Autor Iñigo

diciembre 19, 2011

Educación Social = Educación Marginal

El decreto 1424/1991 del 30 de agosto señala cómo ámbitos de intervención de la Educación Social:

• La Educación no formal
• La Educación de adultos
• La inserción de personas desadaptadas
• La inserción de personas minusválidas
• La acción socioeducativa

Cuando alguien piensa en Educación Social, ¿en qué piensa?

Es posible y hasta probable que nosotros mismos tendamos a pensar en la Educadora Social, en el Educador Social como “salvador de causas perdidas”. Donde no llega la Educación reglada que llegue el Educador Social. Si trabajas con jóvenes, debes de conocer a lo peor de cada barrio, si trabajas en toxicomanías, con los peores “yonquis” tratarás, si en un piso estás, con los más piezas convivirás, si con inmigrantes trabajas, los más “marginados” han de ser…

Este halo de “marginalidad” inunda el continente de la Educación Social, y no seré yo quién niegue la importancia de trabajar en este ámbito, ya que alguien ha de hacerlo y ha de hacerlo también desde la Educación Social, pero no sólo.

Ahora bien, y usando las palabras de estudiantes de 3º de Educación Social de la UNED que leí el otro día, debemos incidir en la realización de programas preventivos no a posteriori a la aparición del problema. Es decir, es importante trabajar en el posteriori, “no darlos por perdidos”, pero tan importante es trabajar a priori e incidir en la prevención de la propia “marginalidad”.

En esta carrera por la intervención, en este proactivismo que tan arraigado parece estar en nuestra profesión, es necesario, en mi opinión, pararse un minuto y tomar perspectiva de lo qué es Educación Social y de qué no es Educación Social, de qué estamos haciendo y no nos corresponde y de qué estamos dejando de hacer y nos corresponde sin duda.

La Educación Social empieza en la propia Sociedad y abarca toda la sociedad.

Debemos decidir a qué nos debemos dedicar, no estamos obligados a encargarnos sólo de lo marginal, es importante, pero quizá nos estemos dejando parte de nuestra esencia por el camino y quizá nos estemos “encasillando” en un papel protagonista pero el marco de la Educación Social puede y, en mi opinión, debe de ser más amplio.

Soy consciente de que el planteamiento que lanzo se sitúa en la superficie y que requiere de mayor estudio y profundización. Pretendo al menos captar la atención de las Educadoras y Educadores Sociales y explorar otras posibilidades de la Educación Social y con una perspectiva de potenciar la propia Educación Social.

Las profesionales y los profesionales definimos nuestra profesión con cada acción. Es nuestro deber reflexionar sobre cómo la construimos. No dejemos este papel a otros.

Tal y como afirma Segundo Moyano Mangas, “La escuela ya no es el lugar único de la educación y es el momento de dar consistencia educativa a las prácticas de Educación Social.” Dónde nos situemos como profesión depende de todas y todos. Comencemos a reflexionar sobre cuál es el quehacer de la Educación Social.

¿Qué es Educación Social y, sobre todo, qué puede llegar a ser?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Bueno. A mí me suena a bonita manera de deshacerse de una competencia que, aunque nadie quiere, necesita ser asignada. ¿Que no gusta? Tampoco le gusta a un médico atender cànceres terminales y los atiende. En el «priori» y lo «preventivo» ya trabaja mucha gente (otras titulaciones).

  2. La cuestión no es dejar de atender esta parte, sino reflexionar sobre qué es la E.S. que en mi opinión es más amplia. La cuestión no es disputar el espacio a otros profesionales, la cuestión es ampliar la repercusión de la visión de la Educación Social adoptando una visión más macro. Sino corremos el peligro como profesión de situarnos en sólo un pequeño país en el planeta de la Educación Social.

  3. Tote, te aseguro que si los sueldos de los E.S y todos/as los/as profesionales que trabajan en lo que han de trabajar (social=margen hacia dentro) fueran dignos, habría cola. Pero a igual sueldo o mejor… se prefiere la prevención, etc…

  4. No creo que tengamos mas trabajo, el trabajo del E.S es ser invisible entre los invisibles.
    No formamos parte de la cadena productiva ,un tio que trabaja en una caedana de coches cobra mas que un E.S.

  5. Lo primero, gracias por los comentarios y a gradoeduso por su interesante reflexión.
    Permitirme en discrepar sobre la necesidad de la invisivilidad del trabajo de la educación social. Creo que la invisibilidad está directamente relacionada con la falta de prestigio, ¿o no?

  6. Desde mi opinión el campo de la educación social se plantea generalmente en el ámbito de una educación no formal fuera de las escuelas -aunque también estén las comunidades de aprendizaje-, que se abriría a muchos campos desde la educación permanente, tercera edad, discapacidad, menores…

    No estoy de acuerdo en lo que ha dicho ajk, no creo que «la marginalidad» sea una competencia que no quiera nadie y de la que los educadores sociales nos querramos desligar sino que no sólo abarcamos ese campo, de la misma forma que un médico de pediatría, no trataría lo mismo que un oncólogo.
    saludos!!

  7. Hola!!Me ha gdutaso mucho tú artículo. Lo encontré mientras buscaba cursos de comunity manager. Me resulta muy interesante todo lo q pones, si sabes de algún curso q este bien te agradecería q me dijeras, pq me gustaría un poco de formación .Gracias

  8. Comencé esta carrera por que el sector que más me atraía era el de menores en riesgo de exclusión social. Pensé que podría ayudarlos a que eligieran el buen camino antes de comenzar el malo. Hoy después de haber tenido diversas experiencias con otros sectores que yo no contemplaba en un principio, me doy cuenta que cualquier persona que sea toxicómano, indigente, delincuente, o veinte mil historias más, puede querer recibir mi ayuda y reconducirse. He aprendido a respetar sus intereses y costumbres , me han aportado muchísimas satisfacciones, y los que no lo han hecho me han enseñado a respetar que no todo el mundo quiere recibir ayuda y a no frustrarme. Cada vez que ayudo a alguien pongo todo mi esfuerzo pero con la conciencia de que es probable que las cosas no salgan como yo quiero, cada vez que fracaso aprendo cosas sobre las que me he equivocado o situaciones que simplemente no conocía. He aprendido a no frustrarme e irme a casa con la sensación de que había hecho lo que estaba en mi mano, que lo demás ya no podía controlarlo y a esperar que mi intervención surtiera efecto o no.
    Con esto quiero decir que si el campo de la marginalidad al principio lo rechazamos , se puede deber a falta de conocimiento, miedo a lo desconocido. Ahora creo que nuestra profesión es preciosa en todas sus dimensiones, simplemente es localizar donde puedes ser más útil y más capaz.
    La prevención es una parte muy importante de nuestra actividad y deberíamos tener más programas de esta índole.
    Lo que está claro es que la educación social tiene una ardua tarea, que muy pocos están dispuestos a financiar.
    Pero nuestra principal herramienta es la motivación y para tenerla no nos hacen falta presupuestos ni planes de intervención aprobados, eso está en nosotros mismos. La educación social se desarrolla en cualquier momento en cualquier situación se puede dar, siempre y cuando nosotros decidamos aplicarla.

  9. Estoy de acuerdo con Patricia, la motivación es lo que debería mover a un buen Educador Social. Motivación y actitud. Los tiempos cambian y cada vez más la Educación se da más en entornos no académicos. Un Educador Social está para romper falsas creencias de la Vida, y con Vida entiendo todo lo que nos pueda mover hacia una evolución personal más elevada, como la felicidad. Si nos quedamos con el término ¨marginalidad¨eso es lo que viviremos. Acompañando a personas a descubrir todo su potencial es como conseguiremos que vean el otro lado de la vida. Porque haberlo lo hay, o no. Y tu como te sientes? marginal o con querido/a?

  10. Un poco tarde mi comentario, no se si lo veréis. TOTE justo cuando escribiste esto estaba trabajando en un centro de reforma de menores infractores, era mi segundo trabajo como educadora. Me encantó, aunque una mala gestión hizo que cerrarán el centro y nos quedásemos en paro y los menores repartidos en otros.
    Mi primer trabajo como educadora no tubo nada que ver con marginalidad como lo habéis llamado, fue en una residencia de mayores, privada, trabajaba el envejecimiento activo, con ordenador. También me gustó mucho pero he de decir que practicamente me inventé el trabajo porque no se oferta eso, o por lo menos no veo muchas ofertas relacionadas y si con el tema exclusión social. Me ofrecí primero en prácticas y gracias a los usuarios conseguí un contrato después. Nadie en la residencia, del equipo técnico ni ningún otro trabajador sabía lo que era un educador social, todo el mundo me decía si era como un trabajador social, incluso la Psicóloga, de la que dependía directamente. Estoy hablando del año 2010.
    En el centro de menores donde trabajé casi nadie sabía tampoco lo que era un educador social. Ninguna de las plazas que había de educadora estaban cubiertas por educadores sociales, esto fue en el 2011, casi todas eran psicólogas. Incluso el equipo técnico me preguntó que era un educador social, que si era un fp, me llegaron a decir.
    Y ahora TOTE o quien sea, aunque sea un poco tarde me gustaría que me explicases con tus palabras, muy pocas, cuando te pregunta alguien que es un educador social que contestas. Yo he tenido muchas veces que contestar a esa pregunta, aún ahora que estoy trabajando de camarera pero al decir lo que he estudiado me piden que lo explique. Hasta nuestros propios profesores te dan definiciones imposibles, largas, que no dicen nada. Colgados en Internet hay hasta vídeos intentando explicar lo que es un educador social pero me gustaría saber de vuestra boca, con palabras sencillas como lo explicáis vosotros. Gracias

  11. Ser Educador Social es sobre todo acompañar a las personas, esa es nuestra tarea más importante.
    Y ésta se traduce en facilitar a las personas recursos, que puedan facilitar la solución de problemas
    Además el apoyo puede ser puntual. En mi caso, cuando demandan una información concreta o que acompañes a una persona, por ejemplo al médico. O de caracter más prolongado, cuando estás interviniendo con un joven durante su proceso madurativo. Por ejemplo, empiezas a estar con él a los 14 años y terminas el proceso a los 19.
    En este último caso, es en el que cobra más sentido la Educación Social, ya que en periodos prolongados de intervención con el recurso vital de el vínculo educativo, acompañamos, asesoramos, contrastamos información, ayudamos a reflexionar, en definitiva, apoyamos un desarrollo madurativo de los jóvenes lo más equilibrado y autónomo posible.
    No sé si te satisfara la respuesta. Pero en modo «para entendernos». Acompañamos a las personas para que sean más autónomas y aprendan a solucionar por si mismas los retos y problemas que se les presentan.

  12. Buscaba información sobre la educación en ambientes marginales y me encontré con este con respuestas y enfoques realmente interesante.
    La educación social es un ámbito que me atrae enormemente, especialmente la parte orientada a niños/as.
    Desde mi punto de vista, es una profesión que no se valora como debería, todo lo que tiene que ver con la educación supone un trabajo complejo con grandes satisfacciones.
    Al igual que Ana comparto que la motivación y la actitud son cualidades imprescindibles para un educador/a.
    A pesar de los cambios sociales, la brecha entre la marginalidad y lo »correctamente social» es abismal, y es enormemente ridículo y poco ético, si no confiamos en las personas de familias desestructuradas, personas con drogodependencia, mujeres que sufren la violencia de género…¿Quién lo va a hacer? La esperanza y la confianza son actitudes vitales para romper barreras

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe semanalmente información actualizada sobre el mundo de la educación social en forma de noticias, artículos, opinión… Únete a nuestra comunidad de educadores y educadoras sociales.