Autor Iñigo

March 20, 2012

El post que vas a leer a continuación fue publicado el pasado día 29 de enero en el blog de la Comisión Ciudadana Anti Sida. Si no lo leíste entonces, lo reproducimos aquí. Como siempre, tu opinión sobre el mismo en el apartado dedicado a los comentarios.

El pasado mes de diciembre el equipo de Educablog tuvimos la oportunidad de dar un curso en Bilbao sobre las TICs y el Tercer Sector. Como ponentes del mismo, nos tocó ordenar ideas y preparar un contenido atractivo que, sobre todo, despertase curiosidad y azuzase las conciencias de las personas que íbamos a tener delante.

¿Por qué decimos despertar o estimular conciencias? Recuerdo hace unas semanas que conversaba sobre las ya no tan nuevas tecnologías con un compañero de trabajo y éste me mostraba su rechazo ante las mismas. Me vino a decir que yo me dedicase “a las TICs esas”, que él tenía bastante con educar.

A esto nos referimos con despertar conciencias, ya que parece que el halo de intervención directa que inunda el tercer sector sea incompatible con las TICs, como agua y aceite que siempre tiendan a separarse.

En este sentido, jugábamos con ventaja, ya que las personas que se apuntaron al curso lo hicieron voluntariamente y vestidas de motivación e interés. Siendo así, surgieron interrogantes, pequeños debates y sobre todo reflexiones muy interesantes.

Por un lado, se vieron ejemplos reales de asociaciones que están haciendo esfuerzos ingentes por aplicar las TICs dentro de las mismas con el fin de mejorar la organización y sus comunicaciones internas, facilitando el tan cacareado trabajo en red por medio de herramientas como Google Docs o iCloud, lo que se suele conocer como trabajo en la nube y que nos permite acortar distancias y facilitar la coordinación.

Otro ejemplo es el de mejorar la imagen de nuestra entidad. “Existir como entidad en la red” y de paso mejorar la comunicación con nuestros clientes (vía páginas webs, redes sociales, correos electrónicos) o propugnar el ciberactivismo (movimiento 15M) entre otras potencialidades.

Por último y no menos importante, podemos mejorar la intervención socio-educativa con nuestros usuari@s por medio de la ciberconferencia o responder a una duda sobre sexualidad de un adolescente a través del Tuenti.

Ante lo expuesto, probablemente mi compañero contestaría que la mejor intervención es la que se da en persona, cara a cara y que este tipo de intervención es secundaria, dando así por bueno el título de aquel maravilloso artículo de Jaume Funes: “Educadores analógicos de estudiantes digitales”.

Nosotros desde nuestra experiencia le contestaríamos que en ningún caso la intervención, coordinación, formación o comunicación online debería pretender sustituir la parte offline, el vernos las caras, el sentirnos y el olernos. Esa no es la idea. El quid de la cuestión sería que ambas se complementasen.

Como comentó muy acertadamente en la mencionada formación nuestro amigo y compañero Cosme “no nos podemos permitir el lujo de no estar en la red, ya que nuestr@s usuari@s están ahí ”.

Nos encontramos inequívocamente ante un nuevo espacio de intervención, ante la nueva calle, la nueva plaza, un nuevo Foro…

Es importante seguir interviniendo en primera línea y no dejar de lado el cara a cara pero de nosotr@s depende ampliar nuestra visión de campo y responder a las nuevas necesidades que, por otro lado, no nos engañemos, son hoy, son ahora mismo, y están ocurriendo en este preciso instante: Smartphones, ordenadores portátiles, tablets y ipads son testigos materiales de esta realidad cambiante.

Otro apasionante reto para tod@s los profesionales de la educación en general y la educación social en particular, ¿no creéis?

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. No debemos olvidar que las TIC nunca son una finalidad en sí mismas ni tampoco su inclusión en nuestras metodologías de trabajo. Las tecnologías de la información y la comunicación son instrumentos con los que trabajar y como tales debemos situarlas en la caja de herramientas que cada profesional debe tener. No sustituyen nada, deben sumar a nuestra práctica diaria y no nos olvidemos que son una realidad y que no podemos obviar (al menos por mucho tiempo). Las TIC pueden llegar a ser, yo creo que ya lo son y existen pruebas de ello, una herramienta de emponderamiento de la ciudadanía, de trabajo en red eficaz, de generación de conocimiento, de nuevos conceptos del proceso enseñanza – aprendizaje, pero no debemos olvidar que por sí sola la tecnología no lo hace, siguen siendo las personas y sus pedagogías y metodologías las que generan todos esos procesos.
    la comunidad twitera docente (por cierto muy interesante y potente) lo tiene claro, la formación también debe acompañar este proceso pero sobre todo el compartir experiencias y nuevas formas actuar en el ámbito de la educación.

  2. todo esto esta bien, pero SIEMPRE que sean cosas baratas (o mejor, gratuitas, como el internet de la biblioteca y del kzgunea), y ademas, sencillas y accesibles

    y no como esos aparatos modernos tan pequeños y tan complicados de usar (y tan delicados y fragiles), que tienen mil cosas (y ademas complicadas) en tan solo 2 o 3 botones muy pequeñitos y dificiles de presionar

    donde este un tocata, un radiocasete o una tele normal, jejejejeje

    pero vamos, yo creo que con saber usar el internet un poco, y correr la voz de todos los sitios en los que se puede andar gratis en internet, asunto resuelto, ahora no es mas que meteros en todos los sitios de internet (webs, blogs, foros, etc…) y ayudar a los demas

    el internet esta bien para conocer gente, anunciar sitios y cosas, buscar cosas, oir musica (bueno, a medias) y jugar a videojuegos, pero REALMENTE no vale para mas

    pero luego recordad que LA VIDA REAL es ANALOGICA:

    -LO MALO: el botellon-drogas-sexo-vandalismo son analogicos

    -el futbolin-billar-barrakas-cine-monte-playa-deporte-quedar con gente-educar y aconsejar a gente-, y TODO lo que pueda apartar a la gente de LO MALO, es todo analogico

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__