Autor lucce

julio 26, 2010

De Anarquía y UtopíasDesde hace unas semanas, unos cuantos lectores y seguidoras de nuestra página en Facebook nos han venido dejando enlaces sobre la situación de nuestro colectivo profesional en la ciudad de Madrid, donde, al parecer, se ha producido un recorte de los presupuestos en materia de servicios sociales que ha provocado, entre otras cosas, el despido de 111 profesionales, así como la paralización de numerosos programas de intervención con infancia, juventud y familia.

Si quieres conocer más al respecto puedes visitar la citada página o acudir a enlaces como éste de Kaos en la Red publicado por el sindicato anarquista CNT. Si te decantas por esta opción, te aconsejo le eches un vistazo a los comentarios que algunas personas han dejado al respecto de su manifiesto porque no tienen desperdicio y porque han sido los que han motivado esta entrada.

La mayoría de ellos están firmados por comentaristas que también se denominan anarquistas. La verdad es que este movimiento político (o apolítico, según se mire), sindical, ideológico o filosófico siempre me ha caído bien. Y lo digo así, sin buscar calificativos más ampulosos o cultos al respecto. La principal razón de esa simpatía hacia los anarquistas y sus ideas radica en su búsqueda de la Utopía, así, en mayúsculas. Y, nuevamente, he de aclarar que no es que vea este fin como algo ingenuo. Es más, me parece loable y valiente esa búsqueda pero también he de reconocer que soy escéptico al respecto.

Evidentemente, como cualquier otra ideología o movimiento, el anarquismo tiene muchos puntos, en mi opinión, criticables; por ejemplo, en lo que concierne a los comentarios del enlace mencionado y, por ende, a la interpretación que algunos de los comentaristas hacen sobre nuestra profesión, he de decir que estoy radicalmente en contra de la opinión que tienen al respecto de nuestro trabajo y algunos de sus ámbitos de actuación.

En primer lugar, me sabe mal que se parta del prejuicio generalizado de que todos los Educadores Sociales que trabajan en el ámbito de los centros cerrados de menores son «carceleros» y maltratadores. Como en cualquier otra profesión, los habrá que no cumplan con el código deontológico que rige nuestra profesión o que, simplemente, no respeten los derechos de esos menores, pero no por ello se puede meter en el mismo saco a todos.

Por otra parte, duelen algunas expresiones ahí comentadas, como por ejemplo que el interés último de los sindicatos que defienden una mejora de las condiciones de los trabajadores de la intervención social es el mantenimiento del sistema, ese sistema que, según comenta, perpetúa un estado en el que siempre habrá personas «pobres» y, por ende, nunca nos faltará trabajo. Se llega a entender o al menos yo así lo entiendo, que por el hecho de querer dignificar nuestra profesión implica una mayor generación de desigualdades para con las personas con las que trabajamos.

Osea, que, según algunos de esos anarco-comentaristas, la profesión de Educadora y Educador Social no debería existir porque la mera existencia de la misma implica la existencia de desigualdades. ¿Es como si dijésemos que la existencia de médicos implica la existencia de enfermos y que si desapareciera la profesión de galeno desaparecerían las enfermedades? No lo creo. Otra vez la Utopía.

Y sí, claro que entiendo las diferencias y admito que mi símil puede sonar demagógico, pero, desgraciadamente, creo que las enfermedades sociales no van a desaparecer porque dejemos de trabajar sobre ellas. Aunque claro, me imagino que lo que se plantea es atacar el problema de raíz, es decir, cambiar todo el sistema, conseguir una plena y total transformación social (el paradigma, por cierto, que tantas veces nos vendieron en la Universidad)…

Y, con todo, volveríamos a lo de siempre: ¿acción total y directa o seguimos trabajando poco a poco desde dentro? Obviamente, que ahora yo optase por la primera de las opciones sería incoherente… Pero es que, además, creo en la segunda. ¿Será, por tanto, que no creo en la Utopía? Pienso que no, osea, que sí, que creo. Pero pienso que quizá cada uno y cada una establecemos nuestras utopías en diferentes distancias, en distintos puntos.

Para mí, para muchos sindicalistas e incluso para muchos anarquistas (como demuestra el manifiesto anteriormente enlazado) la utopía está un poco más cerca y habla de que no se recorten derechos, ni condiciones laborales, ni de que se supriman programas sociales, ni de que se vaya gente a la calle, etcétera…

Por mi parte, intentaré seguir trabajando en busca de esta primera y, quién sabe, a lo mejor, con el tiempo, podemos mirar más allá, podemos buscar esas otras utopías.

Imagen vía: Paredes que Hablan

Sobre el autor

lucce

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. La derecha, aunque parezca un tópico, y no soy un demagogo de izquierdas porque aquí se puede repartir para todo el mundo, vuelve a quitarse la careta, y empieza recortando siempre por el flanco más débil, que son nuestros usuarios/as

  2. yo creo que todos tienen y no tienen razon, ambas cosas a la vez

    hay gente que de verdad quieren hacer el bien y ayudar y enseñar a los demas, y gente que no son mas que CERDOS

    hay gente (educadores y/o profesores) que DE VERDAD quiere ayudar a los demas y enseñar cosas buenas y utiles a los demas

    pero tambien hay gente (CERDOS camuflados de educadores y/o profesores) que SOLO quieren un puesto de trabajo facilon: sigo AL PIE DE LA LETRA lo politicamente correcto, y me olvido de todo:
    -SI SOY PROFESOR: digo la leccion una vez, al ritmo que a mi me de la gana (si aprenden bien y si se pierden que se jodan) y pongo el examen tal dia y que se busquen la vida, y si soy profesor de crios pequeños me dedico a hacerles la vida imposible puteandoles en todo lo que pueda
    -SI SOY EDUCADOR: me dedico a pasar las horas en el sitio que me toque, intentando esquivar a los chavales en lo posible, y cuando algun chaval me pida ayuda o consejo, SOLO ME LIMITO A HACER LO POLITICAMENTE CORRECTO Y ESTIPULADO, y luego, ME OLVIDO. Y SI ENCIMA ME PUEDO APROVECHAR DE ALGUIEN, PUES LO HAGO SIN ESCRUPULOS

    por desgracia, los CERDOS abundan mucho (carceleros, seguratas, desaprensivos, gentuza,…como bien dicen en una de las contestaciones del enlace), al menos, en los 2 sitios en los que yo estudie, uno de ellos de pago (incluso donde hice la FP, y en otro instituto mas en el que intente terminar el bachillerato, tambien habia CERDOS por ahi sueltos)

    en TODOS los sitios en los que estuve, SIEMPRE habia CERDOS (QUE CASUALIDAD), en unos mas que en otros…… PERO SIEMPRE HABIA ALGUNO/A

    y supongo que en TODOS LOS DEMAS SITIOS que nunca he conocido, pasara igual

    asi, normal que hagan esos comentarios, si esque gracias a los CERDOS, teneis una fama PESIMA

  3. Yo, amigo pelanas, por lo de CERDO no me doy por aludido. Si recortan en lo social y solo ves que peligra tu puesto de trabajo, es para hacértelo mirar. Luego está, el institucionalismo, gente que por salvar el culo sigue el dictado de donde le pagan aunque éste a veces sea execrable pero creo que esto es otra historia. El problema, es el poco dinero que hay en el campo social y lo mal utilizado que está.

  4. yo no creo que es otra historia: ese prejuicio generalizado de que sois unos carceleros y maltratadores, es POR CULPA DE LOS CERDOS

    y ese prejuicio, es la causa de los comentarios del enlace de «kaos en la red», y tambien podria ser parte de la causa que ha hecho que haya recortes en vuestra profesion

  5. Veamos, yo no voy a leer lo de Kaos y CNT, estuve seis años en CNT, también hay CERDOS, yo mismo soy un CERDO y en el caso de los educadores pasa lo mismo que con los jueces, si estos últimos no son quien para juzgar a nadie, quien narices es alguien para educar a los demas…etc, vamos nada nuevo: » Si el ser humano no es capaz de gobernarse a si mismo, mucho menos lo será de gobernar a los demas y si por el contrario si es capaz, para que necesita gobiernos» y ya resumiendo, dejemos a un lado lo de los CERDOS – Que los pobres bichos no tienen la culpa de nuestras neurosis, de nuestra soberbia y estupidez – ¡¡¡ Educar socialmente !!! ¿ Para ser un engranaje más de la maquinaria del Nuevo Orden Mundial Capitalista ? o ¿ Para ser humano y libre de una vez por todas ? ¡Dejaros de milongas vale!

  6. Yo soy un enfermo social, un antisocial en potencia, porque esta sociedad es una porquería. Una falsa sociedad, pues no hay socios, sino superiores y subditos, ricos y pobres, quienes están dentro y quienes no lo están, trabajar a sueldo de quienes lo estamos para que los excluidos acepten las reglas del juego no me parece una forma de ayudar, sino de perpetuar el problema. Lo que hay que hacer es abandonar el juego, porque la vida no debe ser un juego de vencedores y vencidos. Los otros anarquistas que he conocido, por cierto, juegan muy bien -Al menos entre ellos -.

  7. pues el anarquismo trae el caos, la confusión, el desorden…. a quien le interesa vivir en un mundo dónde no hay orden? si en tu casa enseñas a tus hijos unas normas, ¿cómo no se van a pedir estas en sociedad?
    Sería maravilloso que todo fuera paz y armonía, pero el hombre es el peor enemigo de sí mismo.
    slds

  8. para JAVIER:

    yo creo que unicamente existen en el mundo 3 tipos de personas:

    TIPO-1: las que piensan en los demas y solo hacen el bien, aunque tengan que sacrificarse, y aunque no lo necesiten

    TIPO-2: las que SOLO piensan en si mismos, y depende los beneficios que puedan conseguir, hacen el bien, o el mal, o no hacen nada

    TIPO-3: las que hacen mal SIEMPRE, por PURO GUSTO, aunque no lo necesiten para conseguir nada, solo por joder

    las personas del TIPO-1, no necesitan ningun tipo de educacion, porque de ellas no sale nada malo (a no ser de que les hayan hecho algo malo, que entonces, pueden volverse malas, y HABRA QUE EDUCARLAS para que vuelvan a ser buenas otra vez)

    pero las personas de los tipos 2 y 3 SON A LAS QUE HAY QUE EDUCAR SIEMPRE, para que pasen a ser del tipo 1

    y solamente existen 2 tipos de educacion en el mundo:

    BUENA: se trata de ayudar y aconsejar, UNICA Y EXCLUSIVAMENTE para conseguir el bien para esa persona y las demas, SIN ESPERAR NINGUN BIEN A CAMBIO

    MALA: se trata de ayudar o aconsejar, pero aqui PRIMAN LOS INTERESES DEL EDUCADOR (politicos, economicos, etc…), y los de la persona a educar quedan en un segundo plano

    ***********

    aqui se trata de educacion BUENA, y NADA MAS

    pero en esta puta mierda de mundo, por desgracia, abunda mas la educacion MALA (con intereses encubiertos), y asi luego hay los problemas que hay, y por eso hay que acabar con ese tipo de educacion (MALA) como sea

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.