Autor Asier

January 23, 2012

Un padre que no puede convivir regularmente con sus hij@s es una realidad indeseable que en ocasiones se produce con mayor asiduidad de la que nos gustaría. En estos años de profesión he visto a varios trabajadores sociales y técnicos de infancia, prolongar oportunidades y rebuscar un halo de responsabilidad familiar en ámbitos casi inhóspitos y hasta puntos de no retorno. También puedo afirmar de este periplo, no haber visto a ningún profesional de los antes mencionados disfrutar o naturalizar la ejecución de un ingreso residencial relacionados con menores.

Recientemente aterrizaron en el hogar de acogida los padres de Patxi, con la sana intención de realizar su visita semanal, pero esbozando una sonrisa especial no vista en ocasiones anteriores. Para un educador positivista y constructivo que se precie, no hay mejor manera de iniciar una visita: unos padres gozosos y alegres con ganas de reencuentro y un hijo expectante con ganas de devolver ese compromiso.

El padre no se esfuerza nada en ocultar su rol de cabeza visible de familia, restando cualquier atisbo de protagonismo a su esposa. Fuerza como nadie el contacto físico y acapara mas focos de atención que Almodovar en una alfombra roja. Confunde la protección y colaboración a sus hijos, con la suplantación de los mismos, dejando sus propias autonomías a ras de suelo. Todo lo puede y todo lo sabe… o eso quiere creer.

Pero Patxi se está haciendo mayor y empieza a entender porqué está en un centro de protección y sus padres no pueden ejercer debidamente como tales. Recuerdo nítidamente como, a la semana de conocernos, el joven púber se dirigió a mí mientras nos devolvíamos de un momento de juego en un parque colindante. Giró la cabeza hacía atrás y, sin preguntar, me espetó con escasos nueve años: “estamos aquí porqué nos han echado de nuestra casa. Nos han desahuciado”.

El padre multiusos y erudito cuenta sus compromisos laborales con los dedos de una mano y aún le sobran dedos. Siempre está trabajando para ayer, no acabando de salir nunca el sol por su horizonte. Las viviendas en las que han permanecido, son de consumo rápido y sin visos de permanencia, siempre a expensas de la responsabilidad ajena, nunca la propia.

Pero hoy debe ser un día especial por la alegría que muestra. Dice que ha visto en la televisión al presidente Rajoy y este ha manifestado algo parecido como que no se pueden sostener los programas sociales y por tanto tendrán que recortarlos:

“Lo siento por vosotros, porque vais a perder el trabajo. Pero por fin voy a poder recuperar a mis hij@s”.

Por fin llega el momento de poder compartir una aseveración tal con nuestro padre referente y poder darle la razón en algo. Nuestra existencia como educadores tiene fecha de caducidad y esa no es otra que la excelencia del estado de bienestar: cuando esta sociedad no precise de profesionales de la educación social será porque el sistema es justo, equitativo, participativo, pacífico, solidario y colaborativo. Llegado ese momento, no hay más que discutir: todos los educadores sociales deberíamos irnos a nuestras casas y pensar en otra labor profesional.

Mientras tanto, le recuerdo a nuestro padre insigne, aunque no le guste oírme, que tenga suerte de aquí en adelante y se esfuerce muchísimo más en el mantenimiento de su familia, dado que el presidente Rajoy no va a poder sufragarle todos los gastos a los que está adscrito desde tiempos inmemoriales. Y piense mucho qué tipo de vida esta capacitado de facilitar a sus vástagos.

Sobre el autor

Asier

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. “cuando esta sociedad no precise de profesionales de la educación social será porque el sistema es justo, equitativo, participativo, pacífico, solidario y colaborativo. Llegado ese momento, no hay más que discutir: todos los educadores sociales deberíamos irnos a nuestras casas y pensar en otra labor profesional.”
    Por suerte o por desgracia, esto no lo vamos a ver ni tu ni yo compañero, y este padre se tendrá que aguantar porque vamos a seguir luchando.

  2. efectivamente asi es: vuestra profesion no es mas que una necesidad creada por un sistema egoista y corrupto

    pero me da a mi que visto como estan las cosas (desde hace ya muchos años) y en que direccion van (igual o peor, pero NUNCA mejor), por DESGRACIA (mucha desgracia), vais a tener trabajo para rato, pero para muchisimo rato, y por supuesto a destajo

    la cosa esta que arde

  3. Sencillamente me ha encantado…. Creo que el papa de PATXI voto a Rajoy para que le devolviesen a sus hijos porque el ya sabia que iban a recortar proyectos sociales…es que lo sabe T-O-D-O…. En fin, trabajo hay….suerte? Desgracia de otros?…..

  4. Siempre lo he pensado…el fin último del educador social, es su fin. No ser necesario para la sociedad, porque todos seríamos educadores sociales de la vida

  5. Ja,ja,ja,ja,ja!!!! Me ha gustado mucho el artículo y todos los comentarios anteriores, teneis toda la razón, en especial estoy con Laura “el ultimo fin del educador social es su fin”, pero con padres tan alumbrados (doy fe porque le ocnozco)como este tendremos trabajo a destajo mientras Rajoy o el que esté de turno quieran poner medios y dinero para poner diques a esta sociedad que, cada día más, se desborda y hace aguas por la desestructuración de la familia y los valores sociales básicos.
    Saludos a toda la gente que se preocupa por que vivamos en una sociedad mejor!

  6. yo no le veo ninguna gracia (no lo digo a malas ni cabreado ni nada de eso, tranquilo, simplemente que tal como esta todo ahora mismo no seria capaz de sonreir ni aunque me toque la loteria)

    respecto a lo de los padres alumbrados, a mi me toco uno que vamos…..(lee comentarios mios por ahi), de hecho esa es la razon de porque empece a escribir en este foro, que nadie hiciese esas cagadas y sus consecuencias, que me son un lastre para todo

    ademas de advertiros que no os fieis en absoluto del protocolo que os ponen

    olvidaros del protocolo y actuad segun vuestra conciencia, porque detras de ese protocolo hay muchos intereses politicos y economicos

    viendo muchas de las campañas que hacen para “supuestamente” ayudar a la juventud, se me hace un nudo en el estomago

  7. bueno bueno gente, pero qué derrotistas estáis!!! La sociedad siempre va a necesitar tanto de educadores como de trabajadores sociales. Sabemos que la sociedad es un sistema abierto en constante cambio y la supervivencia depende de la capacidad que tengamos de adaptarnos a los mismos. Que se recorta en lo social? Pues habrá que abrir nuevos caminos para sobrevivir por un lado (tal vez buscar en otros sectores hasta que la cosas cambie), y poder poner en práctica nuestros conocimientos (tal vez mediante voluntariado). Ánimo chicos y chicas!!!

  8. Muy buen artículo, no creo que esto sea el fin del educador social tal y como habéis dicho siempre hay campos que van cambiando y en los que amoldaremos nuestra profesión.
    Un saludo a todos!!

  9. el fin de la educacion social seria si no habria alcoholismo, prostitucion, sexo, drogas, etc….

    si yo fuera educador social, vamos, ni me preocuparia del trabajo, porque como estan las cosas y en la direccion que va, deberiais estar mas que desbordados

  10. Puede verse como lamentable el hecho que se creen carreras como es el caso del Educador Social para subsanar el daño que hay en la sociedad, pero si se tiene en cuenta este orden de ideas todas las carreras están creadas y manipuladas por intereses específicos de cada estado, lo cual hace que sea más triste esta situación.

  11. y efectivamente asi es, TODAS LAS CARREREAS ESTAN CREADAS Y MANIPULADAS POR INTERESES ESPECIFICOS DE CADA ESTADO

    asi que, lo dicho, OLVIDAROS DEL PROTOCOLO, y obedeced UNICA Y EXCLUSIVAMENTE A VUESTRA CONCIENCIA

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__