Autor Iñigo

marzo 10, 2010

Buscando el Eje de la IntervenciónDespués de leer un documento sobre la evaluación en nuestro trabajo, destaco una frase que se refiere a los indicadores:

“Hemos procurado expresamente no contemplar situaciones ideales en el polo óptimo. Si así fuera, estaríamos proyectando sobre las/los jóvenes y contextos una imagen ideal, más allá incluso de lo alcanzado por personas bien integradas socialmente.”

Tras leer con detenimiento este texto, me quedé pensativo, analizando mentalmente si yo mismo no he incurrido en este extremo alguna vez. No en vano y sobre todo cuando estamos recién salidos de la facultad, es más común que tendamos a lo ideal, a lo utópico y eso en sí no es malo, incluso es necesario. Pero se vuelve problemático si nuestros objetivos son utópicos, y mezclamos el horizonte con los pasos, es decir, nos proponemos imposibles, lejanos, sin plantearnos los pasos pequeños, intermedios, más ajustados a la realidad.
En este sentido, nuestra vitola de cambiar el mundo se puede convertir en una carga muy pesada que nos lleve a la frustración.

En una sociedad en la que impera la imagen, quedan muy bonitos sobre el papel objetivos rimbombantes, como que los jóvenes dejen de consumir totalmente, que no corran riesgos e incluso que de no querer hacer nada, pasen a cursar una carrera universitaria.

Aún habiéndolo llevado al extremo, es cierto que a veces tendemos a diseñar objetivos nada ajustados a la realidad, más procesual, más flexible, más dinámica. De hecho, normalmente funcionamos por encargos de las administraciones, que nos encorsetan, y limitan nuestro realismo no políticamente correcto.

Incluso, no resulta extraño que los proyectos, los programas, se fabriquen antes de conocer el contexto y por tanto se moldeen a posteriori al conocimiento de la realidad con la que se van a encontrar y, en el peor de los casos, se pretenderá adaptar la realidad al programa.

Muy cercano a este condicionante, encontramos la departamentalización de la realidad. Parece ser que nos cuesta tener una visión global y plantear un trabajo en red. Y tendemos a fragmentar la realidad, para sentirnos seguros y tener sensación de control, al quedarnos con un trocito del pastel.

La cuestión es que, si no hay un trabajo mínimo en red, el punto de partida es, en mi opinión, erróneo. Es decir que, si planteamos las áreas como el ocio, la sexualidad, las drogas… la persona queda en un segundo plano.
Creo que las personas son el eje, el centro, el destino de la acción, y en este sentido, debemos plantearnos el trabajo con personas como multifactorial, y multiárea. Pero desde y para las personas.

La visión sería trabajar, por ejemplo, con adolescentes y en ese trabajo responder a sus necesidades desde diferentes áreas y no a la inversa, es decir, trabajar por ejemplo la sexualidad y hacerlo por un lado con adolescentes, por otro con adultos y por otro con ancianas.

Esta idea me parece central y creo que pocas veces se toma como punto de partida. Siendo así, resulta complicado aterrizar nuestros objetivos a la realidad, ya que quizá haya demasiados condicionantes previos.

Es trabajo de todas y todos avanzar en esta dirección, pero exige un cambio de mentalidad, un cambio en el cómo, que, por otro lado, quizá no todo el mundo esté dispuesto a dar.

La realidad no tiene que adaptarse a nosotros, somos nosotras las que tenemos que adaptarnos, y para ello, quizá tengamos que empezar por el punto de partida de nuestras intervenciones, no parcheando al final de la cadena.

Pensar en personas con necesidades en distintas áreas y no en distintas áreas que trabajar con personas.

Entonces ¿cuál es el eje de nuestra intervención?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. lo primero que habria que cambiar en todo el pais, serian los impuestos y complicaciones de todo tipo que meten a las empresas que se dedican al ocio A LO GRANDE (cines, recreativos, barracas, etc…), para que todo fuese muchisimo mas BARATO, y por lo tanto, ACCESIBLE a todo el mundo, por poco dinero que tuviese

    una vez que ya haya suficientes cosas BARATAS Y ASEQUIBLES para que la chavaleria (y ya no tan chavaleria) se divierta A LO GRANDE, entonces ya se puede pensar en enseñarles a los chavales a divertirse bien

    pero en un pais en el que LO POCO DIVERTIDO QUE HAY, ES MUY CARO, es IMPOSIBLE convencer a un chaval de que CAMBIE el alcohol o las drogas por cosas mejores, ya que NO LAS HAY (o de haberlas, son TAN CARAS que ES ABSOLUTAMENTE INVIABLE)

    por ejemplo: comparad un viaje a los autos de choque (unos 2 euros, por 3-4 minutos), con fumarse un porro (unos 2 euros, y el «moron» te dura media hora o mas), o el botellon (menos de 1 euro, dura mas de 1 hora)

    evidentemente, al chaval le atraera mas los autos de choque, pero es tan caro, que mejor prefiere el porro, o mejor aun, el botellon, que es lo que sale a mejor precio/diversion

    y ya le puedes decir al chaval lo que quieras (que es malo, etc…) que NO TE HARA NI CASO

    os lo vuelvo a repetir: para los jovenes, «LA SALUD QUEDA SUBORDINADA A LA DIVERSION»

    osease, que SI HAY QUE SACRIFICAR LA SALUD PARA PODER DIVERTIRSE, PUES SE SACRIFICA y punto.

    yo he intentado varias veces convencer a mis amigos (andan entre 25-30 años) y a otras personas, de que dejasen de beber

    y entonces te contestan (palabras textuales, tal cual lo dicen): «¿Y QUE HACEMOS ENTONCES? SI IR AL CINE O ECHAR UNAS PARTIDAS ES MUY CARO, Y IR AL MARTILLO O LA NUBE O LOS AUTOS DE CHOQUE ES CARISIMO, PREFERIMOS EMBORRACHARNOS O FUMAR UNOS PORROS, QUE ES MUCHO MAS BARATO, Y DURA MUCHO MAS»

    entonces les contesto yo (tal cual lo escribo) «pero si esque esto es una puta mierda, ¿que coño tiene esto de divertido? ¿¿estar sentado en un puto banco o en el puto suelo lleno de mierda/meadas/vomitonas/lardos?? si es asqueroso, si casi pareceis indigentes. ¿¿todavia sigues con esa mierda botella de vinacho calentorro mezclado con yoquese que ostias?? anda tira eso a tomar por culo, si sabe asqueroso, no se como coño te gusta ese brevaje chungo. Siempre que salimos a las fiestas, la misma mierda, todo se reduce a alcoholizarse como indigentes, no vais a llegar ni a los 40 años…

    y me contesta (tal cual lo escribo): «YA LO SE, PERO ES LA UNICA FORMA DE DISFRUTAR QUE HAY EN ESTA PUTA MIERDA PAIS, PREFIERO VIVIR MENOS Y BIEN, QUE MAS TIEMPO PERO AMARGAO Y ABURRIDO, SI ADEMAS, AL PRECIO QUE ESTAN LOS AUTOS DE CHOQUE Y EL MARTILLO, QUE LE DEN POR CULO, INCLUSO AL BILLAR O AL FUTBOLO DEL BAR ESE TAMBIEN, ¡VENGA ALBERTO, EMBORRACHATE JODER!, ¡TODO DIOS HACE LO MISMO, POR ALGO SERA, TODO LO DEMAS, EL FUTBOLO, LOS AUTOS DE CHOQUE, EL BILLAR, ES TODO LA OSTIA DE CARO Y NO SE PUEDE IR DE LO CARO QUE ES, ESTA TODO ACABAO, ¡EMBORRACHATE, JOER!¡PILLATE UNOS LITROS Y PILLATE UN PEDAL CON NOSOTROS, YA VERAS QUE BIEN!, QUE ASI, TE VAS A QUEDAR SOLO, UN TIO QUE NO SE EMBORRACHA ES UN TIO RARO, TIENES QUE EMBORRACHARTE, ¡ANIMATE!…..»,(y mas cosas asi, intentando convencerme de que lo mejor es emborracharse y olvidarse de lo demas, que con lo caro que esta no merece la pena en absoluto)

    y aunque no lo creais, siempre que salgo de fiesta con mis amigos, es la unica conversacion que solemos tener, en general.
    vamos, la conclusion creo que es evidente

  2. Las utopías mueven el mundo. Los avances en la Historia se han basado en las utopías. Claro que puede ser una carga muy pesada cambiar el mundo, pues hay que dar pequeños pasos. Por eso es bueno usar la razón y ver a largo plazo (es decir ver la utopía). Sé que es difícil no dejarse influir por lo tópico y por los manipuladores cantos de sirena. Ah, por cierto la mala educación de «por qué no te callas» la cometió el rey, no Chávez. Saludos

  3. Las utopias, como casi todo en la vida; pueden ser buenas o malvadas. Lo tópico es pensar que las transformaciones y la sociedad idealizada que pregonaba Platón, son todas para bien y mejora de la libertad de las personas. Y no hay mejor ejemplo que la utopia comunista o la utopia libertaria yankee (por poner dos polos opuestos y ambos dolorosos en muchos momentos de la historia reciente de la Humanidad). Y si, la frase es del rey, pero la mala educación, arrogancia y sobervia se la debemos al Comandante.
    Un saludo

  4. Las utopias son necesarias, y los pasos en dirección a las mismas del mismo modo, pero no hay que cegarnos y no ser críticos con lo que en nombre de algunas «utopías» se construye. Precisamente, el espíritu crítico nos hace generar utopías hacia el cambio social, pero no por ello debemos de dejar de ser críticos con los procesos que dichas utopías generan. Hay que mirarse el ombligo para generar alternativas reales, sino caemos en una trampa inducidos por la ceguera y la falta de perspectiva.

    Por cierto, la mala educación la cometieron ambos.

  5. Las utopías sociales están
    íntimamente relacionadas con el deseo de dar un sentido a la vida y alcanzar la felicidad, se encuentran la necesidad y la búsqueda de un mundo mejor, más solidario y más justo. Existe una estrecha relación entre la justicia y las utopías. Ya Platón puso de manifiesto que un mundo ideal en el que todos sus miembros viviesen felices y satisfechos sólo era posible si ese mundo era un mundo justo, pues un Estado es ideal (constituye una utopía) si en él reina la justicia.

    Más información en; http://es.wikipedia.org/wiki/Utop%C3%ADa

  6. Hola, es la primera vez que leo vuestro blog y he de reconocer que vale la pena entrar. En cuanto al tema de las utopías, pienso que son la manera de sobrevivir al pragmatismo que nos rodea. Eso sí, en educación hay que tener ciudado con ellas…
    http://educandoacaliope.blogspot.com

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__