Autor Asier

julio 26, 2011

Controladores

Veo y escucho atónito en esta primavera lluviosa de Julio, que los otrora antipatrióticos, odiados y elitistas controladores aéreos españoles, estuvieron sometidos a una presión tal, que les hizo enfermar a tod@s por igual, en aquellos fatídicos días de Diciembre del 2010.

Un miedo insuperable que aún hoy, perdura en el organismo de parte de la organización, por lo que se han visto obligados a no poder acudir a las citaciones judiciales a las que han sido requeridos.

No seré yo quien haga de abogado del diablo ni defensor de algunas causas perdidas, pero de alguna manera, entender lo entiendo. Vamos que si pudiera, rompería un pequeño clavo a su favor (si es que se puede)

Y nosotr@s, ¿qué? ¿No estaremos de alguna manera, sibilina y demagógicamente, ejerciendo de policías sociales al uso, controladores de las masas en riesgo de exclusión social, defensores a la postre del sistema que nos ha ido engullendo en el embudo del neoliberalismo y las desigualdades sociales?

Un buen amigo mío, empleado de banca, refuta acertadamente algunas de las proclamas indignadas, con esta reflexión: “En tiempos no muy lejanos, cuando comprar una casa más grande y viajar siempre en avión no era un logro, sino una costumbre, nadie se acordó del sistema financiero ni de los bancos, más que para visitarlos y agradecer sus gentilezas. Y es que, en este país, cuando la vaca da leche es de tod@s, pero cuando cornea es del dueño”.

Una educadora del equipo se cuestiona si es de recibo que un joven campee a sus anchas con un bono de transporte para su uso y disfrute. En el hogar no tiene ese derecho, al querer ir un mucho a su aire: ¿Pero si es suyo? Otro compañero viene semanas defendiendo que una niña se aburre en su casa todos los fines de semana y en el Hogar estaría mejor. ¿Es el aburrimiento un indicador de riesgo o es el Hogar un club de ocio y tiempo libre?

De vez en cuando, un poco de descontrol en el sistema, no vendría nada mal.

Firmado por un Indignado.

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. al joven, en vez de un bono de transporte, yo le daria una bicicleta, que por 50 euros se pueden encontrar (si no regalan alguna por ahi)

    sale mucho mas barato que cualquier bono de transporte

    y para hacer recorridos por cercanias sobra

    yo voy muchas veces andando desde Las arenas a Bilbao, se tarda unas 2 horas, en bici no se tardara mucho mas que yendo en el metro

    ademas de que asi se va acostumbrando a no depender de nada para desplazarse

    ************

    respecto a la niña que se aburre, POR SUPUESTISIMO que eso es un indicador de riesgo

    divertirse es una necesidad, y la gente va a acabar divirtiendose COMO SEA, SIEMPRE, SI O SI

    si no es de una manera, sera de otra, pero SIEMPRE SE VA A DIVERTIR, SI O SI

    asi que, a esa niña sera mejor ofrecerla CUANTO ANTES algo divertido BUENO, ANTES de que ella encuentre algo divertido, pero malo (alcohol, drogas, sexo, vicios, etc…), que sera lo mas probable que encuentre (que este a su alcance, claro)

    porque hoy en dia con el dinero que puede disponer una niña, lo mas al alcance que tiene son el alcohol y las drogas

    si hasta las «chuches» son mas caras que el alcohol, y depende de como te lo montes, las drogas te pueden salir incluso gratis

    ************

    respecto al descontrol en el sistema, ¿¿¿vosotros confiariais en un sistema creado por unas personas que solo buscan satisfacer al maximo sus intereses, sin importarles en absoluto las consecuencias que supongan a los demas???

    yo desde luego, ni loco

    asi que del sistema directamente me olvidaria, ya que ni esta hecho por buena gente ni se busca nada bueno con el

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.