Autor Iñigo

May 11, 2012

Quizá pero sólo quizá sea injusto, de entre las múltiples sensaciones que despertó en mí el congreso, quedarme con ésta, pero aquí me hallo frente a la pantalla del ordenador recordando esa sensación que hace tiempo veo en nuestra profesión, en las y los profesionales que la forman, en mi mismo y que en el aún reciente congreso de Valencia volví a sentir como un Déjà Vu.

Primera sensación: No se nos valora socialmente, no se reconoce la importancia de nuestra labor.

Segunda sensación: Otros profesionales nos miran por encima del hombro a pesar de ser del mismo nivel académico.

Tercera sensación: Hace falta un relevo de los profesionales que tiran de los colegios profesionales y que se impliquen las nuevas generaciones de educadores.

Cuarta sensación: Formamos una profesión, a pesar de todo, poco cohesionada. Cada profesional se centra en su trabajo individual.

Quinta sensación: La formación que se nos da desde la universidad no responde a nuestro futuro cometido en la sociedad.

Sexta sensación: Entre nuestros formadores los educadores sociales son minoría.

Septima sensación: Nadie sabe exactamente de qué trabajamos.

Octaba sensación: Nuestro trabajo está mal pagado.

Novena sensación: Tenemos malos horarios.

Décima sensación: Los distintos profesionales opinan de nuestra labor pero nosotros parece que no podamos opinar de la labor de los otros profesionales.

Undécima sensación: Ante la fragilidad del estado del Bienestar formamos una profesión en riesgo de desaparecer.

Duodécima sensación: Los educadores somos unos quejicas compulsivos.

Nos quedan distintas opciones:

A) Resignarnos…

B) Seguir quejándonos…

c) ….

Sobre el autor

Iñigo

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Comparto, en gran medida, tus comentarios. Alguna cosa matizaría… Pero me identifico con lo que sientes. Te cuento, a modo de anecdota, que en uno de los foros en los que participé empezaron a hablar de “especialistas”, pero los especialistas eran “los otros”… Como si nosotros no pudieramos ser tan especialistas como otros profesionales… Y era nuestro discurso, no el de otras/os

  2. Resignarnos no es una opción! totalmente de acuerdo! pero también totalmente de acuerdo con las quejar. Confío en que seamos l@s propi@s profesionales los que luchemos por cohesionarnos y generar una proyección de futura profesional estable y reconocida. Confío en que emprendamos nuestros própios proyectos sin esperar que una institución y/o entidad valore nuestra labor y nos pague justamente por ello. Últimamente todas las entrevistas de trabajo que he hecho me han requerido como educadora pero me han querido pagar por debajo de mi nivel profesional y el tema ya es preocupante. Siento las palabras pero ¿alguien se piensa que nos chupamos el dedo?. A lo que iba…crear nuestras propias entidades y proyectos dentro del tercer sector y confiar en nuestras habilidades a la hora de crear y emprender proyectos creo que puede ser un pasito adelante en la valorización de nuestra profesión.
    Mercè-Matraka Associació

  3. Hola compañero;

    Desde mi punto de vista, y mi labor profesional, creo que aquí es donde radica el error de todo;

    “Tercera sensación: Hace falta un relevo de los profesionales que tiran de los colegios profesionales y que se impliquen las nuevas generaciones de educadores.”

    Se debe de tener un dialogo constante con los profesionales de la enseñanza, porque solo así sabrán las necesidades de los educadores sociales y su formación sera más precisa, creo que no es conveniente que los planes de estudios esten tan alejados los unos de los otros.

    Los colegios DEBEN de realizar, al menos una reunión al año, para ver las futuras visiones y si se consiguen los objetivos pactados en los congresos.

    COLEGIOS POR FAVOR DELIMITEN LAS FUNCIONES DE LOS EDUCADORES SOCIALES, junto con la opinión de los educadores profesionales actuales y de los profesores universitarios.
    No olvidemos que los demás nos ven intrusos, pues muchas veces quitamos competencias a otras figuras profesionales.

    No he estado en el congreso, pero la sensación que me ha dado es que no queda, de nuevo, nada claro sobre nuestra profesión. Una gran idea el congreso, pero, aparte de ser MUY CARA, creo que se ha querido abarcar mucho en muy poco tiempo.


  4. c) Tratar de mejorar

    Quejarse no sólo no sirve de nada sino resulta aburrido para los demás, resignarse…
    bueno: Balzac decía que “La renuncia es un suicidio cotidiano”

  5. Bastante de acuerdo con las quejas que expones y tambien con los comentarios del resto de compañeros.
    Tenemos que implicarnos más como educadores. Pasar a la acción, visualizar más la profesión. Seguir a delante . Creo que estamos en un buen camino.

  6. ¿mal pagado? quien REALMENTE quiere ayudar a lo demas no lo hace por dinero sino por buscar el bien de los demas

    ¿de que trabajais? ayudar a la gente con problemas en lo que sea

    ¿malos horarios? los problemas de la gente (drogas, maltratos, etc…) no entienden de horarios

    ¿la formacion que se os da en la universidad no responde a vuestro cometido en la sociedad? los CERDOS de los que tanto he hablado es lo que REALMENTE quieren: que NADIE se dedique a ayudar a la gente con problemas

    y no solo eso: ¿¿¿¿¿hay que PAGAR DINERO para dedicarse a ayudar a la gente con problemas????? una traba mas que los CERDOS ponen a la gente para que NADIE se dedique a ayudar a la gente con problemas

    ****************

    los CERDOS se lucran de la gente con problemas (la carne de cañon: borrachos-drogatas-prostutas-maltratados-pobres-etc…)

    y vosotros los educadores sociales precisamente os dedicais a eliminar los problemas a los que los tienen, y por lo tanto, les “jodeis” el negocio a los CERDOS

    por eso os pagan tan mal y os dan unos medios tan ridiculos: porque en el fondo, NO QUIEREN QUE EXISTAIS

    ¿¿y porque existe la opcion de que existais?? imaginaros que ayudar a la gente con problemas estuviese prohibido: los CERDOS directamente se delatarian abiertamente y seria un escandalo brutal

    es una hipocresia: los CERDOS se lucran de la gente a la que ayudais, pero EN EL FONDO, no quieren que les ayudeis, porque si lo haceis, les jodeis el negocio, pero esto es algo que lo que nadie debe darse cuenta

    pero es que salta tanto a la vista……

  7. Hola a todo el mundo y gracias por las aportaciones. Deciros en principio que me respondo a mí mismo en el siguiente artículo “Educador Quejica constructivo”.
    Por otro lado, creo Pelanas que no te he entendido del todo. ¿A caso insinuas que los educadores y educadoras sociales no tenemos derecho a un sueldo digno por nuestro trabajo o a una concilición de la vida familiar y profesional?
    Por lo demás estoy de acuerdo contigo en la “malicia” del sistema que por un lado vive de los “males” de otros y pretende justificar su existencia en los mismos, de ahí que surjan intereses de mantener las injusticias, reproducirlas y convertirnos en mecanismos de control. La cuestión es empoderarnos y adoptar una postura consciente ante la realidad para no convertirnos en meros instrumentos.

  8. a ver, por supuesto que teneis derecho a salario digno (pero ya sabeis, los CERDOS no os lo van a dar, porque quieren que dejeis de ayudar a los demas, porque les jodeis el negocio)

    pero conciliar la vida familiar y profesional eso ya es muy dificil, ya que los problemas de la gente a la que ayudais pueden surgir en cualquier momento

    por ejemplo: un chaval con problemas no solo esta en peligro en vuestro horario laboral, lo mismo lo hace un lunes que un sabado por la noche

    y si no quereis que el chaval se drogue o se prostituya o le peguen en casa o robe o haga lo que haga, tendreis que estar con el en vez de con vuestra familia o amigos, o llevarle con vuestra familia o amigos, aunque no esteis en horario laboral

    tendreis que elejir: o estar con la familia /amigos o que el chaval se drogue/robe/etc…, segun vuestra conciencia

    lo vuestro es mas bien dedicar vuestra vida para los demas

    aunque no lo parezca, en el fondo estais (sin querer o no) siendo padres (adoptivos) de esos chavales con problemas

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestra Newsletter mensual!

Si quieres estar informado sobre las últimas noticias, recursos y artículos sobre educación social, apúntate aquí y recibirás mensualmente nuestra Newsletter.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49fd8":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49fd8":{"val":"rgb(47, 138, 229)","hsl":{"h":210,"s":0.77,"l":0.54,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"9bd08":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"9bd08":{"val":"var(--tcb-color-1)","hsl":{"h":0,"s":0.8915,"l":0.01}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"9bd08":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Suscríbete!
__CONFIG_group_edit__{}__CONFIG_group_edit__
__CONFIG_local_colors__{"colors":{},"gradients":{}}__CONFIG_local_colors__