Autor Asier

November 19, 2009

In(ter)venciónUna reunión de equipo se caracteriza, entre muchas otras cosas, por ser un lugar de encuentro profesional donde aunar y contrastar ideas y situaciones del quehacer diario. Por eso, cuando uno/a de sus integrantes no tiene nada que decir o añadir a lo ya mencionado, nace la duda del desencuentro o la incompatibilidad: “No has dicho nada en toda la mañana Asier, ¿no estas de acuerdo?“.

Nuestro amigo y cuarto elemento invisible del Educablog nos dijo, no hace mucho tiempo, que los educadores estábamos obsesionados con intervenir: “No sé qué os pasa, que siempre tenéis esa idea en la cabeza. Intervenir, intervenir y más intervenir. ¿Y sino fuese necesario estar interviniendo en todo momento?“. Lucce, Tote y un servidor nos quedamos perplejos, ante lo que parecía una sentencia muy bien justificada. Tenemos la sensación profesional de que nuestros metros diarios de tajo en la construcción educativa, tienen que ver y justificarse con esa acción. En las pasadas movilizaciones del sector de la intervención social en Vizcaya, una periodista que cubría la noticia nos bautizó como “interventores sociales“. ¿Y si tuviese razón?

En un curso pasado, el ponente hizo una reflexión (Psicólogo de profesión) a los allí presentes (educadores en su mayoría). “Yo no sería capaz ni aguantaría un solo día en un hogar de acogida o en un centro de menores. Varios discursos, mucha gente diciéndome constantemente lo que debo/puedo hacer y la normativización de funcionamiento, me volverían loco”.

¿Y nosotros/as, qué? ¿Nos volveríamos locos/as también? Ya les adelanto, que no nos hace falta. Este mismo ponente, nos aclaró al final del curso, que la inmensa mayoría de educadores que trabajamos en esto, es probable que estemos locos o tengamos algún tipo de problema o trastorno. Si no no se entiende que nos guste y apasione tanto una profesión por momentos tan desagradable (internamente) e infravalorada (externamente).

Por eso, una vez más y van ya algunas, me despido invitando a todo el mundo a que acudan a las distintas representaciones de la Obra de Teatro que la Factoría Los Sánchez ha inventado para la profesión y la sociedad en general. Una locura del amigo Quique, que ahora tendremos ocasión de ver en Bilbao los próximos 24 y 25 de Noviembre. Esperemos que vengáis todos/as, y esta vez sí intervengáis: riendo, aplaudiendo, llorando, escribiendo en el diario, saludando a los compañeros/as, etc, etc, etc….

Ilustración: Yves Tanguy

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Te felicito por este post, creo que es muy pertinente y necesario.

    Prevención, intervención y estadística han sido los conceptos clave de la disciplina médica de lo social:la Higiene. El higienismo social (ideología médica de la higiene social) es el discurso dominante del control social y ha sido asumida por otros “operadores” sociales como, por ejemplo, los educadores.

    Yo creo que quien tiene la necesidad de intervenir siempre y en todo lo que pueda tiene un problema y es un peligro social.

    Es posible que haya quien se reinvente los significados de estos conceptos pero, más allá de ilusorias fantasías, prevenir, intervenir y utilizar las estadísticas para crear grupos diferenciales que pastorear tienen su propio lugar en la historia del pensamiento social y del control social de los pobres, de los diferentes, los inferiores, …

    (http://educathor.blogspot.com/2008/07/prevencin-educativa-miedo-me-da.html)

    Un saludo desde Barna.

  2. Intervenir o dejar que las cosas sigan su curso… Es el eterno dilema con el que nos encontramos dia a dia. Si actuamos y tomamos decisiones, consensuadas en equipo y milimetricamente estudiadas con todos los pros y contras, con reuniones infinitas de discusiones enriquecedoras de cuestionamento profundo, nos queda el mal sabor de boca de no haberlo hablado del todo, de no haber encontrado la mejor opción. Ese momento de duda, ese; ” Y si cae un meterito… y si la abuela fuma…” Si no intervenimos…, si nos contenemos ante la intervención, ante el arremangarse y meterse a fondo a diseccionar el caso, conflicto o situación… ¿Qué pasará? A veces lo hacemos, y se intervenga o no, hay multiples factores añadidos, que afectan y NUESTRA INTERVENCIÓN, solo es eso, un factor más. Si no está, los demás factores seguiran su curso. No somos lo que ara cambiar las cosas pero si que podemos formar parte del engranage hacia el cambio.

  3. Muy apropiado Juan e interesantisimo debate el de el Higienismo de lo Social.
    Gracias por participar Esther y completar de esa manera tan acertada. Aún asi, me persiste la duda de la infuencia, en ocasiones continua , de la intervención educativa. ¿Donde queda la participación o autonomía y desarrollo del propio sujeto de intervención ?

  4. Si analizamos un poco la bibliografía de la educación social o analizamos el Documento Profesionalizador de la Educación Social podremos comprobar, en el primer caso, que hay dos conceptos que se utilizan para referirse la las práctica educativa: acción e intervención. En el segundo, es decir, en el documento Profesionalizador, se habla de acción educativa y no de “intervención” eductiva.

    salut.

  5. Estoy de acuerdo Juan… quizás la palabra acción tiene menos connotaciones negativas o manipulativas que la de intervención.
    Por cierto, gracias a vosotros por hacerme reflexionar tanto sobre mi propia acción educativa!!

  6. Asier, sobre la pregunta que planteas ¿Donde queda la participación o autonomía y desarrollo del propio sujeto de intervención ?

    Yo entiendo que la “intervención” educativa es invasiva, impuesta. Y entiendo que la acción educativa debe de partir del pacto democrático entre sujeto educador y sujeto de la educación. Si no hay un “contrato educativo”, democrático y garantista que sea libremente aceptado por el sujeto de la educación, entonces no es educación social. Puede ser terapéutico, contención, re-habilitador, insertador, control social o re-educación pero no educación social.

    Un saludo

  7. Yo trabajo en un centro de acogida de menores y estoy de acuerdo con lo que plantea Asier. Yo creo que educar es muy difícil y que tenemos unos límites que todos tenemos que tener claros: 1º) que debemos contar con el consentimiento del sujeto (para ello debemos considerar que estamos delante de un sujeto y no delante de una cosa). 2º) que nosotros mismos no somos perfectos y carecemos de la formación o del saber adecuado (y cada vez más, dada la escasa inversión de las administraciones). 3º) que no hay que perseguir a los chavales constantemente en un afán persecutorio digno de mejor causa (“le decía un chaval a otro ¡No digas que te gusta la informática porque en seguida te apunta a un taller!). 4º) Que no todos los momentos son educativos (enlaza con lo anterior, pues hay que dejar respirar a los chavales). 5º) (puede haber más) Evitar la cultura del macramé (yo abogo por más formación útil y socializadora y menos talleres que buscan rellenar el tiempo de ocio con diversas propuestas más o menos afortunadas, como p.ej. pintar camisetas, habilidades sociales, risoterapias, etc…). Por supuesto, estoy en contra de la palabra “intervención”. Nosotros actuamos o educamos. No somos cirujanos.

  8. Saludos Juan, Esther y Javier y gracias por participar. Juan, en cuanto a la pregunta que realizo va hilada al titulo del propio articulo, pero naturalmente que nos hace,nos eco de tu interesante aportacion y posicionamos el termino accion, al rango que merece.

    Un saludo desde Belleville; pronto nos veremos con nuevas histories.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__