste en algo más que una compañera, eras mi mitad. Pasábamos casi 10 horas al día juntas, comíamos juntas, trabajábamos juntas, íbamos a yoga juntas, quedábamos los fines de semana. Es increíble como de pasar la una por delante de la otra y hablar 2 minutos pudiste pasar a ser una de las personas más importantes de mi vida. Estas personas las puedo contar con los dedos de las manos y tu eres uno de esos deditos, y siempre lo serás.

A nivel laboral, te admiraba. Tú me decías interminables piropos sobre mi profesionalidad, pero yo envidiaba tu vitalidad, tu optimismo, tu espíritu, tu ESTRELLA. Los niños te adoraban y los padres no se sentían amenazados por ti porque te sentían cercana de tu a tu, no tratabas de darles lecciones magistrales, sino que tratabas de que entendiesen su situación y sobre todo a sus hijos. Los profesionales te veían muy implicada y aunque a veces pensasen que eras algo alocada, valoraban esa actitud luchadora. Despertaste cariño en todas las personas a tu alrededor.

He pasado muy malos momentos a nivel laboral, y he estado varias veces a punto de tirar la toalla, y ahí llegaste tú. Junto con mis niños y la satisfacción de lo que les he aportado, eres lo mejor que me ha pasado en este trabajo.

Sabias que quería decir en cada momento, que sentía, sabias interpretar cada uno de mis gestos, te dedicaste a conocerme y te metiste de lleno en mi vida.

Ahora mi vida ha tomado otro rumbo, y me hubiese encantado compartirlo contigo. Estoy muy perdida sin ti. Ha pasado un año mi niña, y todavía sigo sin creérmelo, no quiero creérmelo. El otro día estuve en Pedrosa con tu aita, conoció a Javi y a Koldo y estuve con Tara. Es encantador y nos trató genial, pero me pareció algo irreal, porque no estabas tú. Hice todo el viaje, con la sensación de que iba a reencontrarme contigo, de que ibas a estar allí, de que todo era un mal sueño. Tú no estabas y un cerezo precioso, ocupaba tu lugar. Pero no pude tocarte, ver tu risa, sentir tu aroma…NO ESTABAS!

Solo pude verte en un instante, y fue gracias a mi hijo; Antes de que viniese tu aita, estábamos en el cerezo y yo no pude evitar llorar al tocarlo. Javi estaba con Koldo y Koldo se atraganto y vomitó al lado del cerezo, por un momento te imagine diciendo OYE! Y poniendo tu gesto característico. Me hubiese encantado estar allí contigo y que Koldo hubiese disfrutado de su tía Mertxe.

La vida es tan extraña. Me dio lo mejor de mi vida y me arrebató uno de mis tesoros más preciados el mismo año. Doy gracias por haber tenido a mi niño, que me da fuerzas y felicidad, sino yo no hubiese sido capaz de afrontarlo, aunque sigo teniendo dudas de que lo haya afrontado. Lo único que se, es que ahora por fin te estoy viviendo como Mertxe, mi amiga, al margen del trabajo, y puedo asegurar que los recuerdos son mucho más bonitos y dulces. Al fin y al cabo, tú no eras mi compañera, eras mi AMIGA.

No puedo escribir todo lo que me gustaría, habría miles de anécdotas, algunas tristes, otras muy alegres, necesitaría años, y aún así, no sabría como plasmar lo que significas para mí, lo que has aportado a mi vida. No puedo definir nuestra relación en unas simples líneas, pero lo que sí puedo decir es lo que siento por ti en dos palabras TE QUIERO.

Sobre el autor

Educablog

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__