Autor lucce

agosto 5, 2010

La Importancia del AntesA continuación, uno de los titulares impactantes de la semana: Condenado por ocho asaltos a punta de navaja un niño de solo 14 años. Lo encuentro en el blog del prestigioso juez de menores, Emilio Calatayud. Y sí, efectivamente, es llamativo, fundamentalmente por la edad del menor. Pero una vez lees la noticia al completo hay otros datos que, por lo menos a mí, me llaman aún más la atención.

Por ejemplo, el hecho de que la totalidad de las fechorías realizadas por este chaval se produjesen en un corto periodo de tiempo, teniendo en cuenta además el número de ellas. Y es que, según se puede leer en la noticia, en poco más de un mes se produjeron los 8 robos con arma blanca.

Ésto me lleva a pensar en el antes. Es decir, antes de octubre de 2009, ¿nadie conocía a este chaval?, ¿nunca había cometido ninguna pifia en la escuela?, ¿se tenía constancia de la situación de este menor y de su familia desde los servicios sociales?, ¿no había sido denunciado con anterioridad? Porque no me irán a decir que fue al llegar el mencionado mes de octubre de 2009 cuando se produjo en este niño una especie de implosión que le llevó a cometer, de forma desaforada, los 8 atracos.

Pues vaya, que puede que no, puede que no se conociera nada de ésto (o sí, pero no lo recoge la noticia) En todo caso, lo que quiero venir a remarcar, en definitiva, es la importancia de la prevención de este tipo de actos. Lógicamente, no todos los casos de desprotección o de cierta inadaptación social van a poder ser siempre detectados, pero sí creo que se debería trabajar bajo ese prisma.

Cuanto antes se puedan atajar este tipo de historias, cuanto a más corta edad se pueda intervenir con un menor, con mayor facilidad evitaremos que se llegue a que un niño de 14 años cometa 8 robos a punta de navaja en poco más de un mes. Es la importancia del llegar antes que el mayor de edad que le acompañaba, del llegar antes que el arma blanca, del llegar antes que la asistencia de una criatura así a los juzgados… Y para ello no hay que escatimar recursos: prevención comunitaria en los barrios, en las escuelas, detección por parte de éstas y comunicación eficiente y efectiva a los recursos especializados…

Nada, en definitiva, que no sepamos, que no tengamos machacado o que no estemos poniendo en práctica ya; de acuerdo, pero un caso que, también en conclusión, viene a poner de manifiesto que hay que seguir trabajando en esta línea preventiva y que justifica sobremanera la escritura de un post perogrullesco como éste.

Sobre el autor

lucce

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Prevención, totalmente de acuerdo con esta medida. Pero…. funcionan tan mal las cosas en este y en otros ámbitos, donde sólo se reacción y no hay una actitud proactiva, que me planteo si la profesión que elegí como educadora realmente merece la pena. estoy descontenta ya no solo con ésta, sino con los mismos educadores, que en ocasiones también toman como medida la reacción. en fin…..

  2. ¿que se puede esperar de un pais en el que su economia se basa principalmente en cosas corruptas (legales o no) y males necesarios?

    si la violencia y los robos no fuesen un mal necesario (como las drogas, la prostitucion, el botellon, la especulacion, la complicacion, etc…) para crear puestos de trabajo (que en realidad no generan ningun bien a la sociedad), ni ese chaval de 14 años (ni muchos otros) no huvieran hecho eso, os lo aseguro

  3. Más de lo mismo. Desde que los casos son detectados hasta que se interviene pasa un tiempo precioso. En la vida de un menor, ese tiempo perdido se multiplica y multiplica. Gracias que en una mayoría de casos, la acción aunque tarde llega .
    Animos a maite, esto merece siempre la pena, aunque haya temploradas que vaya, vaya….!

  4. La prevención como medio para intentar solucionar problemas socio-educativos antes de que se produzcan hechos delictivos es importante en esta sociedad.

    Creemos que se debería participar en la atención educativa al desarrollo desde las primeras etapas de la vida, para detectar y prevenir a efectos socio-educativos las discapacidades e inadaptaciones funcionales, psíquicas y sociales.

    Seria importante realizar la evaluación psico-educativa referida a la valoración de las capacidades personales, grupales e institucionales en relación a los objetivos de la educación y también al análisis del funcionamiento de las situaciones educativas. Para ello trata de determinar la más adecuada relación entre las necesidades individuales, grupales o colectivas y los recursos del entorno inmediato, institucional o socio-comunitario requeridos para satisfacer dichas necesidades. Y así intervenir proponiendo la introducción de modificaciones del entorno educativo y social que eviten la aparición o atenúen las alteraciones en el desarrollo madurativo, educativo y social.

    La prevención se orienta a proponer las condiciones para un mejor desarrollo de las capacidades educativas y también a prevenir las consecuencias que pueden generar la diferencia entre las necesidades educativas de la población y las respuestas que dan los sistemas sociales y educativos; incluye tanto acciones específicas para la prevención de problemas educativos y sociales concretos (como son la adaptación inicial a la escuela, la detección precoz de alumnos con necesidades educativas especiales, casos de desprotección o inadaptación social, etc.), los procesos dirigidos a permitir a los alumnos afrontar con progresiva autonomía y competencias eficaces las exigencias de la actividad educativa.

    Desde el enfoque preventivo se contemplan intervenciones tanto en asesoramiento a agentes educativos (educadores, padres, etc.) como en el desarrollo de programas específicos: educación para la salud, educación afectivo-sexual, prevención de las drogodependencias, y de los proyectos ligados en general a la transversalidad (educación de valores, educación no sexista, etc.).

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__