Autor Iñigo

febrero 10, 2010

¿Cuestión de Cuentas?Mi trabajo me gusta, me motiva, disfruto haciéndolo, otra cosa es llegar a fin de mes.

Mientras mis padres me acogieron en una más que generosa prórroga de su tutela, las cuentas estaban en positivo y no podía vislumbrar ningún tipo de estrechez.

Pero, que le vamos a hacer si me dio por emanciparme e irme de alquiler. ¡No te vayas! Me decían mis progenitores compungidos. No en vano era la última ave torcaz que volaba del nido.

Había llegado la hora de despegar. Había llegado la hora de quitarse la protección y de salir tal cual, como educador que soy, a enfrentarme con la vida o a vivirla, como queráis verlo.

Hace años, cuando aún rondaba la veintena, estuve estudiando fuera, aunque eso si, sin renunciar al cordón umbilical que me unía a mis padres. Aquella experiencia me gustó, me llenó y me sirvió de prueba y como referencia con respecto a mi futura vida fuera del hogar.

Mas, como toda prueba que se precie, sólo sirve de orientación, a veces muy vaga, de lo que pueda ocurrir.

En fin, que todo parecía maravilloso… Tenía una muy buena experiencia de vida fuera de casa de mis padres y además estaba trabajando en lo que me gustaba: ¿Qué podría salir mal en la ecuación?

Año 2009, tras buscar con gran esfuerzo, logro encontrar un alquiler ajustadito, que no barato y comienzo mi aventura definitiva, sin trampa ni cartón, protagonista absoluto del guión.

Este año de camino, ha sido muy positivo, y aún cuando cueste ajustarse y acostumbrarse a la nueva situación, creo que para mi desarrollo personal, era necesario y uno sigue dándose cuenta de que no hay quien deje de espabilar, a menos, que se niegue a ello.

Otra cosa es el tema monetario. Si, ya sé que la gente me podrá tachar de materialista. ¡Perdónenme! Pero la realidad la escriben en números rojos las facturas a fin de mes. ¡No ahorro ni un chavo! Y eso sin darme la vida padre, sin numerosos viajes, ni grandes compras, ni todo tipo de lujos…

Uno empieza a pensar en la posibilidad de tener algún o alguna descendiente, de poder aspirar a comprarse un modesto piso, y mirando la cuenta a fin de mes, no cuadran los números, ¡se te queda una cara de gilipollas…!

Y claro, con estos mimbres, uno empieza a plantearse otras vías, como las oposiciones y otras posibilidades como educador dentro de los límites de un instituto de enseñanza secundaria, quizás…

Y al mismo tiempo, en el reverso del mismo pensamiento, no puedo dejar de pensar si estaría pensando lo mismo si las condiciones de trabajo de un educador fueran mejores…

Quizá alguien me tache de poco romántico, pero la realidad resplandece nítida y jodidamente real ante mis ojos… Todo no puede ser… Educador, ser o no ser ¿cuestión de cuentas?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. y a los que nos han impugnado el convenio y no nos suben el ipc, y encima nos suben el irpf y resulta que en neto cobramos menos que hace unos meses currando lo mismo y encima si haces horas extras es por amor al arte pq en teoría estan prohibidas! bufff! que nos queda? compartir piso a los 30 y tirar pa lante!jejej

  2. Pues sí Tote, tienes toda la razón.
    Tampoco los educadores,en general, nos hemos plantado lo suficiente (me parece que somos un colectivo muy poco reivindicativo).
    El tema de los sueldos me pone de muy mala leche.

  3. » Pero que le vamos a hacer si me dio por emanciparme…».

    ¿Pero a quien se le ocurre hacer esas cosas, Tote?

    Las cuentas no salen, y cuando piensas que la reivindicacion por un convenio justo (aqui en Bizkaia, 2 años hemos tardado en encontrarlo) se había dado por cerrada, aparecen ciertos buitres con careta de ONG , no aplicandolo como debiera (y van a deber, aunque le obligue la justicia).

    Fdo. Un educador contento, a dia de hoy.

  4. tienes toda la razon, Asier, ¿a quien se le ocurre?

    en estos tiempos modernos (no ahora con la crisis, sino desde hace ya bastantes años), es una AUTENTICA LOCURA, por no decir un SUICIDIO

    pero como todos sabemos, la gente es tonta y NO PIENSA, y asi nos engañan los de siempre a todos

    -si la vivienda te supone casi todo el sueldo o una parte muy importante, pues comes de bocata y duermes en el monte, en plan acampada

    -si el coche tambien te come mucho dinero, pues vas en bici

    -si necesitas el piso y el coche para el trabajo que tienes, y ambos te comen casi todo el sueldo, ¿¿¿ya es rentable el trabajo que tienes??? ¿¿¿ya son rentables el monton de horas que trabajas para el sueldo REAL que te queda???

    quizas te viniese mejor un currelillo facil de media jornada o menos (Telepi o similar), y prescindes de la vivienda y el coche, y al final de mes TENDRAS MAS DINERO que como estabas antes

  5. no me dais una visión muy positiva de mi futuro, pero bueno aunque sabía antes de empezar mis estudios de educadora social lo que me esperaba oir de muchos educad@res su esperiencia no hace mas que preocuparme si sere capaz de sobrevivir y no darle la razon a mi entorno cuando me decía que hiciera otra cosa¡

  6. No te preocupes Esther. Al final, todos buscamos nuestro sitio. Que haya dificultades en esta profesión y que tengamos que denunciar y luchar cosas, no quiere decir que no tenga aspectos positivos. Si rebuscas en los artículos verás momentos mágicos que dan sentido a esta profesión.
    Ya sabes que nos es más fácil hablar del desamor que del amor.
    En este sentido, tendemos a hablar sobre lo negativo más que lo positivo.
    De todas formas, tomo nota para poner un poco de color entre nuestras entradas oscurillas de estos días.
    Por último, la cuestión no es dar o no razón a tu entorno, la cuestión es elegir tu propio camino, para mí eso ya es un gran acierto que refleja personalidad.
    La educación social es algo que no puedes perderte. Un abrazo.

  7. Esther, siento que te lleves cierta sensación de desazón o desesperanza en torno a la Educación Social como profesión. Si pensabas hacerte rica en ella, podemos asegurarte que jamas lo lograrás. Sin embargo, nuestra posición se esta construyendo desde distintos ambitos para ir logrando mejoras y condiciones mas beneficiosas que hace unos años. Las Administraciones no nos tenderá la mano tan facilmente, y nuestras Asociaciones o empresas, no dejan de estar presas de sus propio pasado y viejas estructuras asistencialistas o caritativas.

    En Bizkaia, en la actualidad trabajamos 1659 horas, casi casi 35 horas semanales. Nuestros salarios han subido este año de crisis un 4% y tenemos varios pluses reconocidos como penosidades al trabajo realizado. Ahora bien, mientras en la metalurgia, la enseñanza o la sanidad, llevan decenas de años luchando y reivindicando sus condiciones de trabajo dignamente; nosotros llevamos con un Convenio Estatal denunciado y dos provinciales en bizkaia, dos huegas mediante y 3 o 4 movilizaciones en el camino.

    Nadie dijo que fuera facil, pero el camino se hace andando, con tiempo y cultura de reivindicación, entendiendo esta como posible y asumible.

    Un saludo y animo.

  8. Hace un par de años decidí ser profesora. Admiro a todos los profesores que hasta ahora an pasado por mi etapa escolar, me fascina la enseñanza. Mi familia me empuja para que elija este camino ya que con una familia el horario es estupendo. Pero.. y el dinero? Sé que de eso viviré el resto de mi vida, y por lo tanto ha de gustarme. Pero sinceramente quiero tener un sueldo que me permita ahorrar y darle todo lo necesario a mis hijos. Suerte que tengo aún unos años para pensarmelo.

  9. Lo primero, gracias por seguirnos Claudia.
    Y en segundo lugar. No se a que tipo de profesora te referirás. Pero una profesora de secundaria de la administración no tiene un sueldo nada desdeñable. Vamos, que no debiera ser un foco de preocupación por tu parte.
    Respecto al sueldo, más que los y las profesoras, son los y las educadoras sociales quienes tienen peores condiciones.
    Así que ánimo. Un saludo

  10. Parece que esta mentalidad judeocristiana, no nos permite pedir o revindicar una contrapraprestación por nuestro trabajo. Las profesiones «de ayuda» se ven como una labor que debe ser altruista, de hecho, hasta hace poco eran fruto de la compasión religiosa. Luchemos por la profesionalización de la educación y de los servicios sociales, no nos vale con que nos prometan el cielo.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.