Autor Asier

octubre 25, 2011

Acabamos de regresar del 1er Encuentro Estatal de Profesionales de la Comunicación y la Educación Social celebrado en Gijón y ya tenemos ganas de empezar el segundo.

Decenas de anécdotas, visiones, propuestas, ideas revolucionarias (al menos dentro de la Educación Social) e incluso gags humorísticos, para guardar en nuestra memoria. De todas ellas, rescato a la vez una interrogante que se torna en alabanza o reconocimiento: ¿Porqué hay tan pocas (pero excelentes) mujeres representadas en este Encuentro, cuando históricamente es una profesión de mayoría femenina?

Las casuísticas son variables y no creo que haya una sola causa o razón principal de desajuste. En Bizkaia, corría el año 2009 cuando se estamparon las firmas correspondientes al Segundo Convenio de Intervención Social (Gizardatz). Durante las diferencias allí habidas y con cinco manifestaciones más dos jornadas de Huelga transcurridas, uno de los temas centrales reconocidos por las masas protestantes o reivindicativas, era la notable ausencia de féminas. Tanto en la calle como en la mesa negociadora. Variable esta que parece no vaya a cambiar mucho durante el proceso negociador del próximo convenio.

Compruebo, entre melancólico y algo triste, como sólo tres mujeres de un grupo de trece, forman parte del Comité Científico que cocina el próximo Congreso estatal de Educación Social a celebrar en Valencia durante el mes de mayo de 2012.

Así y todo, hoy este artículo quiere reconocer la labor, participación y dinamización que muchas mujeres realizan a esta nuestra profesión. Desde un Blog, hasta una vocalía o presidencia de una Asociación/Colegio Profesional, pasando por la docencia o la representación delegada de un aula universitaria.

Quiero romper una lanza a favor de las participantes, oyentes y activistas de las diferentes formaciones, Congresos, Jornadas y actividades relacionadas con la Educación Social, sin esperar nada a cambio pero luchando por un cambio. Por un mayor reconocimiento de/en nuestra profesión. Quiero acordarme este día, de aquellas educadoras que levantaron con su esfuerzo una asociación socio-educativa o dirigieron con éxito una obra de teatro basada en el funcionamiento de unos Servicios Sociales.

Al fin y a la postre, el camino debe ser el iniciado, obviando si fuera posible la canción de Mecano que reza en el título y aquellas deficiencias que siempre las habrá, allá donde haya personas: mujeres u hombres.

A Susana, María e Isabel!!

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Mi reconocimiento a esas muyeres, una pena que estubieran tan pocas físicamente en este encuentro, aunque hemos de reconocer que muchas de ellas participaron via twitter y ayudaron mucho.

    Espero que Ma Ri A comience a colaborar en el blog.

    Un abrazo desde Asturias.

  2. Gracias por este artículo chicos! Como mujer y como educadora social me habeis hecho reflexionar sobre nuestro posicionamiento y participación activa en según que espacios de representación de la profesión. Es una pregunta interesante con respuestas diversas y complejas que darían para una tesis. Así que prefiero no entrar en causas ni detalles. Me quedo con la pregunta rondando en mi cabeza, a ver que conclusiones saco. Un saludo.

  3. Muchísimas gracias chicos por el reconocimiento femenino.Esta cuestión de la participación femenina ha sido comentada en diversas ocasiones y una de las explicaciones que acaba saliendo es que el rol tradicional de la mujer sigue siendo el de siempre pero con carga añadida de trabajo profesional, el cambio en la crianza de los hijos y la atención a los abuelos/as.Es muy difícil que queden energías para comprometerse en más asuntos.También quiero resaltar que en las acciones formativas y grupos de trabajo para explorar viabilidad de proyectos sociales, la mayoría de las personas participantes es femenina, es una forma de aportar nuestro SER, SABER y SABER HACER a la profesión.

  4. Muchas gracias por este artículo Educablogueros.
    A pesar de que la historia ha invisibilizado la voz y obra de las mujeres, una se queda tranquila pensando que hay muchas personas (mujeres y hombres) que luchan por la igualdad de oportunidades, el reconocimiento de nuestra profesión… y, al fin y al cabo, por la justicia social.
    Un abrazo compañeros.

  5. Que grande eres!Solo el motivo de encontrarme en la presentación de este encuentro de Educación Social, con todo lo contrario a lo que veo en las clases, más homes que muyeres, ya habría servido para motivarme. Pero sí reconozco, que había pocas pero con mucha calidad. Lo pude comprobar en las meriendas socioeducativas de antes del verano y ahora no me quedan dudas. A remover conciencias, para animarn@s a seguir. Mil gracias.

  6. Tenéis toda la razón. Quiero acordarme de las invitadas y que (a su pesar) no pudieron acudir: Clara (Vigo), Magdalena (Palma) y Noelia (Barcelona)…Y si, si que hay educadoras en los blogs. Por cierto, muy potentes las que estaban. Besos

  7. Yo creo, en la línea que abre Susana, que algo tendrá que ver con la pervivencia del rol tradicional de la mujer, con la distribución de los tiempos que nos diferencia a unos y otras… pero también con las prioridades que establecemos en el desarrollo de la carrera: siempre me da la impresión, al participar en foros educativos, de que priorizamos la asistencia a encuentros y formaciones pragmáticas, aplicadas y aplicables directamente a nuestra acción educativa, mientras que en los ámbitos un poco más proclives a la reflexión teórica la presencia masculina suele ser mayor.
    Y esto me perturba, me parece muy interesante que lo hayas apuntado y hasta sería buena idea hacer una pequeña investigación sobre el tema…

    PD: La próxima, si es posible asistir y no estoy en el extranjero, no me la pierdo 😉

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.